Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Para eso están los amigos

    Para eso están los amigos
    octubre 23, 2014 12:10 pm·

    Cuba actualidad, Lawton, La Habana, (PD) Una vez más, The New York Times
    salta al ruedo y rompe lanzas por los Castro. Aunque a fuer de sincero,
    digamos que este diario no solo publica a tiranos bananeros, sino hasta
    a Vladimir Putin. Hace meses, este clon del zar Pedro, publicó en
    primera plana del diario neoyorquino su pieza de artillería ideológica
    para justificar la anexión de Crimea al mejor estilo hitleriano.

    En fin, debemos recordar la frase neoyorquina de ´“If the money is
    there, we don’.t care” que traducido al español coloquial sería “si el
    dinero está, ¿qué más da?”.

    Pero basta de preámbulo innecesario y analicemos el penúltimo promo que
    el Castro más anciano nos endilga con todo su derecho, ya que como todo
    el mundo sabe, el que paga, manda.

    En una selección de párrafos del editorial, el Castro más anciano
    comienza con los méritos laborales de un por entonces cazador de
    ambulancias, Herbert L Matthews, quien gracias a la burguesía
    coprofágica y miope cubana, se dio a conocer al público yanqui, cuando
    entrevistó en la sierra oriental cubana a un grupúsculo de temerosos
    aventureros. Así logró este periodista pertenecer al roster del New York
    Times.

    Veamos lo que nos ocupa. La selección del Castro más anciano tiene 18
    párrafos del editorial del New York Times, pero en aras de la paciencia
    del lector, la práctica periodística y de no ser redundante, referiré
    solo algunos de mi interés y espero que del lector también. Veamos estos
    a continuación.

    Los dos primeros son admoniciones al presidente Obama de lo sensato que
    resultaría un cambio en la actual política yanqui hacia los Castro,
    incluso resaltando lo fútil -según el editorial- del embargo.

    En el resto, cita unas verdades de Perogrullo, cuando resalta que el
    estado deplorable de la economía castrista, los ha obligado a hacer
    “reformas económicas”, que la actual crisis de Venezuela y la caída
    abrupta de los precios del petróleo obligan a los chavista a
    reconsiderar las cifras de la munificente “ayuda” que hasta hoy reciben
    los Castro a través del ALBA, y que teniendo esto en cuenta, el
    castrismo ha comenzado a flexibilizar el otrora férreo control ejercido
    por décadas, y se terminó con las limitaciones de viajar del pueblo.

    Además, relaciona las enésimas versiones de las Leyes de Inversión
    Extranjera y de Aduanas, con la esperanza de atraer bobitos, digo,
    inversionistas, que paguen el pato de la boda. Incluso que el régimen
    negocia un acuerdo con la UE para poner fin a la Posición Común a
    despecho de las exigencias que haga Bruselas para abolirla. Y así
    continúa esta catilinaria castrista.

    Lo que el Castro más anciano no dice es que siguen los arrestos a
    cualquiera que no esté de acuerdo con su régimen, que se sigue limitando
    los derechos de reunión, asociación y expresión oral o escrita del
    pueblo, y que el acoso la represión de la policía política se incrementa
    cada día.

    Para terminar, haré algunas consideraciones a lo que el editorial del
    ¿Times?, a partir del seguro óbolo del Castro más anciano refiere.

    Cuando el Times habla de reformas económicas se refiere a la apertura de
    unos establecimientos gastronómicos de pobres posibilidades, con los que
    el régimen, con su incapacidad sempiterna y palmaria, se libró de la
    obligación de alimentar al pueblo.

    Cuando se refiere a reformas, habla de los importantes oficios de
    peluquero de perros y gatos, barbero, mensajeros a domicilio, yerbero
    religioso, etc., etc.

    Hace poco se aprobaron las cooperativas no agropecuarias, lo que no es
    nada más que el arrendamiento de vehículos de transporte, locales de
    todo tipo y hasta animales de tiro y faena. No necesito explicar que
    ninguna de estas “reformas” influirán en absoluto en el crecimiento
    económico.

    Ahora el ¿Times? propone que además de todo lo que el presidente Obama
    ha aprobado en un arranque de inocencia, se le permita a los
    norteamericanos, mediante créditos, ayudar a la micro empresas dentro de
    Cuba.

    Otro asombroso aserto del ¿Times? es “que el gobierno norteamericano
    apoye financieramente a las empresas norteamericanas de
    telecomunicaciones en desarrollar el sector en Cuba”, claro, en unión
    del régimen.

    La penúltima una de las más disparatadas de todas estas propuestas del
    ¿Times? es que si la administración Obama flexibiliza la relación con el
    castrismo, esto a la postre ayudará a ¡reformas democráticas dentro de Cuba!

    Y por último, el chantaje al estilo Hamas sobre el cándido Alan Gross,
    preso en Cuba por traer un equipo “tan secreto” que se puede comprar en
    cualquier tienda de electrónicos de cualquier país, excepto Corea del
    Norte y Cuba.

    Este empeño ha sido hecho con diversa intensidad de demandas y hasta
    súplicas por más de ¡21 años! Es decir, la cuantía del tiempo que lleva
    fallecida quien pagaba el embargo, la URSS. Y a posteriori, ha sido
    repetido cual salmodia musulmana por tres “cancilleres” y cientos de
    asociaciones castristas en el mundo, sin resultado. Ojala que este
    editorial del New York Times, logre tan esperada solución para el
    régimen castrista.

    De todas formas, para eso son los amigos, para ayudarse, ¿o no?
    Para Cuba actualidad: paulinoalfonso.@gmail.com

    Source: Para eso están los amigos | Primavera Digital –
    http://primaveradigital.net/para-eso-estan-los-amigos/