Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    El largo camino

    El largo camino
    Lamentablemente, hemos encarnado en no pocas ocasiones el papel de
    peones sacrificados al servicio de reyes, que luego arreglan el juego
    para quedar en tablas
    Luis Carlos Battista, Miami | 29/12/2014 12:41 pm

    El pasado 11 de diciembre publiqué un artículo titulado “Traemos a
    nuestra gente a casa”, en el cual analizaba las causas por las cuales el
    presidente Barack Obama necesitaba anunciar pronto alguna medida en su
    política exterior que impactara a la opinión pública nacional e
    internacional. En las condiciones en que se encontraba el presidente
    Obama, mi opinión era que la medida más factible era realizar un ajuste
    en la política exterior de Estados Unidos hacia Cuba y explicaba las
    causas que respaldaban la factibilidad de hacer un cambio de política
    prontamente. Para mi propia sorpresa, varios de los planteamientos que
    expuse, se cumplieron con apenas una semana de diferencia.
    El anuncio simultáneo de los mandatarios de ambos países, ciertamente
    conmocionó a buena parte de la opinión pública nacional e internacional.
    En un primer momento parecía, y aún parece, demasiada información para
    digerir de un bocado. No solo súbitamente se eliminaron los obstáculos
    que impedían un avance en la normalización de las relaciones, los casos
    de Alan Gross y los agentes cubanos encarcelados en los Estados Unidos;
    sino que de momento el presidente Obama ha hecho uso de prácticamente la
    totalidad de las facultades presidenciales que le permite la Ley
    Helms-Burton en relación a Cuba.
    El gobierno cubano ha apostado de a lleno por una normalización de las
    relaciones con su vecino del norte. Cuando a principios de diciembre la
    cancillería de la Isla solicitó a los representantes diplomáticos
    europeos aplazar indefinidamente el diálogo político que sostenían ambas
    partes, varios pensamos que el gobierno del general/presidente Raúl
    Castro planificaba un tiempo para emprender algunas de las reformas
    políticas de las cuales él mismo ha venido anunciando desde el mismo
    gobierno, v.gr. una reforma constitucional o ratificar los Pactos de
    Derechos. Sin embargo el mismo 17 al parecer obtuvimos la respuesta: la
    cancillería cubana no puede mantener dos frentes al mismo tiempo y
    necesita enfocar todos sus recursos en sostener un diálogo con la
    contraparte que más le interesa.
    El reinicio de las relaciones diplomáticas entre ambos países no
    significa que las controversias hayan terminado. No obstante, ambos
    gobiernos sabiamente han coincidido que el mejor camino para
    solucionarlas es estableciendo un diálogo directo entre sus
    representantes diplomáticos. Como es de suponer, recomponer una relación
    entre dos estados que no tendieron puentes por más de medio siglo
    llevará mucho tiempo. La política de aproximación no estará exenta de
    obstáculos y sabotajes. Pero para que se produzca una relación duradera
    es preciso que entre ambas partes prime el respeto y la estricta
    observancia del Derecho Internacional.
    El restablecimiento de embajadas en La Habana y Washington,
    respectivamente, ayudará a sus diplomáticos a velar por los intereses
    nacionales de cada país. Téngase en cuenta que como diplomáticos
    acreditados pertinentemente por sus países podrán sostener lazos
    directos con los elementos del Estado anfitrión sin solicitar de manera
    continua la aquiescencia de las respectivas cancillerías, de igual
    manera se les permitirá salir de las capitales más libremente y
    desarrollar un trabajo focalizado en otras comunidades e incluso
    aumentar la presencia consular en diferentes ciudades para beneplácito
    de los usuarios.
    En las últimas semanas en ambas orillas se ha escuchado un clamor de
    alegría y la mayoría de los cubanos han manifestado su complacencia. No
    obstante, también ha habido quienes han demostrado su rechazo. Los
    argumentos al criticar al presidente Obama por dar este paso, si bien
    deben ser respetados como muestra de civismo, son sencillamente
    risibles. Muestran una ausencia total de conocimiento sobre política
    internacional. Por muy en desacuerdo que se pueda estar con el gobierno
    de La Habana, es necesario reconocer que la falta de relaciones entre
