Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Me comunico o no me comunico?

    ¿Me comunico o no me comunico?
    Jueves, 06 de Junio de 2013 04:14
    Escrito por Hildebrando Chaviano Montes

    Cuba actualidad, El Vedado, La Habana, (PD) Hay un viejo proverbio de
    corte racista que dice, “La necesidad hace parir mulatos”.

    El gobierno cubano al fin se ha decidido a parir Internet para los
    cubanos. Ha sido un proceso doloroso, a regañadientes. Se pueden leer en
    el Granma las quejas y lamentos al darse cuenta que este muchacho WWW se
    les va a ir de control por mucho que pretendan aplicarle la Ley Mordaza.

    Obligados por el atraso tecnológico e ideológico que hace a Cuba
    retroceder en medio del veloz desarrollo del mundo circundante, los
    gobernantes (¿son dos?), después de deshojar tantas margaritas, tomaron
    una decisión en el dilema Internet o no Internet: van a correr los
    riesgos que corre cualquier dictadura cuando decide abrirse, y es lógico
    que teman al desmadre.

    De nada valdrán las tarifas prohibitivas, ni las advertencias al estilo
    de: “No usar el servicio para realizar acciones que puedan considerarse
    por ETECSA o por las autoridades administrativas y judiciales
    competentes, como dañinas o perjudiciales para la seguridad pública, la
    integridad, la economía, la independencia y la soberanía nacional.
    Actuar con total respeto a la legislación vigente.” O aquella otra de
    que ETECSA denegará al usuario el uso del servicio de forma
    inmediata”cuando se detecte que durante el transcurso de la sesión, ha
    incurrido en alguna violación de las normas de comportamiento ético que
    promueve el Estado cubano”.

    Si las antes mencionadas advertencias se refieren al uso de la red de
    redes en actividades relacionadas con el terrorismo o la pornografía
    infantil, está bien que sobre el comisor caiga todo el peso de la ley.
    Pero en el caso cubano, la coletilla sirve para advertir a los
    disidentes políticos que si bien Internet no es solo para los
    revolucionarios, la intolerancia ideológica se mantiene incólume y no
    van a dudar en teñir de negro cualquier estación del año.

    El acceso a blogs y periódicos opositores no será fácil para los
    ciudadanos que quieran conocer cómo piensan otros dentro y fuera de
    Cuba, o lo que ocurre en el mundo que la prensa oficial oculta, dice a
    medias o tergiversa.

    Ahora de golpe cambian algunas cosas. Por ejemplo, el norteamericano
    Alan Gross debería ser puesto en libertad, al considerarse oficialmente
    que las conexiones inalámbricas no son ilegales, sino provechosas y
    deseables, aunque económicamente inaccesibles por el momento. Queda
    demostrado así, que el proceso judicial y posterior encarcelamiento de
    Gross es un hecho más en la tradicional política de meter miedo, crear
    enemigos y hacerlos padecer lo más posible; desviar la atención de los
    problemas que enfrenta el país, y de paso extorsionar al gobierno
    norteamericano.

    Que no teman los gobernantes a Internet, Wi Fi, o la digitalización de
    la televisión, a lo que deben temer es a sus burradas y a la corrupción
    que ellos mismos han generado y permitido por más de medio siglo. Los
    enemigos de lo que pudo ser un proceso político basado en la democracia
    y el desarrollo económico, los verdaderos enemigos de Cuba y de los
    cubanos, todavía ocupan los primeros puestos en la dirección del Estado.

    Para Cuba actualidad: hildebrando.chaviano@yahoo.com
    http://hchaviano5.blogspot.com

    http://primaveradigital.org/primavera/politica/54-politica/7667-ime-comunico-o-no-me-comunico-.html