Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Contradicciones, inexactitudes y omisiones

    Contradicciones, inexactitudes y omisiones
    MAURICIO CLAVER-CARONE | Washington | 13 Oct 2014 – 12:33 pm.

    El reciente editorial de ‘The New York Times’ pidiendo el levantamiento
    del embargo hace pasar por nuevo un muy viejo argumento suyo, y hace
    silencio sobre varias cuestiones escandalosas.

    The New York Times acaba de publicar otro de sus editoriales pidiendo al
    presidente Obama “poner fin al embargo contra Cuba”.

    El editorial comienza señalando al presidente Obama varias crisis de
    política exterior —en sus palabras, “el triste estado de las
    problemáticas relaciones bilaterales” en todo el mundo.

    Irónicamente, muchas de estas crisis (Siria, Rusia, Irán, Irak, Corea
    del Norte, etc.) han trascendido —o se han agravado— precisamente debido
    a las políticas internacionales que The New York Times ha defendido
    durante mucho tiempo.

    Ahora, respecto a Cuba, The New York Times declara que realmente sabe lo
    que habla. Sin embargo, está claro que no es así.

    Este último editorial fue escrito principalmente por Ernesto Londoño, un
    nuevo miembro joven de la Junta Editorial de The New York Times que fue
    corresponsal en Afganistán e Irak, pero cuyo conocimiento de la política
    hacia Cuba se limita a regurgitar lo que sus “fuentes” le dijeron
    selectivamente esta semana.

    Y tal inexperiencia sobre el tema inclina a contradicciones, omisiones e
    inexactitudes.

    Permítanme comenzar con una contradicción flagrante. El propio editorial
    reconoce que “en los últimos años, la economía devastada ha forzado a
    Cuba a hacer reformas”. Exacto. Entonces, ¿por qué dejar de forzar esta
    situación? La historia ha demostrado que Castro solo persigue “reformas”
    por necesidad —nunca voluntariamente o por “buena voluntad”. Entonces,
    ¿cómo exactamente, si se reemplaza con comercio e inversiones de EEU los
    miles de millones de la antigua URSS y los actuales subsidios
    venezolanos, más las inversiones europeas y canadienses en picado,
    podrían provocarse “reformas”?

    Esto no ocurriría. De hecho, muchos observadores sostienen que la razón
    por la que Castro se niega a abordar mayores reformas es porque está
    esperanzado en que EEUU levante el embargo y salve a su régimen. Este
    editorial de The New York Times únicamente brinda a Castro una (falsa)
    sensación de esperanza.
    Ahora veamos la lista de declaraciones falsas y omisiones.

    En primer lugar, el editorial propone que el levantamiento del embargo
    de Estados Unidos “ayudaría a una población que ha sufrido enormemente
    desde que Washington cortó las relaciones diplomáticas en 1961″.

    La población cubana no ha sufrido enormemente “desde que Washington
    cortó las relaciones diplomáticas en 1961″. Ha “sufrido enormemente”
    desde que Castro instaló una dictadura represiva, totalitaria, que —no
    olvidemos— el mal reputado reportero de The New York Times Herbert
    Matthews se dedicó a defender durante años.

    Por otra parte, el editorial no explica cómo el levantamiento del
    embargo podría en realidad ayudar a la población cubana.

    En las últimas cinco décadas, la más mínima operación de comercio o
    inversión con Cuba ha tenido que ser a través de una entidad estatal o
    de una entidad individual actúando en nombre del Estado. La exclusividad
    del Estado en asuntos de comercio e inversión fue consagrada en el
    artículo 18 de la Constitución castrista de 1976.

    Por lo tanto, ¿cómo el turismo estadounidense y el comercio con empresas
    estadounidenses podría conseguir ayudar al pueblo cubano?

    Mas aún, ¿de qué manera han beneficiado al pueblo cubano los miles de
    millones en comercio exterior y la inversión que otros países del mundo
    han llevado a cabo con los monopolios del régimen?

    No hace falta decir que el editorial de The New York Times elude este
    punto clave.

    En cambio, habla de la “nueva” ley cubana de inversión extranjera. Pero
    omite cómo esa ley viola el derecho laboral internacional y nada dice de
    las decenas de empresarios extranjeros que han sido encarcelados
    arbitrariamente en estos últimos años, cuyas empresas han terminado
    confiscadas. Entre ellos, algunos de los (ahora ex) mayores socios
    extranjeros del régimen, como la británica Coral Capital y el canadiense
    Tokmakjian Group.

    El editorial habla del nuevo puerto de Mariel. Sin embargo, no hay en él
    ninguna alusión a la carga más significativa que ha pasado por ese
    puerto nuevo: 240 toneladas de armas cubanas destinadas a Corea del
    Norte, lo cual fue considerado una flagrante violación de las sanciones
    internacionales. (Nótese que el editorial no contiene absolutamente
    ninguna mención de este escándalo de tráfico cubano de armas, pese a ser
    el mayor envío interceptado de armas a Corea del Norte y la primera vez
    que una nación del continente ha sido declarada violadora de sanciones
    internacionales.)

