Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    EUA debe levantar el embargo a cambio de una abertura política en Cuba

    EUA debe levantar el embargo a cambio de una abertura política en Cuba
    [28-07-2014 10:42:30]
    Jorge Hernández Fonseca

    (www.miscelaneasdecuba.net).- El embargo norteamericano que pesa sobre
    Cuba ha sido un tema de debate, argumentación y división dentro de la
    oposición política cubana al régimen de los hermanos Castro. “No ha
    cumplido sus objetivos”; “Es una justificativa para el castrismo”; “No
    es un problema cubano”; “Es un remanente de la guerra fría”; “Levantarlo
    llevará a un cambio positivo dentro de la isla”; “Es la causa de la
    deplorable situación económica cubana”; “Sin el embargo Cuba sería un
    paraíso”; “El embargo es injerencista”; “El embargo implica un ‘bloqueo’
    a Cuba”, entre otros puntos de vista, muchos de ellos acuñados por el
    castrismo, otros por opositores honestos.
    Los enunciados anteriores –todos– implican siempre verdades a medias,
    precisamente para ser creíbles, pero en ninguno de los casos son
    verdades absolutas. Bajo el embargo Cuba pasó los largos años del
    subsidio soviético (desde la década del 60 hasta inicios del 90) sin ser
    mencionado por el oficialismo, pero cuando la subvención terminó, la
    propaganda oficial lo resucitó “de entre los muertos”. En realidad los
    opositores cubanos –sean cuales fueran sus criterios sobre esta medida
    de EUA hacia Cuba– pueden entender que el embargo es una importante
    herramienta de negociación de EUA con el castrismo, ahora que la Cuba de
    los hermanos Castro finalmente enarbola bandera blanca ante “el enemigo
    del norte”.

    Hasta el más ingenuo opositor a la dictadura castrista sabe que Estados
    Unidos no va a levantar el embrago sin que los hermanos Castro paguen el
    precio que esto implica. ¿Por qué el régimen cubano insiste en que para
    liberar al norteamericano Alán Gross, EUA debe “reciprocar” liberando
    los 3 espías cubanos que permanecen presos en Norteamérica, y con el
    embargo pide su eliminación “unilateral” sin “reciprocar”, ni dar nada a
    cambio?

    Un grupo de exitosos empresarios cubano-americanos ha pedido
    directamente al presidente norteamericano Barack Obama el levantamiento
    de limitaciones financieras, económicas y comerciales que EUA mantiene
    respecto a la Habana. Es un derecho de estos empresarios el pedir
    semejante medida en el área económica de parte del ejecutivo
    norteamericano –área en la cual se han desarrollado. Por la misma razón
    –y con el mismo derecho– políticos opositores cubanos deben pedir al
    gobierno norteamericano el negociar con los Castro el levantamiento del
    embargo a cambio de una apertura política, también en el área en la cual
    se desempeñan.

    Estamos ante una realidad de conversaciones –ya en curso– entre la
    Unión Europea y la Cuba de los hermanos Castro. De igual manera, se
    aproximan negociaciones entre EUA y los representantes de Fidel y Raúl.
    Sin embargo, no habrá conversaciones entre la dictadura cubana y los
    opositores políticos (como debería ser). Este diálogo no se dará porque,
    de parte de la oposición sería traicionar la memoria de luchas contra
    los opresores y de parte de la dictadura cubana no hay voluntad
    política. Son dos las razones básicas para que este diálogo no se
    efectúe: primero, la dictadura no quiere diálogo con los opositores
    cubanos (prefiere dialogar con “el enemigo externo”) y las veces que ha
    conversado con opositores cubanos, ha sido un puro monólogo; segundo,
    porque el diálogo sólo se produce cuando ambas partes están convencidas
    que del diálogo surge una mejor posición para ambos contendientes, y
    este no es el caso ahora, ni de la dictadura castrista, ni de la
    oposición política democrática digna, que entiende el diálogo con el
    opresor en las actuales circunstancias como una traición.

    En el caso específico de EUA –y ante el avance de las influencias
    conjuntas de Rusia y China dentro de Cuba– y procurando además lesionar
    los intereses norteamericanos en todo nuestro hemisferio ofreciendo
    créditos e inversiones a Latinoamérica toda, EUA debe tomar providencias
    urgentes para definir una política exterior pro activa respecto a Cuba y
    a la intromisión de China y Rusia en nuestro Sub Continente todo,
    saliendo de la inercia actual.

