Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Los americanos

    Los americanos…
    Martes, 23 de Abril de 2013 00:50
    Escrito por Juan Gonzalez Febles

    Cuba actualidad, Lawton, La Habana, (PD) La canción que puso en boga
    Alberto Cortez lo decía: “…nacen ancianos y van enniñeciendo a través
    de la vida, los americanos…”.

    Un político norteamericano elevado a la silla presidencial, garantizó,
    por motivos puramente sentimentales (por no decir electorales), que el
    Ejército Rojo impusiera el que fuera posterior y lamentablemente
    conocido como “campo socialista”.

    Otro político igualmente norteamericano, detuvo en su avance al general
    Douglas Mc Arthur e impidió de esta forma una Corea democrática
    unificada y alineada con Occidente.

    No debe pasarse por alto como un político norteamericano, también
    elevado a la silla presidencial, y por supuesto, elevado al liderato del
    mundo libre, privó de apoyo aéreo a la invasión de Playa Girón o Bahía
    de Cochinos y garantizó para Cuba, desde aquel momento, 52 años de
    dictadura militar, unipersonal, totalitaria de izquierda, entre otras
    incidencias mayores y menores en el terreno internacional.

    La diferencia entre un político y un estadista es que el primero piensa
    y actúa en función de las próximas elecciones o quizás por algún que
    otro motivo sentimental, mientras que el estadista tiene otras
    motivaciones. Digamos que un estadista, como lo fue la recién fallecida
    ex primera ministra británica Margaret Thatcher o el también fallecido y
    ex primer ministro británico, Sir Winston Churchill, piensa en la
    historia y en los intereses y situaciones estratégicas a largo plazo que
    es capaz de intuir o prever.

    El peso que los Estados Unidos aportan en su condición de líderes del
    mundo libre, siempre será determinante para la historia que se escribirá
    a partir de sus errores. En el caso cubano, y en la actualidad, la
    situación es y siempre será mucho más grave.

    Algún día se sabrá o no que muchos eventos que se desarrollan ante
    nuestras ya no tan sorprendidas narices, suceden o pueden haber sucedido
    bajo la inspiración de los servicios especiales de inteligencia y
    contrainteligencia del régimen cubano. Pero sucede, y luego vendrán las
    consecuencias.

    El programa para refugiados que auspicia la Sección de Intereses de
    Norteamérica en La Habana, más conocida por su sigla SINA, es capaz de
    negar la posibilidad de viajar a opositores con una hoja de servicios
    irreprochable. Por otra parte, autoriza la salida de miembros de
    Testigos de Jehová, de esos que saltan espantados con solo escuchar que
    se habla de política o se critica al gobierno cubano en la cola en que
    en ocasiones comparten tiempo y espacio, con opositores necesitados del
    pésimo servicio que ofertan las salas de internet establecidas en SINA.
    Por cierto, en las salas de SINA no existe privacidad para la
    correspondencia on line.

    Sobre este particular, nadie comprende cómo es posible que las salas de
    internet de SINA sean operadas por personas aprobadas por las
    autoridades de la Isla. Estas personas se ha documentado que mantienen
    contactos con la policía Seguridad del Estado y es un hecho que si no
    colaboraran, no podrían disfrutar de un tan ventajoso destino laboral
    como lo es SINA.

    Alan Gross permanece en prisión y nadie parece interesarse como fue
    posible que contactara a personas que no pidieron ni tan siquiera
    esperaban ser contactadas. El pobre Gross cayó en una ratonera y ninguno
    de los cómplices en la preparación de la trampa en que cayó ha sido
    investigado o si lo fueron, no se tiene información sobre ese particular.

    No estaría de más saber quién anduvo detrás del respaldo de los últimos
    “héroes no prisioneros del imperio”, destapados para la publicidad en
    los últimos cinco años desde Cuba, ¿coincidirán o se repetirán algunos
    nombres?

    Últimamente, las novedades apuntan a cosas que no se comprenden. Es
    posible que algún día sepamos cuánto dinero del contribuyente
    norteamericano se ha usado y cuanto se usa en la actualidad para
    financiar operaciones encubiertas de los servicios de inteligencia y
    contrainteligencia del régimen cubano. La incompetencia proverbial de
    estos servicios es frecuente motivo de chanza por parte de elementos
    significativos dentro de la que se da en llamar la comunidad de
    inteligencia mundial.

    Tengamos paciencia, algún día todo se sabrá y el expediente cubano
    actual se sumará a su ya larga lista de pifias, errores y horrores. Lo
    dice la tonada, “…si conocen historia no es por haber leído, sino de
    haberla visto en su cine americano, al gusto de… los americanos”.

    Para Cuba actualidad: j.gonzalez.febles@gmail.com

    http://primaveradigital.org/primavera/politica/54-politica/7197-los-americanos-.html