Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Cuba, con Obama como mal menor

    Cuba, con Obama como mal menor
    El Gobierno de Raúl Castro aspira a unas relaciones comerciales más
    flexibles y al regreso de 'Los Cinco' condenados en Florida
    04.11.12 - 02:04 -
    MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO CORRESPONSAL | LA HABANA.

    La ya cercana opción de los electores estadounidenses de elegir entre
    Mitt Romney y Barack Obama no existe en Cuba. La mayoría de los cubanos
    cruzan los dedos para que el actual presidente obtenga un nuevo mandato,
    y no porque haya sido tan generoso con la isla como se pensó cuando
    llegó a la Casa Banca hace cuatro años, sino porque lo consideran «el
    menos malo».
    La Cancillería difundió el viernes una declaración en la que denunciaba
    a la actual Administración estadounidense por haber aumentado los fondos
    para financiar a la oposición de la isla, especialmente a los disidentes
    más jóvenes, al ofrecer en las instalaciones de la legación diplomática
    clases de Internet y un servidor de acceso a la Red.
    La nota recordaba que el Gobierno de Washington ha recrudecido el
    bloqueo económico, comercial y financiero, persiguiendo las
    transacciones económicas de manera «cada vez más feroz». Al utilizar
    «nuevos pretextos para evadir la propuesta de un diálogo serio,
    respetuoso y en condiciones de igualdad», acusa La Habana, la Casa
    Blanca demuestra que «no tiene la voluntad real de dejar atrás las
    peores políticas y prácticas de la Guerra Fría y no desiste de sus
    intentos por tratar de someter a nuestra nación a su dictado».
    «Yo no creo que tenga consecuencias significativas» que gane uno u otro
    candidato, sostiene el presidente de la Asamblea Nacional de Cuba,
    Ricardo Alarcón. El republicano Romney «está comprometido con una
    política muy a la derecha no solo hacia Cuba sino para todo el mundo»,
    explica, mientras que el gobernante demócrata «tiene una política que se
    supone que es más dúctil» aunque en el fondo «se propone liquidar a la
    revolución cubana pero con suavidad».
    El que gane «tendrá una oportunidad histórica de rectificar una política
    obsoleta, anclada en la Guerra Fría, una política vieja y deteriorada»,
    observó el canciller Bruno Rodríguez en referencia a las décadas de bloqueo.
    La llegada del primer presidente negro al poder en el «imperio» fue
    acogida con esperanza en la mayor de las Antillas. En la práctica, Obama
    flexibilizó las medidas hacia Cuba, al permitir los viajes ilimitados y
    directos de cubanos residentes o ciudadanos de ese país y de sus
    familiares estadounidenses hasta un tercer grado de parentesco, además
    del envío de remesas. «Su lenguaje es menos agresivo, pero Cuba no ha
    sido su prioridad», señala a este diario un conocedor de la realidad isleña.
    En su estreno en la cumbre de Trinidad y Tobago, Obama prometió un
    acercamiento a América Latina, una región que ha ganado peso específico
    y ya no es el 'patio trasero' de Washington. Los países de la zona,
    encabezados por los más poderosos Brasil, Argentina, Colombia y el
    Estado petrolero de Venezuela, y la mayoría de los que integran la ONU,
    han votado abrumadoramente a favor de eliminar el embargo unilateral
    impuesto hace medio siglo. De las 192 naciones que integran el organismo
    internacional, 187 votaron en contra de EE UU, y pidieron acabar con un
    castigo que indirectamente también acaba perjudicando a los países que
    quieren mantener relaciones comerciales con la isla.
    Adiós a los avances
    El objetivo de la Administración de Raúl Castro es que se levante el
    embargo, o en su defecto que se flexibilice más el comercio. Y, en un
    terreno netamente político, que 'Los Cinco', los agentes que se
    infiltraron en redes anticastristas en el Estado de Florida y fueron
    condenados a severas penas de prisión, vuelvan a casa. El Gobierno de La
    Habana estaría dispuesto a canjearlos por el contratista de origen judío
    Alan Gross, condenado a 15 años en la isla por introducir ilegalmente
    equipos de comunicación.
    Y todo ello podría hacerlo el presidente de EE UU con un decreto. Un
    factor que avala esa posibilidad es que la comunidad cubana de Miami ya
    no se manifiesta tan anticastrista como en los años 60. Los
    'dinosaurios' que decían aquello de «no vuelvo a Cuba mientras viva
    Fidel (Castro)» o «por mí, que se hunda la isla» empiezan a encontrarse
    en minoría. Y son más quienes apoyan la normalización de las relaciones.
    Si gana Mitt Romney, los cubanos dan por seguro que habrá una marcha
    atrás en esos pequeños avances. En su equipo figuran congresistas de
    origen cubano y furibundamente anticastristas como Ileana Ros-Lehtinen.
    Con ellos, adiós a las remesas con las que viven, abren negocios y
    compran casas y coches cerca de la mitad de los 11 millones de cubanos.

    http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20121104/mundo/cuba-obama-como-menor-20121104.html