Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    La carta de juego del castrismo

    La carta de juego del castrismo

    [08-04-2013]

    Dr. Darsi Ferrer

    Ex preso de Conciencia

    (www.miscelaneasdecuba.net).- En Cuba ningún suceso de connotación

    política es casual, mucho menos inocente, ni puede hablarse de cabos

    sueltos por pura espontaneidad. Eso es para los bobos. Detrás de cada

    acción de ese tipo está la mano del aparato de inteligencia moviendo

    fichas con precisión milimétrica, en función de alcanzar objetivos

    estratégicos planificados con total rigor. ¿De qué les hablo

    específicamente?

    Por ejemplo, de la inesperada presencia en la isla del pitcher de

    grandes ligas José Ariel Contreras , la salida al exterior de

    prominentes opositores (Yoani Sánchez, Berta Soler…), la reciente

    visita de una delegación de ocho congresistas americanos, que incluyó

    entrevistas con Raúl Castro y otros dirigentes del régimen, el concierto

    en un barrio habanero del cantante exiliado Issac Delgado, junto al

    confesado castrista Silvio Rodríguez y, por último, el viaje de "paseo"

    a la Perla de las Antillas de la prestigiosa cantante y compositora

    estadounidense, ganadora de 17 Grammys, Beyoncé, acompañada de su

    esposo, el también famoso rapero Jay-Z. Si se fijan, todos estos eventos

    tienen una supuesta razón de ser declarada que enmascara el verdadero

    motivo responsable, que queda oculto o pretenden esconder.

    Revisemos lo expuesto ante la opinión pública: Contreras viajó por

    razones familiares, los opositores han salido a cuenta de la apertura o

    las reformas migratorias implementadas por el castrismo, los

    congresistas americanos fueron a la isla interesados en la situación de

    Alan Gross, Issac respondió a una invitación personal de Silvio y

    Beyoncé y su esposo están celebrando su quinto aniversario de bodas…

    ¿Qué nice, verdad? Pero la motivación escondida detrás de todos estos

    eventos concatenados, y no desperdigados, comienza en las solapadas

    operaciones estratégicas asumidas por el aparato de la Seguridad del

    Estado, preparándose a toda carrera para afrontar el futuro luego de

    conocer la gravedad de la salud del gobernante subvencionador, Hugo

    Chávez, y que su desenlace sería la muerte.

    Los Castro no tienen opción ni alternativa de reactivar la quebrada

    economía totalitaria. Sobreviven de modo parásito, del subsidio

    multimillonario que aún le sacan a Venezuela. Pero sin Chávez esa

    regalía va a desaparecer en el corto plazo. Ellos son los mejores

    informados de esa situación inmodificable, y solo les queda la

    pretensión de agarrarse de otra ubre. La tabla salvadora a la que le han

    echado el ojo, y luchan hasta con las uñas por clavarle los colmillos,

    es el exilio de Miami, para que le sirva de puerta de entrada al

    bolsillo de Estados Unidos.

    No tienen otra opción, repito. Ese interés les exige la adopción de

    medidas que mejoren su imagen y calcen la propaganda de que están

    cambiando el rumbo de la dictadura hacia reformas liberalizadoras. Esas

    acciones implican que deben tragarse algunos buches amargos, como la

    salida al exterior de los opositores, pues es de los males el menor. De

    lo contrario, discriminando a sus adversarios políticos, pondrían en

    peligro la credibilidad de las medidas migratorias. Tales medidas les

    garantizan un incremento del flujo de divisas por concepto de remesas, y

    además la posibilidad de resquebrajar la política del embargo y, ya de

    paso, la oportunidad de que la administración Obama tenga justificación

    a mano para ir desmontando el vetusto, y criticado globalmente,

    conflicto bilateral.

    Por detrás también juegan con el chantaje a Estados Unidos, dejándoles

    saber que si el régimen se desploma de golpe ello los empujaría a la

    temida realidad de tener que entrar con los marines y obligatoriamente

    intervenir militarmente Cuba, para controlar el éxodo desestabilizador

    de la Florida y evitar que la isla se convierta en refugio y base

    operativa del narcotráfico y el terrorismo internacional, que

    aprovecharían el problemático litoral que comparten ambas naciones para

    atacar o introducir sus mercancías en territorio americano. Nada, que no

    podemos caer de ilusos. Toda acción dentro del castrismo tiene una

    cínica y manipuladora explicación no reconocida públicamente por sus

    artífices de Villa Marista."

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=38976