Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    La peripecia cubana de Margallo

    La peripecia cubana de Margallo
    Esta ha sido la primera visita del ministro de Asuntos Exteriores
    español a Cuba
    MIGUEL GONZÁLEZ La Habana 26 NOV 2014 – 17:54 CET2

    Ni una palabra del plantón de Castro a Margallo en Granma y Juventud
    Rebelde. Los dos diarios oficiales del régimen castrista —la disidencia
    cuenta con periódicos en Internet, pero no son accesibles en la isla—
    informan ampliamente este miércoles de la visita del canciller español y
    de sus reuniones con altos cargos del régimen, pero no de la cita más
    importante, la que no se produjo. También dan cuenta de la declaración
    pública que el ministro leyó en el Centro de Prensa Internacional (CPI)
    al término de su visita. Aunque no de todos sus extremos. Ignoran, por
    ejemplo, los párrafos en los que pedía que Cuba ratifique los pactos
    internacionales de derechos civiles y políticos y de derechos
    económicos, sociales y culturales de la ONU, así como el convenio de la
    OIT sobre libertad sindical. O la petición de que se permita salir de
    Cuba a los 12 expresos políticos excarcelados tras el pacto
    Ortega-Castro-Moratinos de 2010 que se quedaron en la isla y regresar a
    los que optaron por el exilio en España.

    El plantón de Raúl Castro —oficialmente inexistente, ya que la
    entrevista nunca figuró en el programa— ha empañado la primera visita
    del ministro de Exteriores español a Cuba. Algunos de los temas que
    traía en cartera —como la presencia del presidente cubano en la cumbre
    iberoamericana o la liberación del contratista estadounidense Alan
    Gross— dependen de la decisión personal del máximo mandatario. Le
    recibió en su lugar el vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, una
    figura en ascenso de quien se presume será el heredero de Raúl. Pero no
    es lo mismo.

    Margallo tuvo que plegarse a la exigencia del régimen y no reunirse con
    los disidentes —a un periodista opositor se le impidió el acceso a la
    declaración del ministro en el CPI—, pero puso sus propias condiciones.
    Protagonizó una intervención en la escuela diplomática de La Habana,
    ante casi 400 personas, en la que elogió los valores del consenso y el
    pluralismo político. Y trazó la hoja de ruta de la transición española:
    libertad de expresión y reunión, amnistía, legalización de los partidos
    políticos, elecciones libres. Por si alguien quiere tomar nota.

    Las autoridades cubanas conocían con antelación el tema del discurso,
    pero no su textualidad. Más allá de los asistentes, todos por rigurosa
    invitación, tampoco nadie en la isla lo ha conocido posteriormente. La
    prensa oficial, de nuevo la única, lo ha ignorado. El ministro de
    Exteriores francés, Laurent Fabius, también aludió a los derechos
    humanos cuando estuvo en la isla, aunque de manera genérica y en un foro
    más reducido: ante la colonia francesa en su propia embajada.

    Los límites de la tolerancia del régimen castristas con sus visitantes
    extranjeros se ponen a prueba en cada visita. Quizá Margallo los ha
    sobrepasado y por eso no le ha recibido Castro. O tal vez no, porque no
    hay ninguna explicación oficial al desplante. Si la visita a Cuba ha
    servido para algo se verá en los próximos meses, cuando llegue la
    respuesta a las peticiones que el ministro ha dejado sobre la mesa: un
    nuevo edificio para el Consulado en La Habana y la apertura de otro en
    Santiago de Cuba, la asistencia de Castro en la Cumbre de Veracruz o la
    libertad para entrar y salir de su país de los presos políticos
    excarcelados. Después de tres años de distanciamiento diplomático, el
    Gobierno del PP ha decidido que quiere estar presente en Cuba. Falta por
    saber cómo.

    Source: La peripecia cubana de Margallo | España | EL PAÍS –