Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    The Economist – Obama debe tomar acción sobre Cuba antes de la Cumbre de las Américas

    The Economist: Obama debe tomar acción sobre Cuba antes de la Cumbre de
    las Américas
    Posted on 5 diciembre, 2014
    Por Redacción CaféFuerte

    Ahora tocó el turno a la prestigiosa revista británica The Economist
    arremeter contra el embargo a Cuba.

    En un editorial titulado “The Cuban question” (La pregunta cubana), la
    publicación sugiere que Obama debe tomar alguna acción sobre Cuba antes
    de la Cumbre de las Américas de Panamá, en abril del 2015, al margen de
    si asiste o no asiste al foro panamericano.

    “El embargo no sólo ha fracasado; también ha dado a los Castro una
    potente arma de propaganda”, afirma el artículo, que aparece en el sitio
    digital de la revista y saldrá en la edición impresa de este fin de semana.

    El texto afirma que una razón fundamental para levantar el embargo es
    que está perdiendo el apoyo en Estados Unidos, y para sustentarlo cita a
    una polémica encuesta divulgada por el Atlantic Council, en la cual se
    vislumbraba una tendencia cambiante en la comunidad cubanoamericana y en
    Florida.

    La lección de Cuba

    También The Economist aboga por eliminar las prohibiciones de viaje a
    Cuba para los ciudadanos estadounidenses y por eliminar al régimen de
    Raúl Castro de la lista de “patrocinadores del terrorismo” que elabora
    el Departamento de Estado.

    “La lección de Cuba es que la presión de Washington no conduce a la
    democratización”, concluye la revista.

    El posicionamiento antiembargo de The Economist ocurre en medio de una
    intensa campaña del diario estadounidense The New York Times, mediante
    seis editorales recientes, por la normalización de las relaciones entre
    Washington y La Habana, y de un artículo del diario británico The
    Guardian, publicado esta semana por el columnista Seumas Milne, en el
    que se elogia el desempeño de Cuba y se exige el fin del embargo.

    Reproducimos a continuación el texto íntegro, traducido al español. del
    editorial de The Economist:

    LA PREGUNTA CUBANA

    Barack Obama podría aliviar el embargo, pero el Congreso puede imponer
    sanciones en Venezuela

    Después de quitarse el tema de la reforma migratoria de encima,
    desenfundará de nuevo Barack Obama su pluma de órdenes ejecutivas para
    abordar otro tema intratable sobre el que el Congreso ha bloqueado el
    cambio durante décadas? Estados Unidos impuso un embargo económico a
    Cuba en 1960 cuando Fidel Castro comenzó a empujar a su pueblo hacia el
    comunismo. El embargo fue impuesto con la intención de derrocar a Fidel
    Castro. Hoy Castro disfruta de un retiro tranquilo en un barrio de La
    Habana, mientras que su hermano un poco más joven, Raúl, dirige el país.

    El embargo no sólo ha fracasado; también ha dado a los Castro una
    potente arma de propaganda. Todavía tiene defensores acérrimos en el
    Congreso, que bajo una ley de la década de 1990 es el único órgano que
    puede derogarlo. Aun así, Obama tiene cierto margen para cambiar la
    política. De hecho, en su primer mandato, levantó las restricciones a
    los cubanoamericanos para viajes y remesas a la isla. Hay varias razones
    por las que ahora podría querer hacer más.

    En primer lugar, el apoyo al embargo en Estados Unidos se está
    desmoronando. Una encuesta nacional tomada a principios de este año por
    el Atlantic Council, un grupo de análisis, encontró que el 56% de los
    entrevistados favoreció el mejoramiento de las relaciones bilaterales,
    mientras que más del 60% de los latinos y los residentes de la Florida
    se pronunció en la misma dirección. En segundo lugar, Cuba está en sí
    empezando a cambiar. Según las reformas emprendidas por Raúl Castro, 1,1
    millones de cubanos, más de una quinta parte de la fuerza laboral del
    país, trabaja en un incipiente sector privado de granjas, cooperativas y
    pequeñas empresas. El acceso a la telefonía móvil e Internet ha crecido.
    Los blogueros de la oposición, como Yoani Sánchez, aunque a menudo
    acosada, no han sido silenciados.

