Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    El gobierno de Cuba carga contra el acceso libre de Wi-Fi

    Publicado el sábado, 06.14.14

    El gobierno de Cuba carga contra el acceso libre de Wi-Fi
    JUAN O. TAMAYO
    JTAMAYO@ELNUEVOHERALD.COM

    Cuando la red ilegal de Wi-Fi en el barrio habanero de Mantilla estaba
    en funcionamiento, 120 miembros podían disputar juegos de computadora e
    intercambiar noticias, películas y programas de televisión entre ellos
    fuera de la vigilante mirada del gobierno comunista.

    Una redada de agentes de la Seguridad del Estado, policías y empleados
    del monopolio estatal de las comunidaciones ETECSA confiscó el 25 de
    mayo varias computadoras y poderosos intensificadores de señales o
    boosters de la señal de Wi-Fi, y cerró la red.

    Pero la redada llamó la atención sobre las redes de Wi-Fi en la isla,
    una de las vías, en su mayoría semisecretas e ilegales, con las que un
    creciente número de ases cubanos de la computación usan para
    intercambiar información y entretenimiento no censurados.

    Existen aplicaciones que permiten a los dueños de teléfonos inteligentes
    conversar y buscar en la red – sin disponer de un verdadero acceso a
    internet. Existen programas que les permiten enviarse mensajes
    encriptados unos a otros, y esos envían automáticamente las principales
    noticias del día en incluso los horóscopos como correos electrónicos.

    En el país con la peor cobertura de internet en el hemisferio
    occidental, los teléfonos ilegales y las “compañías” de internet usan
    teléfonos satelitales para eludir a ETECSA y a la Seguridad del Estado.
    Y éstas son plataformas de medios sociales para los cubanos con nombres
    como La Cubanada y Despierta Cuba.

    Las autoridades cubanas la emprenden regularmente contra tales
    innovaciones como parte de una “guerra cibernética” de Estados Unidos
    para derrocar el régimen. Y la Agencia de Estados Unidos para el
    Desarrollo internacional financió ciertamente para los cubanos el
    desarrollo de ZunZuneo, una controvertida plataforma parecida a Twitter.

    Pero muchas de las nuevas tecnologías que se usan en la isla pasan por
    encima de los controles, se desarrollan en el extranjero y son
    importadas por los cubanos para su uso personal – una prueba de que el
    gobierno está perdiendo la batalla para controlar el acceso a internet y
    la información sin censura.

    Los funcionarios cubanos están “creando una muralla que tiene
    filtraciones y tapándolas con los dedos. Pronto habrá más filtraciones
    que dedos”, dijo Ted Henken, un profesor del College Baruch en Nueva
    York que estudia la blogosfera del país.

    La más reciente filtración que se hizo pública es la de las redes de
    Wi-Fi, esencialmente grupos de amigos y vecinos que comenzaron a
    conectar hace casi una década sus routers personales para participar
    varios en juegos de computadoras e intercambiar programas de
    entretenimiento.

    Las redes de Wi-Fi “son ampliamente utilizadas en Cuba en estos días a
    cambio de información que no dan los medios oficiales”, dijo Alvaro
    Yero, técnico de computadora y periodista que formó parte de la red de
    Mantilla, conocida como el Equipo de Víbora Park.

    En un principio, los censores del gobierno se hicieron de la vista
    gorda, incluso a pesar de que cada vez se usaron equipos más potentes
    para mejorar las señales, ampliar las áreas de cobertura y las
    velocidades de transmisión, según el blog La Singularidad, que ayuda a
    los cubanos a encontrar información sin censura.

    “Pero lo que ha estado pasando últimamente es que atacan las redes con
    más virulencia”, desde que el programa ZunZuneo cobró notoriedad a
    principios de abril, agregó el blog.

    Otras dos redes en La Habana y otra en Cienfuegos, a 140 millas de la
    capital, fueron cerradas por las autoridades en lo que va de año. Sin
    embargo, Yero dijo que solamente La Habana tiene por lo menos 12 redes
    que siguen funcionando, en tanto los residentes de Cienfuegos dijeron
    que saben de otras dos que todavía continúan operando.

    El Equipo de Víbora Park tiene 120 miembros que usaban contraseñas para
    tener acceso a la red, sin tener que pagar, y los juegos, películas y
    programas de televisión se almacenan en un servidor improvisado, dijo
    Yero, cuyo informe sobre los cierres apareció en el portal de Miami
    Cubanet. Yero dijo que no sabía el nombre del programa de computadora
    que se utilizó para coordinar las múltiples conexiones.

    La red tiene su propia “página de inicio” pero sin acceso a la internet,
    agregó Yero. Otros, sin embargo, dijeron que aunque la mayor parte de
    las redes de La Habana no tienen acceso a internet, algunas logran
    acceso ocasional pagándoles sobornos a funcionarios gubernamentales que
    tienen cuentas debido al tipo de trabajo que hacen.

    Yero dijo que el mismo hombre que tiene la red de Mantilla tiene otra,
    incluso más grande, que cuenta con 400 miembros, que la policía cerró a
    principios de mayo. Esa red estaba conectada a una serie de otras que
    extendían la cobertura hasta 10 millas de distancia, le dijo Yero a el
    Nuevo Herald.

    El hombre les cobra a los miembros hasta $10 mensuales por el acceso
    además de un “paquete” básico, una compilación de películas,
    telenovelas, deportes y reportes noticiosos que por lo general se arman
    en el extranjero y con frecuencia de pasan de mano en mano entre los
    cubanos a través de discos DVD o flash drives.

    La policía confiscó equipos valorados en casi $1,100 durante la primera
    redada y multó al operador de la red con $1,000. Recibió otra multa de
    $180 después de la última redada, pero nunca ha sido acusado de ningún
    delito.

    El mes pasado, funcionarios de ETECSA también cerraron una red de Wi-Fi
    que llevaba funcionando desde hacía casi una semana en un edificio de
    apartamentos en el barrio Pastorita de Cienfuegos, con un alcance de
    hasta 300 pies, de acuerdo con otro informe aparecido en Cubanet.

    “No importa las veces que les expliqué que sólo la usaba para juegos,
    ellos no lo entendían. Decían que lo que yo hacía era ilegal y se
    llevaron los equipos”, dijo el dueño de la red, un joven que solamente
    fue identificado como Carlos Daniel.

    Las leyes cubanas al parecer no son claras en lo que se refiere a
    equipos de Wi-Fi, y varios intensificadores de señales de la marca Nano
    están a la venta por $250 en el portal de internet Revolico, una versión
    cubana de eBay. Sin embargo, el gobierno bloquea el acceso de los
    cubanos a dicho portal.

    El subcontratista de USAid. Alan P. Gross cumple en la actualidad una
    condena de 15 años en La Habana por usar teléfonos satelitales para
    crear tres redes de Wi-Fi y acceso a internet para los judíos cubanos
    fuera de los controles estatales. Gross fue hallado culpable de poner en
    peligro la soberanía cubana, considerado un delito de seguridad nacional.

    Source: El gobierno de Cuba carga contra el acceso libre de Wi-Fi – Sur
    de la Florida – ElNuevoHerald.com –
    http://www.elnuevoherald.com/2014/06/14/1773549/el-gobierno-carga-contra-el-acceso.html