Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    En la prisión vi lo que me faltaba por ver

    “En la prisión vi lo que me faltaba por ver”
    “Me pusieron a trabajar en la nevera de Alan Gross cuando todavía estaba
    preso, ¡aquello parecía una fábula!”
    lunes, septiembre 7, 2015 | Frank Correa

    LA HABANA, Cuba.- Alexander Guillén barre el parque de Mañanima, en
    Jaimanitas, con un viejo escobillón que trae de su casa. La Empresa de
    Servicios Comunales no entrega medios de trabajo para desempeñar su
    labor, tampoco merienda, ni siquiera garantiza agua a sus empleados, en
    cambio les exige calidad y toma represalias si no cumplen con la norma
    diaria.

    ¨No dan escobas, ni recogedores, ni nada. El salario son 23 pesos
    diarios desde las 6 de la mañana hasta la 1 y 30 de la tarde, hora que
    pasa el supervisor. Si él encuentra una hierbita, o un papel en tu área
    entonces te ‘tumba’ el día. La merienda se la cogen en la empresa y la
    reparten entre los jefes. Y ni hablar de los medios de trabajos, que
    nadie conoce su destino¨, comenta Alexander.

    Él tiene que cumplir un año de castigo en este empleo, pues en el 2014
    fue sancionado a dos años de privación de libertad por el delito
    ¨Intento de salida ilegal del país¨. Pasó uno en prisión, luego el
    tribunal le cambió la sanción a trabajo domiciliario. Le preguntó
    detalles de su delito y me cuenta:

    ¨Me detuvieron en el aeropuerto José Martí, cuando me disponía a viajar
    a Guatemala. Me acusaron de falsificación de documentos. Había pagado
    trescientos CUC a una funcionaria de la embajada de Guatemala, pero en
    la investigación no quisieron contactarla, aludieron que aquello era
    territorio guatemalteco donde Cuba no tenía jurisdicción. Le dije que
    ahí estaban las cintas de las cámaras, y el custodio, que me vio
    realizar los trámites, que yo no tenía recursos para confeccionar y
    falsificar una visa, pero mis argumentos no le interesaron. El día del
    juicio me llevaron para el campamento Reloj Club, de Boyeros, donde viví
    un infierno¨.

    Le pregunto si pudo recuperar el dinero del pasaje.

    “No. Aunque era reembolsable, en el aeropuerto me exigieron presentar el
    pasaporte, pero la policía lo tenía confiscado, perdí los 900 dólares.
    Mi esposa ‘se la vio negra’, no le permitían llevarme comida, ni
    siquiera que viera a mi pequeño Alexis. En el campamento nos levantaban
    a las cuatro de la mañana y en brigadas nos llevaban a realizar trabajos
    forzados. Algunos íbamos a limpiar el zoológico, otros a limpiar el
    cementerio Colón, y los más confiables a construir en las viviendas
    particulares de los jefes y oficiales. Con un vaso de refresco en el
    estómago y un pan con nada, a veces teníamos que desmontar rastras de
    hasta 2000 bloques, casi siempre de madrugada, allí me jodí la columna,
    entonces me pasaron al almacén”.

    Alexander comenta que entonces mejoró un poco su situación: ¨Mejoré de
    la columna y del estómago. Me pusieron a trabajar en la nevera de Alan
    Gross cuando todavía estaba preso, ¡aquello parecía una fábula! No me
    explico por qué perdió los dientes, y bajó de peso. Jamones, helados,
    quesos, carnes, bebidas de toda clase, el tipo comía a la carta, y yo
    también, aunque los oficiales nos gritaban que no podíamos tocar nada,
    yo me harté de lo lindo. Los otros presos me decían: ¡Estás loco… te vas
    a escachar…! Y le contestaba: No me importa, ¿qué me van a hacer?
    ¿Meterme preso? Ya lo estoy. Al final me botaron, y fui a parar al
    almacén central, donde se prepara la jaba de los oficiales. El trabajo
    era todo el día con un hacha cortando carne, de res, de cerdo,
    preparando los sacos con arroz, frijoles, galleticas, lo inimaginable.
    Allí comprendí por qué jamás van a soltar esto, la vida de yuma que
    viven, los autos, el aire acondicionado, las vacaciones en Varadero, en
    el almacén parecían hormigas tambochas cargando comida y materiales de
    construcción para sus casas.”

    ¿Qué piensa hacer Alexander con su vida cuando termine la sanción?

    “¿Qué pienso hacer? ¡Irme de aquí! ¡Para cualquier parte! En la prisión
    vi lo que me faltaba por ver. Hombres sancionados a cinco años, por
    vender una jaba de papas. Otros que ni siquiera tenían causas probables,
    trabajando como mulos, alimentándose como ratas, y a oficiales viviendo
    la dulce vida… Y aquí afuera, en la empresa de comunales, barriendo todo
    el día con la escoba que uno tiene que traer de su casa, recogiendo la
    basura con la mano, sin merienda, ni agua, para que al final de la
    jornada pase el supervisor y solo porque encontró un papel en tu área, o
    una hierbita, te tumbe los 23 pesos, que no alcanzan ni para comprarle
    una cajita de comida a tu chama. Eso no es justo, ni ético, ni lógico,
    ni moral, ni humano. No tiene nombre. Por eso, ¡voy echando!”

    Source: “En la prisión vi lo que me faltaba por ver” | Cubanet –
    https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/en-la-prision-vi-lo-que-me-faltaba-por-ver/