    Así las cosas resulta claro que la oposición política cubana debe
    empeñarse en ejercer la mejor de sus influencias, tanto dentro de la
    Unión Europea (donde tiene muy poca influencia real) como ante el
    gobierno actual de EUA, aportando sus argumentos para que sean
    analizados por estas grandes potencias, con vistas a que los utilicen en
    las conversaciones con Cuba.

    Un grupo de opositores cubanos ya ha ido a Europa (Madrid) para hablar
    sobre las futuras negociaciones Europa-Cuba y recientemente fueron de
    nuevo en España para tratar de influir en los negociadores europeos. Los
    intereses cubanos y los intereses de la UE y EUA deben coincidir en los
    pedidos que se le hagan. No es el caso de incluir opositores cubanos en
    delegaciones foráneas, o incluir una parte cubana (opositora) en
    negociaciones a los que no han sido convidados. Lo correcto sería
    proponer elementos de negociación a Europa y a EUA de beneficio, tanto a
    los cubanos en general, como para europeos y norteamericanos, con
    argumentos que resulten aceptables (y evidentes) para toda la comunidad
    internacional.

    Los EUA por su parte, tienen en el levantamiento del embargo la carta de
    negociación que los europeos perdieron renunciando a su posición común.
    Este particular debe ser aprovechado en conjunto con la real y actual
    influencia que tiene el exilio cubano dentro de EUA sobre las decisiones
    del ejecutivo y el legislativo norteamericano, estructurando argumentos
    para que EUA no entregue su más importante carta de negociación –el
    embargo– sin pedirle al castrismo una apertura política a cambio. De
    esta manera, el ejecutivo de EUA pondría en crisis la posición cubana de
    no abrirse políticamente, en la seguridad de que el mundo exterior vería
    esa propuesta con muy buenos ojos y aprobaría la lógica de que, en todas
    las negociaciones “hay que dar para que se reciba”. Adicionalmente, el
    pedido de apertura política estaría muy en fase con la cultura política
    latinoamericana actual, ya que hasta en regímenes como el “chavismo”
    venezolano, el “evismo” boliviano y el “correismo” ecuatoriano, hay
    elecciones pluripartidistas.

    No creo que los opositores cubanos deban pedir ahora diálogo con los
    hermanos Castro; pero ya que las conversaciones se van a producir entre
    aliados democráticos (EUA y la UE) y la dictadura cubana, sí creo que
    debemos poner todo nuestro empeño en convencer a EUA y la UE (ambos
    demócratas y libres) de la necesidad de obligar a la dictadura cubana a
    actuar en adelante más acorde con la cultura política mundial actual,
    para que se abra políticamente.

    El pueblo cubano ha ejecutado una larga y constante lucha por sus
    libertades democráticas en este más de medio siglo. Nada más lógico que
    ahora las potencias que negociarán con la dictadura sus intereses,
    incluyan en sus negociaciones la necesidad del acceso de los cubanos a
    sus derechos políticos cercenados sin razón de ningún tipo, sobre todo
    cuando la dictadura se dispone a negociar con “el enemigo”, debe verse
    obligado a darle libertad a su pueblo.

    Para la apertura política (poca o mucha) que se logre de este proceso en
    manos de aliados democráticos (si es que convencemos a la UE y a EUA –y
    si se logra la apertura política en las conversaciones–) toda la
    oposición cubana debe estar preparada para dar la batalla pacífica
    dentro de la isla en el terreno cívico. La dictadura también se prepara
    para esta nueva fase –que sabe inevitable de la lucha– y ya monta sus
    “partidos políticos opositores” amañados.

    El nuevo campo de acciones que surja de una situación como la descrita
    será gradual, porque no habrá una derrota contundente e inmediata del
    castrismo, pero seguramente habrá resquicios a los que nuestro pueblo se
    asirá junto a la oposición democrática, para superar esta pesadilla, de
    demasiados años oprimiendo, reprimiendo y dividiendo a la Nación Cubana.

    Source: EUA debe levantar el embargo a cambio de una abertura política
    en Cuba – Misceláneas de Cuba –
    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/53d60cf63a682e13f06d976e#.U9YVXPmSwx4