    La tercera razón para la acción es que Cuba es uno de los pocos temas
    que une a América Latina. La región es unánime en creer que, a pesar de
    su régimen comunista, a la isla debe concedérsele un lugar habitual en
    las relaciones en las Américas. Ese consenso se encuentra detrás de la
    decisión de Panamá de invitar a Raúl Castro a la Cumbre de las Américas,
    una reunión que está prevista realizarse en abril. Las seis cumbres
    anteriores se han limitado a las democracias del hemisferio.

    Esto deja a Obama con un dilema. No es tanto acerca de asistir o no
    asistir. Él probablemente lo hará. Más bien, es si actuar desde ahora
    hasta entonces para detener el embargo e impedir que se convierta en un
    tema dominante en la Cumbre. Obama podría, por ejemplo, emitir una
    licencia general para que todos los estadounidenses puedan viajar a
    Cuba. También podía retirar a Cuba de la lista de “patrocinadores del
    terrorismo” del Departamento de Estado, en la que figura junto a Irán,
    Sudán y Siria. No hay motivos para Cuba todavía esté allí. En octubre,
    el Financial Action Task Force, un organismo intergubernamental, eliminó
    a Cuba de su lista de vigilancia sobre los países que hacen muy poco
    para prevenir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

    Pero la administración estadounidense todavía no ha hecho la solicitud
    al Departamento de Estado para eliminar a Cuba de su lista de
    terrorismo. Aunque Obama tiene poco que perder flexibilizando el
    embargo, también tiene poco que ganar. Las reformas económicas de Raúl
    Castro se han estancado recientemente; él nunca intentó implementarlas
    para propiciar un cambio político. Los cubanos tampoco muestran señales
    de estar preparados para liberar a Alan Gross, un anciano contratista
    estadounidense que fue encarcelado por distribuir ilegalmente equipos de
    telecomunicaciones en la isla. Lo quieren intercambiar por tres espías
    cubanos que cumplen condenas perpetuas (*) por espiar a los exiliados de
    línea dura en Miami.

    Aun así, sería sorprendente que Obama no tomara alguna acción sobre Cuba
    antes de la Cumbre. Curiosamente, el retroceso de la defensa del embargo
    en el Congreso puede trastocarse en sanciones contra Venezuela, que
    ofrece un subsidio a la isla (en forma de petróleo barato), igual al 15%
    de su PIB. Un proyecto de ley para negar visados y congelar las cuentas
    bancarias de los funcionarios venezolanos implicados en la represión de
    las protestas fue presentado a principios de este año, pero se ha
    estancado en el Senado. Una vez que la nueva mayoría republicana tome el
    control en enero, es probable que se mueva hacia adelante. Anthony
    Blinken, candidato de Obama para convertirse en subsecretario de Estado,
    dijo a un comité del Senado el 19 de noviembre que el gobierno “no se
    opondría”, lo cual constituye una reversión de su postura anterior.

    Para quien quiera ver cambio en Venezuela, esto es deprimente. El
    desplome de los precios del petróleo y la mala gestión económica están
    debilitando al régimen autoritario del presidente Nicolás Maduro. La
    cuestión crucial es asegurar que las elecciones legislativas del próximo
    año sean libres y justas. Las sanciones, aunque limitadas, impulsarán la
    disminución de la popularidad del señor Maduro y le darán una excusa
    para reprimir, como reconocen algunos líderes de la oposición. La
    lección de Cuba es que la presión de Washington no conduce a la
    democratización. Sería una triste ironía si el comienzo del de un
    embargo inútil coincidiera con el nacimiento de otro.

    Traducción: CaféFuerte

    (*) En realidad The Economist comete un error. De los tres agentes
    cubanos que cumplen sentencias en cárceles estadounidenses, solo uno de
    ellos, Gerardo Hernández Nordelo, está sentenciado a cadena perpetua.
    Los dos restantes, Antonio Guerrero y Ramón Labañino, expiran sus
    condenas en 2018 y 2022, respectivamente.

    Source: The Economist: Obama debe tomar acción sobre Cuba antes de la
    Cumbre de las Américas | Café Fuerte –
    http://cafefuerte.com/cuba/19806-the-economist-obama-debe-tomar-accion-sobre-cuba-antes-de-la-cumbre-de-las-americas/