Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    “Félix Báez” suena a campaña mediática

    “Félix Báez” suena a campaña mediática
    Entra en juego el hijo del médico cubano contagiado con ébola y enviado
    a Ginebra para tratamiento de recuperación.
    Jorge Ignacio Pérez
    noviembre 20, 2014

    La maquinaria propagandista del régimen de La Habana no descansa. Ahora
    está centrada en su deseado levantamiento del embargo norteamericano y
    en la alianza con este país para enfrentar el ébola, en África occidental.

    Ya ha logrado que medios de prensa internacionales den como ejemplo el
    de Cuba en la colaboración internacional contra la pandemia. Entre estos
    medios, El País, un periódico tan influyente en el mundo hispano tituló:
    “Cuba se coloca a la vanguardia en la lucha contra el ébola”.

    El lector poco informado podría pensar que es todo un mérito que un país
    tan pequeño, y con tan pocos recursos económicos, envie contingentes de
    médicos a países afectados, a la par de naciones tan potentes como el
    propio Estados Unidos. El filón le vino como anillo al dedo al
    gobernante Raúl Castro, atareado como está en la búsqueda de un
    acercamiento diplomático con su vecino del norte, sin que dentro de la
    propia isla dé señales de una mejora de los Derechos Humanos y de un
    respeto a sus disidentes.

    Por las maniobras que ha comenzado en estos últimos meses, tal parece
    que el tiempo se le acaba al régimen de La Habana. Sin dar siquiera una
    pista de su salida al caso de Alan Gross, contratista norteamericano
    encarcelado en Cuba, y con la campaña por sus espías presos en Estados
    Unidos agotada, ahora el ébola, tema muy sensible, le viene como anillo
    al dedo.

    Lo que no dice prensa tan influyente como El País –o al menos no vincula
    con el elogio al envío de médicos cubanos a África– es que en la isla
    los profesionales de la salud no se alistan voluntariamente, sino bajo
    coacción, subliminal o expresa.

    Primero ha sido la noticia del envío de contingentes médicos cubanos a
    Sierra Leona, Guinea y Liberia. Ahora el contagio de uno de sus
    enviados, precisamente un profesional que ha servido de soporte contra
    la disidencia interna.

    Los nombres de los primeros contagiados con ébola han hecho eco en la
    prensa mundial. Sin siquiera buscar demasiado, viene a la mente el de
    la enfermera española Teresa Romero, ya recuperada y en casa. ¿Cómo el
    Gobierno cubano no va a tener un nombre propio reverberando en las redes
    de la información? Y ya lo tiene.

    Aunque parezca cruel e incomprensible, no sería muy disparatado pensar
    que al castrismo le conviene el contagio con ébola de uno de sus
    médicos. El doctor Félix Báez ya ha pasado a la categoría de héroe y
    pronto su nombre alcanzará grandes titulares en la prensa oficialista.
    Tal vez, como ha sido costumbre allí, podrían inaugurar con él una
    escuela o cualquier centro público.

    Es un juego político tan viejo como la historia de esa dictadura. Hoy,
    los comunicadores del régimen comenzaron a divulgar por las redes
    sociales la carta del hijo, llamado Alejandro, que ha sido publicada
    oportunamente por el sito en internet Cubadebate.

    Ya pasó con Elián, el niño balsero. Entonces fue al revés: el padre
    habló al mundo desde el lado del Gobierno de La Habana.

    Ahora la mesa está servida otra vez. Queda por ver si habrá o no
    repatriación del médico. De momento, ha sido enviado a Ginebra, Suiza,
    en avión estadounidense.

    Source: “Félix Báez” suena a campaña mediática –