Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Barack Obama – la traición a nuestra causa

    ARMANDO GONZÁLEZ: Barack Obama: la traición a nuestra causa
    12/29/2014 7:00 AM 12/28/2014 7:06 PM

    Una de mis primeras reacciones al anuncio del presidente Obama sobre
    normalizar relaciones con Cuba fue la participación del Papa Francisco
    en el plan. Y aún me intriga lo que cada uno de estos líderes dijo.
    Después de todo, a uno de estos líderes, su feligresía lo considera
    infalible. El otro es, simplemente, el Vicario de Cristo en Roma.

    Debemos sentirnos satisfechos que Alan Gross esté de vuelta con su
    familia. Pero no debemos olvidar que Gross era un rehén y no un espía.
    Los espías eran los miembros de la Red Avispa que la administración
    Obama y su secretario de estado, John Kerry, habían dicho,
    repetidamente, que no cambiarían por Gross, para luego quebrar su
    promesa. Pero, a estas alturas, nada debe sorprendernos de esta gente.

    Pero aún ante esta decisión infame, hay cuatro nombres que nunca
    debemos, que nunca podremos olvidar: Armando Alejandre, Carlos Costa,
    Pablo Morales y Mario de la Peña. Obama ha deshonrado estos nombres y
    sus familiares. ¿Acaso el Papa Francisco pensó en ellos? ¿Consideró el
    Papa Francisco que esos cuatro cubanos fueron asesinados por el “delito”
    de ayudar a refugiados a salvar sus vidas? ¿Y que la orden para el
    asesinato provino de Raúl Castro que había argumentado al Rep. Jim
    McGovern (D-Mass), quien participó en las negociaciones, que los espías
    no eran culpables del derribo de las avionetas porque la orden la dio
    él? Qué pena para el líder de la Iglesia Católica.

    Esta nueva política de la administración Obama significa dólares para el
    régimen castrista pero no para el cubano de la calle. La dictadura
    castrista ha navegado con suerte. Cuando su principal benefactor, la
    Unión Soviética, quebró en 1991, la Unión Europea extendió su ayuda. En
    los últimos 15 años la dictadura ha sido mantenida a flote por los
    subsidios de Venezuela. Pero ahora, cuando Venezuela está en peligro de
    colapso, el organizador comunitario que reside en la Casa Blanca, el
    yanqui ignorante, viene con la ayuda que los Castro ansían para
    sobrevivir. Más aún, la administración Obama esta preparando para sacar
    a Cuba de la lista de países patrocinadores de terrorismo.

    ¿Qué pensarán de esto otros regímenes enemigos de Estados Unidos?
    ¿Concluirán que si capturan americanos de rehenes podrán obtener lo que
    quieran de Washington? ¿O, al menos, de Obama?

    Todo dictador en la lista debe estar ansioso esperando una llamada o una
    tarjeta postal de Obama. El líder del mundo libre viene con regalos y
    mente muy abierta. Está dispuesto a ignorar abusos a los derechos
    humanos. Su idea de darle brillo a su legado es hacer tratos con los
    enemigos de su país. ¿Quién negoció esto con Cuba? Harry Truman tenía a
    Dean Acheson. Richard Nixon tenía a Henry Kissinger. Barack Obama tiene
    al asesor de seguridad nacional Ben Rhodes, quien ha demostrado la
    capacidad para entregarles a los Castro todo lo que deseaban y obtener
    nada a cambio.

    ¡Bravo por el organizador comunitario!

    Alrededor de un millón de turistas canadienses visitan la isla
    anualmente. En total, más de dos millones de turistas visitan Cuba
    anualmente. Y el régimen castrista continúa en su lugar. ¿Esperan Obama
    y sus aprendices de política exterior que un influjo de turistas
    americanos van a hacer diferencia alguna? ¿Piensan acaso estos
    improvisados que existirá comunicación “de pueblo a pueblo”? ¿Qué el
    aparato de seguridad cubano permitirá a esos turistas moverse a su libre
    albedrío dentro de la isla? En la televisión de la Cuba de ayer había un
    personaje cómico, “Tinguaro”, y su frase famosa describiría las labores
    de Obama y sus aprendices. “Tinguaro” habría dicho: “¡Por eso estamos
    como estamos, por eso sucede lo que sucede!”.

    Obama no es el primer presidente de Estados Unidos que ha buscado
    acercarse a nuestros adversarios y reconciliarse con nuestros enemigos.
    Pero su determinación de ser nice aun ante el rechazo del otro lado, no
    tiene paralelos. Para Obama y su equipo, diplomacia con regímenes
    deshonestos es un fin de por sí y, cualquier trato por desequilibrado
    que sea, es una victoria especialmente si la prensa cómplice lo califica
    de “histórico”. Sus predecesores veían el mundo en términos del bien y
    el mal. Obama ve el mundo en términos de víctimas y victimarios, con
    Estados Unidos generalmente en el rol de victimario. Así lo ve el mundo
    académico que formó a Obama.

    Obama piensa que su país ha estado siempre en el lado equivocado y usará
    los dos años que le quedan para continuar castigándonos. Esperemos
    pronto un trato con Irán.

    AGonzalez03@live.com

    Source: ARMANDO GONZÁLEZ: Barack Obama: la traición a nuestra causa | El
    Nuevo Herald –
    http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article4929753.html