    ambos países no ha aIslado al gobierno cubano, al contrario, Cuba
    mantiene hoy más relaciones bilaterales y multilaterales que en
    cualquier otro momento de su historia. De igual manera, la Lista de
    Estados Patrocinadores del Terrorismo del Departamento de Estado ha
    perdido credibilidad ante la opinión pública con la actual inclusión de
    la Isla sin hechos ni datos de peso para el Derecho Internacional. El
    propio presidente Obama ha dado indicios en su alocución que esta
    inclusión podría estar viciada por elementos ideológicos y que la pasada
    política ha aIslado más al propio gobierno de Estados Unidos que a Cuba.
    Algunos cubanos, incluso algunos de ellos oficialmente residentes en la
    Isla, han declarado que se sienten “traicionados” por la actitud del
    Presidente. A ellos permítanme recordarles que el deber del mandatario
    es velar por los intereses nacionales de todo Estados Unidos, no los
    intereses de los cubanos ni cubanoamericanos y ciertamente mucho menos
    los de estos “traicionados”. Además, en múltiples conferencias de
    prensas, los voceros del Departamento de Estado y la Casa Blanca han
    manifestado que los esfuerzos y fondos para promover democracia y
    derechos humanos en la Isla seguirán disponibles. Espero ver a estas
    personas hacer negación de dichos fondos si les son ofrecidos por alguna
    agencia del gobierno que los “traicionó”. Probablemente mi imaginación
    es demasiada.
    En días recientes la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (ETECSA)
    ha anunciado que planea aumentar la capacidad de conexión a Internet de
    los ciudadanos en la Isla, e incluso, adelanta que para el año que entra
    se establecerán espacios públicos con conexión Wi-Fi. Los argumentos de
    aquellos que han criticado al presidente Obama, ceden ante este tipo de
    noticias.
    En los últimos años es innegable se ha fortalecido la sociedad civil en
    Cuba. Además de las organizaciones con fuertes lazos con el gobierno,
    existen otras de diversa índole, ya sean sociales, religiosas,
    académicas e intelectuales que trabajan activamente en la promoción de
    principios democráticos y la plena observancia de la Declaración
    Universal de los Derechos Humanos, fomentando fórmulas alternativas para
    la gobernabilidad en la desde una posición nacionalista. De igual
    manera, en estos momentos emerge un sector de empresarios privados que
    necesitan empoderamiento, capacitación y herramientas para una mayor
    capitalización. La posibilidad de acceder a productos, servicios y
    tecnología en Estados Unidos brindará a estos dos sectores una mejor
    dinámica, brindándole mayor acceso al comercio, la información y
    comunicaciones mundiales, lo que repercutirá en mayor independencia.
    Finalmente, negociar algunos aspectos como el cumplimiento de algunas
    sentencias judiciales dictadas por los tribunales competentes de cada
    país; establecer acuerdos para la protección del medio ambiente y los
    recursos marinos, el combate contra el narcotráfico, trata de personas y
    la protección de la propiedad intelectual; acordar, si es de interés,
    algún tratado de extradición; y desde luego, el levantamiento del
    embargo/bloqueo llevará años, si no décadas. No obstante, no hay viaje
    que se emprenda sin dar el primer paso.
    A pesar de que esta posible normalización llevará un largo camino, todo
    parece indicar que las relaciones entre los dos gobiernos mejorarán más
    temprano que las relaciones entre cubanos de distintos pensamientos y
    generaciones. Lamentablemente, la sociedad cubana (la de adentro y la de
    afuera) ha sido politizada y manipulada, y hemos encarnado en no pocas
    ocasiones el papel de peones sacrificados al servicio de reyes que luego
    arreglan el juego para quedar en tablas. La retórica del aIslacionismo y
    el extremismo le ha costado mucho a nuestra patria. Pobres serán los
    hijos de estas políticas cuando queden huérfanos. Reconocernos como
    hermanos respetando el criterio de cada cual es necesario más que nunca
    para lograr con todos y para el bien de todos una Cuba más próspera,
    estable y democrática.

    Source: El largo camino – Artículos – Opinión – Cuba Encuentro –
    http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/el-largo-camino-321395