    El editorial, además, minimiza como el régimen castrista “aún hostiga y
    detiene disidentes”. Pues no dice que las detenciones políticas se
    encuentran actualemente en máximos históricos. Y ya este año se han
    producido más de 7.599 detenciones políticas documentadas,
    cuadruplicando las 2.074 detenciones políticas de todo el año 2010.
    En cambio, el editorial alaba cómo “en los últimos años han sido
    liberados los presos políticos encarcelados durante años”. Y deja de
    mencionar a todos aquellos que todavía cumplen largas sentencias, así
    como a los nuevos presos políticos arrestados en los últimos años que
    permanecen encarcelados arbitrariamente. Por ejemplo, la Dama de Blanco
    Sonia Garro, el rapero Ángel Yunier Remón, el sindicalista Ulises
    González Moreno y el activista Iván Fernández Depestre.

    Se elogia en el editorial el “papel constructivo” jugado por Cuba en las
    largas e inconclusas negociaciones de paz de Colombia. Sin embargo, nada
    se dice acerca de cómo el régimen cubano ha socavado eficazmente las
    instituciones democráticas en Venezuela, tomando el control político y
    operacional del gobierno de aquella nación, y conduciendo una campaña de
    represión que ha significado la detención, tortura y asesinato de
    estudiantes inocentes que se manifestaban.

    El editorial de The New York Times se centra en los preparativos del
    régimen castrista para una Cuba post-embargo. Pero omite cualquier
    mención de una transición democrática y no habla de los valientes grupos
    de oposición dentro de Cuba, incluyendo a las Damas de Blanco, la Unión
    Patriótica Cubana (UNPACU), el Frente Nacional de Resistencia, el
    proyecto Estado de Sats o el Proyecto Emilia —todos los cuales se oponen
    al levantamiento del embargo.

    Alega el editorial que la normalización de las relaciones diplomáticas
    conducirá de alguna manera a un “gran avance” en el caso de Alan Gross.
    Pero no cuenta con que el régimen castrista mantiene a Gross como rehén
    para extorsionar a EEUU para la liberación de cinco espías (ahora tres)
    condenados en los tribunales federales por sus operaciones dirigidas a
    instalaciones militares y por conspiración para el asesinato de tres
    ciudadanos estadounidenses y de un residente permanente en EEUU.

    A continuación, el editorial analiza la próxima Cumbre de las Américas,
    sugiriendo que Cuba ha sido tradicionalmente excluida por la insistencia
    de Washington. Lo cual es una falsedad completa.

    Cuba sigue siendo excluida debido al compromiso formal hecho en la
    Cumbre de Quebec de 2001 que sostiene que la democracia es una
    “condición esencial” para la participación en la Cumbre. Y, sin dudas,
    EEUU no debería tomar a la ligera sus compromisos formales.

    Por último, pero no menos importante, este no sería un editorial de The
    New York Times si no mencionara el socorrido argumento del “cambio
    generacional”, que afirma que los jóvenes cubanoamericanos sostienen
    “opiniones más suaves” respecto a las relaciones con el régimen cubano.

    En cuanto a este argumento, no puede pasar desapercibido que The New
    York Times ha estado blandiéndolo desde el 5 de diciembre de 1965,
    cuando sugirió por primera vez que: “Los muy activos grupos
    anticastristas en Miami se han desvanecido en una oscuridad virtual”.

    Volvía sobre ello el 10 de octubre de 1974: “Prácticamente la docena
    completa de cubanos entrevistados desea visitar Cuba por ver a sus
    familiares o solamente volver a su país, que no han visto durante 10
    años o más; y algunos segmentos de la comunidad de exiliados,
    especialmente los jóvenes refugiados crecidos y educados aquí, no están
    interesados en los asuntos cubanos”.

    El 23 de marzo de 1975 publicaba: “Por primera vez un significativo
    número de exiliados está empezando a atemperar su emoción con un
    pragmático realismo geopolítico.”

    Igualmente, el 31 de agosto de 1975: “La mayoría de las personas
    entrevistadas — especialmente los jóvenes, que constituyen más de la
    mitad de los 450.000 exiliados aquí— están deseando que se les permita
    viajar a Cuba. Incluso los empresarios, que constituyen un grupo más
    conservador que los jóvenes, están pensando en comerciar con Cuba una
    vez que se levante completamente el embargo.”

    Y el 4 de julio de 1976: “Una nueva generación de profesionales de entre
    25 y 35 años de edad ha reemplazado al viejo liderazgo del exilio”.

    Hay más ejemplos. Demasiados para hacer creíble un argumento así.

    Source: Contradicciones, inexactitudes y omisiones | Diario de Cuba –
    http://www.diariodecuba.com/cuba/1413196426_1374.html