Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Barack dio luz verde al Obamacastro

    Barack dio luz verde al Obamacastro
    CAMILO ERNESTO OLIVERA | La Habana | 20 Dic 2014 – 10:19 am.

    En 1960 fue la URSS. En 1998, el venezolano Hugo Chávez. Ahora, en 2014,
    el respiro le llega al régimen cubano, nada más y nada menos, que desde
    su “enemigo histórico”.

    El presidente estadounidense tendrá que negociar duro la aprobación, en
    ambas cámaras del congreso, del Obamacare: seguro médico social vs.
    sector privado.

    Para sostener un tiempo más a la tambaleante dictadura cubana, Barak
    Obama no tuvo que acudir al Capitolio. El “Obamacastro”, ha resultado el
    regalo de navidad perfecto para la gerontocracia en la Isla.

    Ahora Castro y sus generales, se aprestan a tomar el balón de oxígeno
    con una mano, mientras aprietan el cuello del pueblo cubano con la otra.

    Alan Gross regresó al lado de su esposa e hijas en EEUU. Los tres espías
    cubanos, capturados en 1998 al desarticularse la Red Avispa, han sido
    liberados y devueltos a sus familiares. Cuatro pilotos en aviones de
    Hermanos al Rescate, fueron pulverizados el 24 de febrero de 1996. Uno
    de esos tres espías facilitó la información que propició el derribo, por
    orden de Castro. Las familias de estos pilotos no tienen tan siquiera un
    sitio donde llorar a sus muertos y ahora fueron cínicamente obviadas.

    Cheque en blanco a la represión

    El pasado 10 de diciembre fuerzas paramilitares y uniformadas de la
    policía, golpearon a opositores pacíficos en pleno centro de la capital
    cubana. En otros sitios del país, tuvieron lugar detenciones violentas y
    actos represivos contra miembros de la sociedad civil.

    Siete días después, el Gobierno de EEUU está facilitando las
    herramientas para que se continúe reprimiendo.

    El presidente Obama pretende, con las medidas aprobadas este 17 de
    diciembre de 2014, “no seguir haciendo lo mismo y esperar obtener un
    resultado diferente”. Einstein dijo algo similar en cierto momento. El
    eminente científico de origen judío tuvo que huir de un país, sumido
    bajo un régimen de calaña semejante al que desgobierna a la Isla.

    Este cambio de política no garantiza que el sistema totalitario cubano
    deje de hacer lo mismo que ha hecho durante más de cinco décadas,
    fusilar, reprimir, encarcelar. Menos ahora, que acaba de recibir un
    cheque en blanco de manos de la potencia que, se supone, defiende los
    valores democráticos.

    Business is business

    Los trabajadores cubanos seguirán siendo expoliados con salarios de
    miseria. Los médicos continuarán trabajando, como esclavos, en zonas de
    alto riesgo. El lobo administra a las ovejas mientras ciertos organismos
    internacionales se hacen los de la vista gorda.

    Las exportaciones de EEUU, que pretenden empoderar al sector privado en
    Cuba, llegaran a través de empresas controladas por el régimen. Además,
    ningún residente en la Isla, comerciante de ese sector, puede importar
    al por mayor hacia territorio cubano. Eso está prohibido y seguirá
    estándolo. Es derecho exclusivo de empresas estatales, controladas por
    el Grupo Empresarial de las Fuerzas Armadas (GAE). Este negocio es de
    Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, yerno de Raúl Castro.

    Las tiendas donde serán ofertados los productos también son propiedad
    del Gobierno. Cualquiera que haya visitado uno de estos establecimientos
    sabe que no están concebidos para hacer más fácil o barato el acceso de
    los cubanos a los bienes de consumo. Y mucho menos para mejorar su nivel
    de vida. Su objetivo es enriquecer a la casta gobernante.

    Pero con la expansión de exportaciones estadounidenses a la Isla, según
    Obama, estos deberían ser más asequibles para todos. Y de paso,
    propiciarían una mayor independencia del pueblo cubano con respecto al
    Estado.

    Creer que el raulismo de mercado materializará esa dinámica en sus
    tiendas, es como aspirar a que una piraña se convierta en vegetariana.

    ¡Alo Obamacastro, aquí ETECSA!

    Las recientes modificaciones de la política estadounidense hacia Cuba
    abren el banderín para que proveedores de telecomunicaciones se
    establezcan en la Isla. Estos lidiarán con una anomalía. En este país no
    hay entidades privadas de ese ramo. La estatal Empresa de
    Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) abarca toda la telefonía fija y
    móvil. Es, además, un mecanismo de control de la policía política al
    servicio de la dictadura.

    Pretender, bajo estas circunstancias, que la exportación comercial de
    bienes relacionados con las telecomunicaciones a Cuba beneficiará a la
    población es un contrasentido.

    Sería suficiente ver el ejemplo del cable de fibra óptica que conecta a
    Venezuela con Cuba. Este debía mejorar ostensiblemente la conectividad.
    Sin embargo, el acceso a internet en la Isla es un privilegio político.
    Su manejo y control son prerrogativas del generalato. La garantía para
    el sostenimiento de su poder, sobre la base de limitar el flujo de
    información. Así continuará siendo.

    Obamacastro, ¿a cambio de qué?

    Raúl Castro y sus herederos han obtenido garantías para su supervivencia
    a cambio de prácticamente nada.

    Los pactos de la ONU, firmados por el Gobierno cubano en febrero de
    2008, no han sido ratificados. Con esta premisa no solucionada, es un
    acto inaudito de ingenuidad pretender que el aperturismo económico
    generará cambios políticos en Cuba. Y el presidente de EEUU acaba de
    cometer ese error.

    Su herencia histórica, en este sentido, será la de haber abortado la
    transición a una verdadera democracia en una empobrecida isla del
    caribe. Propiciando un sultanato a 90 millas de La Florida.

    Un guajiro cubano diría al respecto, que Obama “cambió la vaca por la
    chiva”. Solo que en este caso la población cubana pagará los platos
    rotos en el futuro.

    En el presente y porvenir inmediato los pagará la disidencia interna y
    los miembros de la sociedad civil independiente. Aunque los niveles de
    represión aparenten menguar, la “luna de miel” no va a durar mucho tiempo.

    Ahora los adalides del lobby antiembargo están de plácemes. También sus
    empleados, más o menos ocultos, en la llamada oposición leal dentro de
    Cuba. Les corresponderá a estos una parte del pastel en la mascarada que
    se avecina. Cabildearon y obtuvieron resultados.

    Pero el que se acuesta con mafiosos, amanece tinto en sangre.

    Source: Barack dio luz verde al Obamacastro | Diario de Cuba –
    http://www.diariodecuba.com/cuba/1419015817_11923.html