Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Cuba-EEUU ¿se aliviará la situación de los cubanos de a pie?

    Cuba-EEUU: ¿se aliviará la situación de los cubanos de a pie?
    Resulta innegable que los anuncios hechos en ambas capitales implican el
    inicio de un cambio sustancial en las relaciones entre los dos países
    vecinos. Será menester observar la manera concreta en que esas medidas
    se reflejen en las actividades cotidianas
    miércoles, diciembre 17, 2014 | René Gómez Manzano

    LA HABANA, Cuba. -La alocución del general-presidente Raúl Castro de
    este miércoles 17 de diciembre sobre las relaciones Cuba-Estados Unidos,
    merece sin dudas el sobrio calificativo utilizado de antemano por el
    servicio de mensajería del diario oficialista Granma: “Importante”. Al
    propio tiempo, el menor de los hermanos puso de manifiesto uno de los
    cambios favorables (que, por desgracia, no han sido muchos) en su estilo
    de dirección, si lo comparamos con el del fundador de la dinastía.

    Si el anuncio hubiese tenido que hacerlo Fidel Castro, con toda
    seguridad habríamos podido contar con una peroración de muchas horas de
    duración, repleta de divagaciones de todo tipo. En este caso sucedió lo
    contrario: el actual Jefe de Estado, en apenas siete minutos, ha ido
    directo al grano; ha tomado el toro por los cuernos al abordar con
    brevedad y concisión este asunto que para nuestro pequeño país resulta
    de importancia vital.

    Lo más importante de la alocución es el anuncio del intercambio de
    prisioneros realizado entre ambos países. Ya llegaron a Cuba los tres
    miembros de la Red Avispa que permanecían en cárceles norteamericanas.
    Como contrapartida, fue excarcelado no sólo el contratista Alan Gross,
    quien permaneció preso injustamente durante cinco años.

    También fue liberado “un espía de origen cubano” y otras personas presas
    en nuestro país, por las cuales los Estados Unidos habían mostrado
    interés. Los diplomáticos norteamericanos —pues— no mordieron la carnada
    tendida de manera irresponsable por el influyente diario The New York
    Times y otros medios, que aspiraban a que se realizara el asimétrico
    cambio de los tres por uno. De todos modos, será preciso conocer los
    pormenores del acuerdo antes de hacer una valoración definitiva del
    intercambio.

    Para el pueblo cubano del Archipiélago, este anuncio trae aparejadas dos
    buenas noticias. La primera de ella es el inevitable cese de la
    aturdidora campaña propagandística por la libertad del trío de Cinco,
    centrada en el lema: “¡Volverán!”. Veremos qué nuevo bodrio cocinarán
    ahora los ideólogos del Departamento Ideológico del Comité Central para
    intentar mantener embobecidos a nuestros compatriotas.

    La segunda buena nueva es que la esmirriada faltriquera de quien
    personifica al pueblo cubano —el famélico Liborio Pérez— se verá algo
    aliviada. Ya no será necesario pagar anuncios de página completa en
    influyentes (y caros) periódicos, ni vallas anunciadoras, ni viajes,
    hoteles o cenas para los miembros de los comités en defensa de Los Cinco
    que pululaban en todo el mundo. ¿Servirá este alivio económico para
    suavizar en algo la calamitosa carestía que sufren los cubanos de a pie?
    ¡Ojalá!

    En la información brindada al respecto por la Casa Blanca, se destacan,
    junto a la reapertura de las embajadas, otros aspectos fundamentales de
    la nueva política norteamericana hacia Cuba, lo que incluye: nuevas
    facilidades en materia de viajes y remesas, expansión del comercio,
    mayor acceso a las comunicaciones en Cuba, relajamiento de las
    sanciones, revisión de la calificación de Cuba como patrocinadora del
    terrorismo, participación en la Cumbre de las Américas en Panamá y lo
    que se describe como “compromiso firme con la democracia, los derechos
    humanos y la sociedad civil” en Cuba.

    Por su parte, Raúl Castro, al recordar la persistencia del embargo
    norteamericano, destacó que el logro de acuerdos “no quiere decir que lo
    principal se haya resuelto”. También exhortó al gobierno de Washington
    “a remover los obstáculos que impiden o restringen los vínculos entre
    nuestros pueblos, las familias y los ciudadanos de ambos países, en
    particular los relativos a los viajes, el correo postal directo y las
    telecomunicaciones”.

    Resulta innegable que los anuncios hechos en ambas capitales implican el
    inicio de un cambio sustancial en las relaciones entre los dos países
    vecinos. Será menester observar la manera concreta en que esas medidas
    se reflejen en las actividades cotidianas.

    Source: Cuba-EEUU: ¿se aliviará la situación de los cubanos de a pie? |
    Cubanet –
    http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/cuba-eeuu-se-aliviara-la-situacion-de-los-cubanos-de-a-pie/