Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Un canje de presos con Cuba

    Un canje de presos con Cuba
    By EL COMITÉ EDITORIALNOV. 2, 2014

    Hace casi cinco años, las autoridades en Cuba detuvieron a Alan Gross,
    un subcontratista del gobierno estadounidense que estaba trabajando en
    un sigiloso proyecto para expandir el acceso a Internet en la isla.
    Aunque un creciente número de líderes en Washington y La Habana parecen
    estar ansiosos por comenzar a normalizar la relación entre los países,
    el caso de Gross se ha convertido en el principal obstáculo para lograr
    un avance diplomático.

    Solo hay una manera viable de retirar a Gross de una ecuación
    suficientemente compleja. La administración Obama debe canjearlo por
    tres espías cubanos que llevan más de 16 años tras las rejas en Estados
    Unidos.

    En la Casa Blanca, la posibilidad de un intercambio de presos con La
    Habana genera ansiedad, debido a las críticas que surgieron en mayo,
    cuando Estados Unidos negoció la liberación de un soldado secuestrado en
    Afganistán a cambio de cinco líderes del movimiento Talibán. El gobierno
    estadounidense, sensatamente, suele rehusarse a negociar con terroristas
    o gobiernos que detienen a sus ciudadanos en busca de dinero o
    concesiones políticas. En circunstancias excepcionales, vale la pena
    hacerlo. El caso de Gross es una de ellas.

    Gross viajó a La Habana cinco veces en 2009, bajo la dirección de
    Development Alternatives Inc., que tenía un contrato con la Agencia para
    el Desarrollo Internacional de Estados Unidos. Fingiendo ser turista,
    transportó furtivamente equipos de comunicación como parte de una
    iniciativa para proveerles a más cubanos acceso al Internet. El Gobierno
    cubano, que lleva años protestando los proyectos encubiertos para
    promover reformas democráticas en la isla, condenó a Gross en 2011 a 15
    años de prisión por actos que atentan contra la integridad del Estado.

    Durante los primeros meses de su detención, funcionarios en la isla
    sugirieron que estarían dispuestos a liberar a Gross si Washington
    suspendía los proyectos cuyo fin es destituir al actual Gobierno cubano.
    Esas negociaciones no prosperaron, y la postura de la isla se ha
    endurecido. Funcionarios norteamericanos han concluido que para lograr
    la libertad de Gross, es necesario repatriar a tres espías cubanos que
    fueron condenados en un juzgado federal en Miami, en 2001.

    Para efectuar un canje, el Presidente Obama tendría que suspender el
    resto de la condena de los reos. Esa acción sería justificable si se
    tiene en consideración el largo periodo que han estado presos, las
    críticas válidas que han surgido respecto a la integridad del proceso
    judicial que enfrentaron, y los posibles beneficios que un canje podría
    representar para lograr un acercamiento bilateral.

    El espía que más le importa al Gobierno cubano, Gerardo Hernández, fue
    condenado a cadena perpetua. Hernández, el líder de la Red Avispa, una
    agrupación que infiltró grupos de exiliados cubanoamericanos en el sur
    de Florida durante la década de años noventa, fue hallado culpable de
    conspiración para cometer asesinato. La fiscalía acusó a Hernández de
    conspirar con autoridades en La Habana para derribar aviones operados
    por un grupo de exiliados que solían repartir folletos sobre la isla,
    incitando a una revolución contra el gobierno. A sus cuatro asociados se
    les declaró culpables de delitos no violentos. Dos han regresado a Cuba,
    y los otros dos van a ser liberados relativamente pronto.

    Un panel de tres jueces del Juzgado de Apelación del Distrito 11 revocó
    los fallos en agosto de 2005, habiendo determinado que un conjunto de
    factores impidieron que los acusados tuvieran un proceso justo. Los
    jueces establecieron que, en vista de la enorme hostilidad contra el
    gobierno cubano en Miami, y de cobertura periodística vilipendiando a
    los espías, el jurado no podía ser imparcial. Al revisar el caso
    posteriormente, todos los jueces de la corte de apelación dieron revés a
    ese fallo y restituyeron los veredictos. Sin embargo, jueces de esa
    corte señalaron otras deficiencias en el proceso judicial, que llevaron
    a una reducción en la condena de tres de los presos. La jueza Phyllis
    Kravitch escribió una opinión disidente, argumentando que la acusación
    de conspiración para cometer asesinato imputada contra Hernández no
    tenía fundamentos. Los fiscales, según la jueza, no establecieron que
    Hernández, quien le proveyó a La Habana información sobre los vuelos,
    había acordado con autoridades en la isla que los aviones serían
    derribados sobre espacio aéreo internacional. Si los aviones hubieran
    sido derribados sobre espacio aéreo cubano, el acto no habría
    constituido un delito bajo la ley de Estados Unidos.

    El regreso de Hernández a la isla es una prioridad primordial para el
    Presidente de Cuba, Raúl Castro. Los líderes cubanos han celebrado a los
    presos como héroes y han protestado que el proceso legal fue injurioso.
    Entidades independientes, incluido un panel de Naciones Unidas que
    evalúa detenciones arbitrarias, y Amnistía Internacional, han sido
    críticas del proceso judicial. La percepción del caso en Cuba, donde los
    espías son vistos como víctimas, desafortunadamente ha incentivado a que
    el gobierno de la isla trate a Gross como una pieza canjeable.

    A través de los años, funcionarios estadounidenses han dicho que no
    están dispuestos a intercambiar a los espías por Gross, dado que alegan
    que los casos no son equivalentes.

    Sin embargo, un canje podría abrir el camino para reanudar lazos
    diplomáticos, lo cual permitiría que Estados Unidos tuviera mayores
    oportunidades de fomentar cambios positivos en la isla mediante la
    expansión de comercio, turismo y mayor contacto entre cubanos y
    norteamericanos. De lo contrario, se perpetuará la enemistad que ha
    reinado durante más de 50 años, continuando así un ciclo de desconfianza
    y actos de sabotaje por ambos lados.

    Más allá de los méritos estratégicos de un canje, la administración
    tiene un deber de hacer más por lograr la liberación de Gross. Su
    arresto se llevó a cabo como consecuencia de una estrategia
    irresponsable, mediante la cual la agencia de ayuda internacional
    estadounidense ha enviado a contratistas privados para llevar a cabo
    misiones secretas en un estado policial que está rotundamente opuesto a
    la agenda pro-democrática de Washington.

    Gross ha bajado más de 45 kilos de peso durante su detención. Está
    perdiendo la vista en el ojo derecho. Tiene dolencias en las caderas. En
    junio, su madre falleció. En mayo, luego de cumplir 65 años, Gross dijo
    que este año será el último que pasa en cautiverio, amenazando estar
    dispuesto a quitarse la vida si no recobra la libertad. Sus seres
    queridos han tomado sus palabras literalmente, considerándolas como una
    advertencia de un hombre desesperado.

    Si Gross muere estando en custodia, la posibilidad de establecer una
    relación más saludable con Cuba desaparecerá por varios años. Obama
    tiene que reconocer que esto es enteramente evitable, pero hay que
    actuar pronto.

    Source: Un canje de presos con Cuba – NYTimes.com –
    http://www.nytimes.com/2014/11/03/opinion/un-canje-de-presos-con-cuba.html