Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Judy Gross: “Estoy empezando a perder las esperanzas”

    Publicado el martes, 12.18.12

    Judy Gross: "Estoy empezando a perder las esperanzas"

    Juan O. Tamayo

    jtamayo@elnuevoherald.com

    La esposa de Alan Gross, el subcontratista del gobierno estadounidense

    que lleva tres años preso en La Habana, dijo que tiene la esperanza de

    que la reelección del presidente Barack Obama abrirá las puertas a un

    esfuerzo de la Casa Blanca para liberar a su esposo.

    "Para ser honesta, estoy empezando a perder las esperanzas. Después de

    tres años, es natural", dijo Judy Gross. "Pero creo que tengo un poco

    más de esperanza, ahora que las elecciones han pasado, que la Casa

    Blanca se puede ocupar en sacar a Alan de Cuba".

    La detención de Gross en La Habana desde el 3 de diciembre del 2009 se

    ha convertido en el impedimento clave en las esperanzas de la

    administración Obama de mejorar las relaciones con La Habana en temas

    como la migración, el contrabando de drogas y posibles derrames

    marítimos de petróleo.

    Pero para Judy Gross, su esposo es un hombre injustamente preso que debe

    liberarse tan pronto como sea posible para unirse a su familia en

    Potomac, Maryland, y consolar a su madre Evelyn, de 90 años, quien

    pronto va a comenzar una nueva ronda de quimioterapia para el cáncer.

    "La madre de Alan dice que a ella no le preocupa mucho su salud, que lo

    que a ella le preocupa es ver de nuevo a Alan", dijo Judy Gross en una

    entrevista telefónica del jueves con El Nuevo Herald. "Y yo simplemente

    lo quiero en casa tan pronto como sea posible".

    Alan Gross, de 63 años, fue sentenciado a 15 años de prisión por

    entregar teléfonos satelitales a judíos cubanos, pagados por la Agencia

    de EEUU para el Desarrollo Internacional bajo un programa a favor de la

    democracia proscrito por La Habana por considerarlo como parte de un

    intento para derrocar al sistema comunista.

    Los teléfonos permiten acceso a internet y las personas en el exterior,

    pero eluden el estrechamente supervisado monopolio telefónico del

    gobierno. Cuba dice que su entrega es equivalente a actos contra su

    "independencia o integridad territorial".

    Judy Gross dice que su esposo fue primero a la isla con un grupo de

    otros judíos para aprender sobre la pequeña comunidad judía y entregarle

    medicinas, alimentos y otra asistencia humanitaria.

    "El simplemente se enamoró de la comunidad porque es humanitario y una

    persona verdaderamente sociable", recordó ella. "Así que él quería

    regresar y ayudarlos. Ellos estaban tan aislados, incluso necesitaban

    alimentos".

    Judy Gross dice que su esposo sufre ahora de dolores crónicos y tiene un

    nódulo en su espalda que las autoridades de La Habana insisten en que no

    es maligno, aunque un médico estadounidense que ha leído algunos de los

    informes médicos dijo que no descarta un cáncer.

    "No comprendemos por qué Cuba no permite a un médico de una tercera

    parte para hacer una revisión independiente, y eso nos hace sospechar

    que quizás haya algo malo que están escondiendo", agregó Judy Gross.

    Durante sus tres años de detención en un hospital naval, Alan Gross, de

    seis pies de estatura, bajó de 240-250 libras a unas 150 libras, dijo su

    esposa, "y eso es también atemorizante, porque los cubanos dicen que le

    dan tres comidas al dia y sé que está comiendo".

    "El ahora pesa menos que yo", bromeó Judy Gross, quien agregó que la

    pareja habla por teléfono alrededor de una vez a la semana.

    Judy Gross concedió que en los primeros meses de la detención de su

    esposo, ella no criticó públicamente al gobierno cubano, con la

    esperanza de no enojar a La Habana y prolongar así el tiempo en prisión

    de Alan.

    Pero poco a poco ha ido aumentando el volumen de sus demandas, ahora

    organiza piquetes en las afueras de la misión diplomática cubana en

    Washington y contrató este otoño al abogado de los derechos humanos

    Jared Genser para hacer avanzar la causa de Alan en el escenario

    internacional.

    Hoy en día, ella dice que culpa en primer lugar "al gobierno cubano por

    arrestarlo por cargos falsos, para que pudiera ser un peón… Su arresto

    fue ridículo y su sentencia absolutamente inmerecida. Ellos simplemente

    debieron expulsarlo del país".

    También culpa al contratista privado USAID que contrató a Alan Gross

    para entregar los teléfonos satelitales, a Development Associates Inc.

    (DAI), por no alertarlo de los peligros que corría al ir a Cuba en una

    misión que era claramente peligrosa. Ella presentó demandas contra DAI y

    el gobierno estadounidense por $60 millones.

    "USAID sabía que no era seguro", dijo Judy Gross. "Alan quería ir para

    ayudar a las personas allí. Pero no hubiera ido si hubiera sabido que

    era peligroso".

    Algunos de los informes de Alan Gross a sus supervisores incluyen

    referencias a los riesgos que pasaba en Cuba.

    La Habana ha hecho varias ofertas poco veladas para liberar a Gross a

    cambio de los cinco espías cubanos encontrados culpables en un juicio en

    Miami en 1998. La administración Obama acaba de rechazar, como a menudo,

    las ofertas de cambios, al decir que los dos casos no son similares.

    Uno de los cinco cumple dos sentencias a cadena perpetua por cargos de

    conspiración para asesinar, por ayudar a aviones de guerra cubanos a

    derribar dos avionetas civiles en 1996, matando a todos los cuatro

    hombres de Miami que se encontraban a bordo. Otros tres aún se

    encuentran en prisión y el quinto terminó el año pasado su sentencia a

    prisión de 13 años y cumple ahora una libertad condicional de tres años

    en algún lugar de Estados Unidos.

    Al preguntársele si está a favor de un cambio, Judy Gross dijo que ella

    entiende que la situación con los espías cubanos es "complicada", pero

    no sabe mucho de lo que se acusa a los espías cubanos de haber hecho o

    los cargos legales exactos contra ellos.

    "Estoy a favor de cualquier cosa que traiga a Alan a casa", dijo ella,

    pero agregó que es el deber del gobierno de EEUU comenzar negociaciones

    con Cuba para su liberación.

    "El simplemente decir no, no negociaciones, es irresponsable para mí. Se

    deben sentar y negociar", insistió ella. "Decir no, eso nos hace sentir,

    para ser honesta, que al gobierno de EEUU no le preocupa que él esté en

    una prisión en Cuba".

    http://www.elnuevoherald.com/2012/12/18/v-fullstory/1366475/judy-gross-estoy-empezando-a-perder.html