Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives
Recent Comments

    Los libros prohibidos de la Feria

    Los libros prohibidos de la Feria
    Las obras trascedentes siempre resultan peligrosas y eso bien que lo
    saben los censores
    Viernes, febrero 10, 2017 | Roberto Jesús Quiñones Haces

    GUANTÁNAMO, Cuba.- La Feria Internacional del Libro de La Habana y sus
    sagas provinciales serían un acontecimiento más importante si se
    realizaran debates donde todos los intelectuales cubanos pudieran
    participar sin exclusiones. Pero son proscenios amurallados donde sólo
    tienen cabida los escritores que jamás levantan su voz contra ninguna
    injusticia interna. Los discriminados y perseguidos de otras partes del
    mundo tienen su solidaridad, los de aquí no.

    Así que no es noticia —ni lo será— la exclusión de los debates y hasta
    la expulsión de la Feria de los escritores incómodos, esos que no
    encajan en los moldes establecidos para los “dóciles asalariados del
    pensamiento oficial”, frase del argentino del gatillo alegre y el odio
    feroz.

    Más allá de las características de la Feria, donde hay más personas
    comiendo y emborrachándose que las que van a comprar libros y a
    participar en las actividades culturales, quiero detenerme en la
    intolerancia de la política editorial cubana.

    “Nosotros no le decimos al pueblo cree, le decimos lee”

    La frase es de Fidel Castro y pertenece a los primeros tiempos de su
    estado totalitario. Cuando la Imprenta Nacional de Cuba hizo aquella
    tirada masiva de “El Quijote”, nuestro país inauguró una época luminosa
    para la cultura al poner a disposición de los lectores, a precios
    baratísimos, innumerables obras clásicas de la literatura universal. Ese
    esfuerzo, que se mantiene, fue y es loable, aunque también ha estado
    signado por prohibiciones y notorias ausencias.

    Disciplinas como la Filosofía, Sociología, Derecho, Política e Historia
    no recibieron igual atención que la literatura, aunque hoy, a 58 años
    del castrismo, todavía no han sido publicados autores ni obras de
    reconocido prestigio internacional porque los censores son quienes
    deciden qué debemos leer y lo publicado tiene que ser congruente con la
    política impuesta por el régimen. A ello se une la justificación de que
    Cuba no puede pagar el derecho de autor a escritores relevantes.

    En ese caso están los chilenos Roberto Bolaño e Isabel Allende, y los
    Premios Nobel Octavio Paz y Mario Vargas Llosa, de quienes se ha
    publicado muy poco, aunque quizás la exclusión de los últimos se deba a
    sus críticas al castrismo. En el círculo de espera aparecen también
    Gabriele D’Annunzio, Aldous Huxley, Milán Kundera, Boris Pasternak y
    Alexander Solzhenitsin. Las novelas “El estruendo y la furia”, de
    William Faulkner, “El hombre sin atributos” de Robert Musil y la
    descomunal “Vida y destino”, de Vasili Grossman tampoco han sido
    publicadas y continúan siendo desconocidos Karl May, Enid Blyton, Albert
    Camus y Heinrich von Kleist mientras se reeditan hasta el cansancio
    otros autores. Ni hablar de las literaturas europea y norteamericana
    contemporáneas. Y conste que estoy escribiendo a vuelo de mi declinante
    memoria pues si lo hiciera con un libro de historia de la literatura
    universal la lista sería inmensa.

    Autores y textos de marcada vocación democrática permanecen inéditos
    aquí, aunque el devenir histórico les haya dado la razón. Dentro de ese
    extenso grupo están Simone Weil, Nikola Tesla y Wendell Berry. Después
    de pequeñas tiradas hechas en 1960, en Cuba no han vuelto a publicarse
    “La gran estafa”, de Eudocio Ravines, “Anatomía de un mito”, de Arthur
    Koestler o “La nueva clase”, de Milovan Djilas.

    Un libro extraordinario, “El hombre en busca de sentido”, de Viktor
    Frankl, permanece inédito. A la lista se unen Erich Fromm, Ortega y
    Gasset y hasta socialistas como León Trotski, Antonio Gramsci y Ernst
    Fischer. A ella añadimos “Trece días”, de Robert Kennedy, “Gabo y Fidel,
    el paisaje de una amistad”, de Ángel Esteban y Stéphanie Panichelli y
    “Dios entró en La Habana”, de Manuel Vázquez Montalbán. “El fin de la
    historia y el último hombre”, publicado en lengua española por la
    editorial Planeta hace 25 años continúa fuera del alcance de los cubanos
    y sólo el año pasado, luego de más de cuarenta años de su publicación
    inicial, fue publicada “La gran transformación”, de Karl Polanyi y esa
    obra cumbre de la literatura universal que es Ferdydurke, de Witold
    Gombrowicz, mientras Borges sigue casi inédito.

    Autores cubanos que han escrito análisis objetivos sobre el castrismo o
    memorias no autorizadas también están en la lista negra. Puedo citar en
    ella a Carlos Franqui, Dariel Alarcón, (el “Benigno” de la guerrilla del
    Che), Juan F. Benemelis con “Las guerras secretas de Fidel Castro”, Juan
    Clark con su extraordinario libro “Cuba: Mito y realidad”, Norberto
    Fuentes con “Dulces guerreros cubanos” y al comandante Huber Matos.
    Siguen proscriptos Antonio Benítez Rojo, Zoé Valdés, Guillermo Cabrera
    Infante, Reinaldo Arenas, Manuel Granados y Eliseo Alberto Diego, de
    quien la gran mayoría de los cubanos desconoce su estremecedor
    testimonio “Informe contra mí mismo”.

    Que no se publiquen estos libros y autores desmiente la tan cacareada
    tolerancia a la diversidad que hacen los principales personeros del
    régimen ante los incautos y otros que siempre están dispuestos a
    creerles. Y que no se publiquen libros reconocidos por la crítica porque
    no puede pagarse el derecho de autor me parece una verdad a medias.

    Si no se imprimieran tantos libros intrascendentes y se destinaran los
    recursos a obras verdaderamente relevantes el panorama sería otro. Los
    libros insulsos no hacen pensar y su destino está en los empolvados
    anaqueles de las librerías, los cucuruchos de maní y los servicios
    sanitarios. Los libros trascedentes siempre resultan peligrosos y eso
    bien que lo saben los censores.

    Source: Los libros prohibidos de la Feria | Cubanet –
    www.cubanet.org/destacados/los-libros-prohibidos-de-la-feria/