Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Alan Gross, tres años atrapado en el diferendo Cuba-EEUU

    Alan Gross, Relaciones Cuba-EEUU

    Alan Gross, tres años atrapado en el diferendo Cuba-EEUU

    "El día que exista voluntad política en Washington y la Habana para

    resolver los problemas estructurales de la relación bilateral entre los

    dos países, resolverán con creatividad el caso Gross como parte de un

    paquete general", opina el profesor Arturo López-Levy

    Agencias, La Habana | 03/12/2012 7:24 am

    El contratista estadounidense Alan Gross cumple este lunes tres años en

    prisión en La Habana, atrapado en un diferendo de más de cinco décadas

    entre Cuba y Estados Unidos, de cuya solución progresiva depende su

    liberación, opinan académicos de acuerdo con un reporte de AFP.

    "El día que exista voluntad política en Washington y la Habana para

    resolver los problemas estructurales de la relación bilateral entre los

    dos países, resolverán con creatividad el caso Gross como parte de un

    paquete general", dijo a la AFP el profesor Arturo López-Levy, de la

    universidad de Denver.

    Gross, de 63 años, fue detenido el 3 de diciembre de 2009 en La Habana,

    y condenado a 15 años de prisión por distribuir medios de comunicación

    satelital, que las leyes cubanas consideran ilegales y una actividad

    contra el Estado, recuerda AFP.

    Esa labor la realizó a cuenta de Development Alternatives (DAI),

    subcontratado por la USAID, una entidad oficial de Washington.

    Desde entonces, autoridades norteamericanas han exigido su liberación,

    otorgándole al caso categoría de principal obstáculo en un acercamiento

    con el Gobierno comunista de la Isla, con el cual no tiene relaciones

    desde 1961 y le mantiene un férreo embargo desde 1962, condenado por la

    inmensa mayoría de las naciones del mundo.

    El pasado 13 de noviembre, durante una sesión de la Asamblea General de

    la ONU, el canciller Bruno Rodríguez dijo que el gobierno norteamericano

    "es responsable de la situación del señor Gross y podría empezar por

    sentarse a hablar seriamente con el Gobierno cubano sobre su caso".

    Desde la Isla se ha dado a entender que están dispuestos a la

    negociación sobre la base de la liberación de sus cinco agentes que

    cumplen condena en Estados Unidos bajo cargos de espionaje y que son

    considerados por Cuba "luchadores antiterroristas". Pero el posible

    canje ha sido vetado por Washington.

    Su esposa, Judy Gross, culpa a ambos gobiernos de la situación de su

    esposo, quien presentó una demanda de 60 millones de dólares al Gobierno

    de Barack Obama por ponerlo en riesgo durante su viaje a Cuba. El

    viernes, Judy instó al presidente a que dé a su caso la máxima prioridad.

    "Mi prioridad es que Alan cruce la puerta de casa. Eso es lo más

    importante", explicó la mujer en entrevista a la AFP vía telefónica.

    En el 2011 el ex presidente Jimmy Carter y el ex gobernador Bill

    Richardson intentaron infructuosamente obtener la liberación de Gross en

    sus viajes a Cuba.

    Obama "debe enviar a un representante de alto nivel a Cuba, que tenga la

    autoridad para discutir un amplio abanico de temas de las relaciones

    bilaterales y tomar las decisiones necesarias", indicó esta semana en

    Washington el abogado de Gross, Jared Genser.

    El académico Esteban Morales, quien dirigió por muchos años el Centro de

    Estudios de Estados Unidos, de la Universidad de La Habana, descartó que

    el caso sea un obstáculo real para un acercamiento entre ambos países.

    "No creo que el caso Gross pueda ser utilizado como un obstáculo para la

    potencial mejoría o no de las relaciones con Cuba. Eso no es serio.

    Gross llegó el otro día y las Administraciones se han pasado la vida

    esgrimiendo obstáculos", dijo a la AFP.

    Opinó que el gobierno de Barack Obama, "lo que debe de hacer, para no

    continuar haciendo el ridículo, es acabar de sentarse con el Gobierno

    cubano, negociar y hallarle una solución al problema".

    "Es impensable una solución al caso Gross sin una negociación", señaló

    por su parte López-Levy, pero "los sectores opuestos a una negociación

    (en Estados Unidos) han prevalecido sin siquiera explicar el curso de

    acción que proponen".

    "En La Habana también deben pensar en el escenario peor. Perder cuatro

    años de un segundo mandato de Obama, sin promover una relación menos

    conflictiva de Cuba con Estados Unidos, no ayudaría al interés nacional

    cubano ni a la situación de los cinco (agentes)", sostuvo el académico

    de Denver, Colorado.

    http://www.cubaencuentro.com/cuba/noticias/alan-gross-tres-anos-atrapado-en-el-diferendo-cuba-eeuu-281941