Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Latinoamérica y los tres espías

    Latinoamérica y los tres espías
    No sería extraño que varios gobiernos dispuestos a acoger presos de
    Guantánamo intercedan con Obama a favor de Castro
    viernes, marzo 28, 2014 | Julio Cesar Álvarez

    LA HABANA, Cuba.-La Casa Blanca maniobra con gobiernos latinoamericanos
    para liberar a detenidos de la cárcel de la Base Naval de Guantánamo. El
    presidente uruguayo, José Mujica, aseguró que el presidente cubano Raúl
    Castro apoyará la idea. También el secretario de Estado norteamericano,
    John Kerry, afirma que tiene “un par de ideas” para liberar a Alan Gross.

    Todo ello junto apunta a que los espías cubanos presos en los EEUU
    pudieran ser otra variable dentro de esa ecuación, a pesar de que la
    embajadora norteamericana, Julissa Reynoso, haya manifestado
    públicamente que no habrá ningún intercambio.

    El presidente uruguayo, José Mujica, aseguró que apoyará la idea de
    Obama de distribuir a detenidos de la Base Naval de Guantánamo en varios
    países latinoamericanos.

    Aunque Mujica no puso como condición para recibir a los detenidos de la
    cárcel de Guantánamo la liberación de los 3 espías cubanos de la Red
    Avispa, sí afirmó que “pedimos por favor al Gobierno norteamericano que
    haga lo posible para que esos dos o tres presos cubanos, que hace muchos
    años que están allí, se busque la manera de liberarlos porque también es
    una vergüenza”, en clara alusión a los tres espías cubanos encarcelados.

    No sería extraño que otros gobiernos latinoamericanos dispuestos a dar
    refugio a presos de la cárcel de Guantánamo le hagan la misma petición
    al presidente estadounidense.

    Hace algunos años, y cuando aún le quedaba al gobierno cubano alguna
    maniobra legal para tratar de resolver en los tribunales de apelaciones
    norteamericanos el caso de sus cinco espías, no contemplaba la
    posibilidad de canjearlos por los prisioneros políticos cubanos, en caso
    de que hipotéticamente se abriera esa opción.

    El defenestrado ministro de relaciones exteriores, Felipe Pérez Roque,
    aseguraba que ese canje no era válido, pues según él los presos
    políticos cubanos eran culpables y sus cinco espías no.

    Desde que las oportunidades para liberar a sus hombres desaparecieron en
    los tribunales norteamericanos, el gobierno cubano cambió completamente
    sus tácticas. El propio Raúl Castro ofreció públicamente canjear a los
    presos políticos cubanos por los espías, pero en aquella ocasión al
    gobierno de Obama no le interesó el asunto.

    El Estado cubano encarceló al contratista Alan Gross, y lo puso
    abiertamente a la subasta para un futuro canje, una operación a todas
    luces motivada más para obtener una moneda de cambio para sus espías,
    que para sancionar un acto delictivo, dada la edad, y los supuestos
    delitos de Gross.

    El gobierno norteamericano no ha querido hasta ahora seguirle el juego a
    La Habana, pero las recientes declaraciones del Secretario de Estado
    Norteamericano, John Kerry, en cuanto a que tiene “un par de ideas” para
    liberar a Alan Gross, y toda la maniobra que desarrolla la Casa Blanca
    con los gobiernos latinoamericanos para liberar detenidos de la cárcel
    de Guantánamo, dan una pista para creer que se cocina algo, y que
    posiblemente los espías cubanos pudieran ser ingredientes.

    Obama prometió cerrar la cárcel de la Base Naval de Guantánamo, una
    promesa incumplida hasta ahora. La presión para gestionar la liberación
    de Gross también es grande.

    Para llegar a cumplir su promesa sobre Guantánamo y liberar a Alan Gross
    al mismo tiempo, Obama podría recurrir a los tres espías cubanos. Tras
    bambalinas se hace muchas veces la verdadera política.

    Source: Latinoamérica y los tres espías | Cubanet –
    http://www.cubanet.org/opiniones/latinoamerica-y-los-tres-espias/