Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Cuba, un santuario de prófugos de la justicia de EEUU

    Publicado el sábado, 05.18.13

    Cuba, un santuario de prófugos de la justicia de EEUU
    Juan Carlos Chavez
    jcchavez@elnuevoherald.com

    Cuando el Buró Federal de Investigaciones (FBI) decidió incluir
    recientemente en su lista de los terroristas más buscados a una mujer
    que vive tranquilamente en La Habana, muchos se preguntaron abiertamente
    si el anuncio ayudaría a resolver un caso que se ha mantenido
    inalterable desde hace más de tres décadas.

    El anuncio del FBI sacó a flote una espinosa y compleja discusión sobre
    el papel que juega Cuba para decenas de fugitivos de Estados Unidos.
    Según autoridades federales, congresistas y expertos familiarizados con
    el tema, al menos 70 prófugos de la justicia encontraron refugio en la
    isla, convirtiéndolo en una especie de santuario al otro lado del
    Estrecho de la Florida.

    Desde secuestradores de aviones y asesinos convictos hasta traficantes
    de armas y estafadores al Medicare —el programa para ancianos y
    discapacitados financiado por los contribuyentes— muchos de estos
    fugitivos no solo han logrado evadir el peso de la ley estableciéndose
    en La Habana y otras ciudades. De hecho han recibido beneficios en la
    isla como cualquier otro ciudadano de a pie, incluyendo atención médica,
    tarjetas de racionamiento y vivienda, entre otros.

    “Cuba sabe que esto molesta a las autoridades de Estados Unidos y es una
    situación que no cambiará. El gobierno cubano no ha hecho absolutamente
    nada para solucionar esta situación”, dijo a El Nuevo Herald Andy Gómez,
    analista del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano Americanos de la
    Universidad de Miami.

    Gómez añadió que en más de una ocasión ha escuchado de fuentes
    confiables que algunos convictos por fraude al Medicare siguen
    realizando sus operaciones desde la isla con el conocimiento de los
    funcionarios del gobierno cubano, explicó Gómez.

    “Nosotros entrevistamos a un cubano que venía frecuentemente al sur de
    la Florida para recoger dinero en efectivo. Era un fraude al Medicare y
    el hombre regresaba a Cuba tranquilamente”, dijo Gómez. “Esa persona no
    podía pasar por la aduana sin el consentimiento de las autoridades”.

    Estafadores del Medicare

    En poco más de dos décadas, decenas de inmigrantes cubanos que fueron
    acusados de engañar y robar dinero de los contribuyentes al Medicare
    escaparon a la isla sin que las autoridades pudieran arrestarlos. La
    mayoría de los fugitivos nacieron en Cuba y emigraron al sur de la
    Florida a fines de los años 80.

    Pero también hay una lista no menos importante de prófugos que quizá
    nunca antes en su vida tuvieron contacto con Cuba hasta que la situación
    los obligó a hacerlo.

    Este es el caso de Joanne Chesimard, de 65 años, una extrovertida
    integrante de las Panteras Negras y el Ejército de Liberación quien hace
    cuatro décadas escapó a Cuba luego de ser condenada por matar con una
    frialdad espeluznante a un policía de carreteras de Nueva Jersey, en 1973.

    Chesimard escapó a Cuba y obtuvo asilo político después de que tres
    pistoleros la ayudaron a huir de una prisión de mujeres en 1979. Desde
    entonces, funcionarios estadounidenses, el FBI y la oficina del
    Procurador General de Nueva Jersey han fracasado en sus intentos de
    conseguir que el gobierno cubano entregue a Chesimard, quien se hace
    llamar ahora Assata Shakur.

    A inicios de abril las autoridades federales aumentaron a $2 millones la
    recompensa por su captura. Su nombre también fue incluido en la lista de
    los 10 terroristas más buscados a escala internacional. El anuncio fue
    respaldado fuertemente por la congresista Ileana Ros-Lehtinen,
    republicana por Miami.

    “Mientras el pueblo cubano sigue sufriendo bajo el régimen tiránico,
    fugitivos y terroristas son estimados y celebrados por los hermanos
    Castro”, dijo Ros-Lehtinen. “Chesimard se une a otros miembros de grupos
    terroristas como las FARC y el ETA, quienes ven a Cuba como un santuario
    para escapar de la justicia”.

    Otros casos en los que Cuba ha dado protección y refugio incluyen al ex
    agente de la CIA Frank Terpil, un traficante de armas convicto, y del
    financista y estafador convicto Robert Vesco. Las autoridades federales
    también quisieran hablar con el ex agente de la CIA, Philip Agee, que
    reveló la identidad de operativos de la CIA y desertó en Cuba.

    No acercamiento posible

    En el plano político hay varios elementos que frenan un acercamiento
    entre ambos gobiernos. De un lado, la falta de relaciones diplomáticas y
    un acuerdo de extradición; del otro, el rechazo de Cuba a ser incluida
    en la lista del Departamento de Estado de países que apoyan el terrorismo.

    El reporte del 2012 del Departamento de Estado colocó a Cuba, Irán,
    Siria y Sudán en la lista. En el caso de Cuba, destacó relaciones de su
    gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC), de Colombia; y
    Patria Vasca y Libertad (ETA), de España.

    “Es un tema difícil, esa gente no debe estar en Cuba. Tiene que haber
    una manera de asegurar que regresen a enfrentar la justicia, pero el
    problema es que además hay casos de personas en Estados Unidos que el
    gobierno cubano está pidiendo, como Luis Posada Carriles”, manifestó
    Phil Peters, experto en temas cubanos, radicado en Washington.

    En abril del 2011 un jurado de siete mujeres y cinco hombres de El Paso,
    Texas, absolvió a Posada Carriles de 11 cargos de mentir a funcionarios
    de inmigración sobre una presunta participación en una serie de
    atentados con bombas en Cuba en 1997, así como sobre la forma en que
    arribó a este país en el 2005.

    Otros temas pendientes que podrían estar minando el terreno son la
    situación del contratista estadounidense Alan P. Gross, quien cumple una
    condena de prisión de 15 años.

    El caso Gross es uno de los principales obstáculos que impiden cualquier
    acercamiento o evaluación del gobierno de Estados Unidos sobre su
    política hacia Cuba. El secretario de Estado, John Kerry, declaró que
    Washington no canjeará a los espías cubanos en Estados Unidos por Gross.

    Uno de los espías, René González, fue puesto en libertad condicional en
    el 2011. Hace una semana la defensa de González acreditó ante un
    tribunal de Miami la renuncia del agente cubano a la ciudadanía
    estadounidense. El trámite fue hecho con el propósito de que se le
    autorice definitivamente a permanecer en Cuba y no tenga que regresar a
    Estados Unidos a cumplir el resto de su condena.

    Mauricio Claver Carone, director ejecutivo del Comité de Acción Política
    a favor del embargo US Cuba Democracy, con sede en Washington, dijo que
    los prófugos que han encontrado refugio en Cuba comparten un denominador
    en común.

    “Grupos radicales, ataques a cuerpos policíacos e instituciones
    financieras y del gobierno reflejan el profundo antiamericanismo del
    régimen cubano”, indicó Claver. “Es algo que deben de recordar aquellos
    que piensan posible negociar de buena voluntad con ellos”.

    http://www.elnuevoherald.com/2013/05/18/v-fullstory/1479380/cuba-un-santuario-de-profugos.html