Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    La visita de Felipe Calderón: cuatro ejes de la relación México-Cuba

    Felipe Calderón, México

    La visita de Felipe Calderón: cuatro ejes de la relación México-Cuba

    Al calor de la campaña electoral mexicana de 2012, la visita de Calderón
    a La Habana es pura ganancia. Pero el panorama electoral del país azteca
    es solo un aspecto de un vínculo complejo e histórico que ahora se busca
    incrementar

    Arturo López-Levy, Denver | 11/04/2012 10:45 am

    Con la visita de Felipe Calderón a Cuba retorna una larga tradición
    mexicana de visitas presidenciales a la Isla en el último año del
    sexenio. La ocasión es propicia para evaluar el estado de las relaciones
    bilaterales y sus perspectivas inmediatas. En el actual acercamiento
    converge el redimensionamiento por el presidente Calderón de la política
    mexicana hacia América Latina con la correspondiente intención de Raúl
    Castro de crear un ambiente internacional amigable a las reformas que
    están teniendo lugar en la Isla.

    Frente a la coyuntura cubana actual, la diplomacia mexicana enfoca la
    relación con la Isla a partir de cuatro ejes:

    1) En el eje histórico, México procura restablecer la relación
    privilegiada de intercambio cultural y educacional, comercio y
    cooperación que existió con Cuba por toda la segunda mitad del siglo XX.
    Con la visita del presidente Calderón, ambos países buscarán resolver
    los problemas de la deuda cubana y el acceso cubano a créditos frescos a
    cambio de oportunidades a grupos empresariales mexicanos interesados en
    aprovechar las aperturas que tienen lugar en la Isla. Permitir la
    participación de PEMEX en la explotación conjunta de los recursos
    petroleros cubanos es una vía apropiada, no la única, para esos propósitos.

    2) En el eje estratégico y de seguridad, México y Cuba comparten una
    larga frontera marítima común. El interés nacional mexicano favorece la
    estabilidad regional, evitando situaciones de crisis en sus vecinos que
    puedan derramarse hacia su territorio. México favorece las aperturas
    graduales que tienen lugar en la Isla. Para ello, Calderón y Raúl Castro
    procuran recuperar la presencia mexicana en Cuba, coordinar respuestas a
    problemas comunes como la inmigración y el enfrentamiento al delito, y
    usar la cercanía geográfica y cultural entre ambas sociedades para
    incentivar preferencias de las elites por una asociación estratégica.

    El segundo gobierno del PAN reemplazó las visiones ideologizadas de la
    administración Fox por una evaluación realista sobre las capacidades
    exiguas de la oposición interna y el exilio de derecha para liderar las
    transformaciones inmediatas en la Isla. Esto no equivale a que Calderón
    retornase al esquema priista de relaciones exclusivas con el Gobierno
    cubano (Ya abandonado parcialmente por Salinas y Zedillo), como ha
    sugerido el ex canciller Jorge Castañeda. Calderón ha usado la
    separación partido-estado para desentenderse de la relación del PAN y
    los seminarios mexicanos de la Fundación Adenauer con sus homólogos
    ideológicos cubanos. Desde los Pinos, prioriza el vinculo
    intergubernamental y los intereses estratégicos y económicos. A
    diferencia de Fox y Castañeda, renegado de posiciones juveniles de
    izquierda, el actual inquilino de Los Pinos no ha considerado un deber
    de identidad exhibir simpatías por los opositores cubanos que se deducen
    de su trayectoria e ideología.

    3) En el eje regional, Calderón enfatizó, desde su discurso al cuerpo
    diplomático mexicano en enero de 2007, la condición mexicana de
    "puente", "país orgullosamente latinoamericano que está ubicado en
    América del Norte". Con ese "proyecto de inserción internacional", para
    usar una expresión de Peter Hakim, Calderón busca capitalizar su alianza
    estratégica con Washington para empujar con discreción —¡otra vez,
    México!— a favor de una distensión en el conflicto entre Cuba y EEUU.

    Para tal fin, la canciller Patricia Espinosa no disimuló una ruptura con
    el diseño Fox-Castañeda que absolutizó la relación con EEUU, perdiendo
    "presencia e interlocución" en América Latina y el Caribe. Sin abandonar
    la relación privilegiada con Washington, Tlatelolco fue artífice con
    Itamaraty de la creación de la CELAC y de la inclusión de Cuba en ella.
    Una relación madura con La Habana fue parte de una nueva estrategia
    regional para rebajar antipatías y resolver los diferendos diplomáticos
    heredados de su antecesor con los gobiernos de la izquierda radical,
    como Venezuela y Bolivia.

    Para que México pueda ser puente en la relación triangular con
    Washington y La Habana, es necesario que en su vértice converjan
    relaciones cordiales con los dos contendientes. El presidente Calderón
    combina vínculos afables con el presidente Raúl Castro, con ser el líder
    latinoamericano más cercano al presidente Obama. La reciente cumbre de
    América del Norte, a inicios de abril, en Washington se focalizó en las
    relaciones trilaterales pero sirvió también de preludio a la VI Cumbre
    de las Américas, donde la exclusión de Cuba del conclave es el tema más
    dramático. No es impensable que Calderón porte un mensaje de Washington
    a Cuba o viceversa. Una segunda administración Obama dispondrá de mayor
    flexibilidad para cambiar la política norteamericana hacia Cuba, e
    incluso resolver las espinosas detenciones de Alan Gross en Cuba y los
    cinco cubanos arrestados en Miami en 1998.

    4) En el eje de la política interna mexicana, Cuba es un tema simbólico.
    Al decir del ex embajador norteamericano en México Jeffrey Davidow,
    Fidel Castro "es parte del escenario local, y en ocasiones, se convierte
    en el protagonista". La expedición del yate Granma se preparó en Ciudad
    México. En cincuenta años, Fidel Castro desarrollo relaciones históricas
    con todos los partidos, la intelectualidad y hasta el aparato de
    seguridad mexicano, incluido el temido Fernando Gutiérrez Barrios. Jesse
    Helms, el senador que convirtió al embargo contra Cuba en ley, fue, por
    sus ataques racistas a México, el político norteamericano más odiado por
    los nacionalistas mexicanos.

    El estilo personalista de Vicente Fox y Jorge Castañeda agravó los
    problemas ya de por sí difíciles de la transición del PRI al PAN en las
    relaciones bilaterales. El conflicto a propósito de la retirada abrupta
    de Fidel Castro de la cumbre de Monterrey reflejó una visión amateur.
    ¿Cómo pensó Fox que con cortesías personales iba a pagar lo que en
    esencia era un favor político? Si aquella crisis entre La Habana y Fox
    demostró que Cuba tiene capacidad ofensiva al interior de México, el
    incidente Ahumada en 2006 ratificó que el precio a pagar allí por un
    conflicto con los Castro no es menor.

    Al calor de la campaña electoral mexicana de 2012, la visita de Calderón
    a La Habana es pura ganancia. No hay disputas entre los principales
    candidatos del PRI, el PAN o el PRD sobre la conveniencia de elevar el
    perfil de las relaciones con Cuba. La visita, concluye el
    descongelamiento confirmado de las relaciones bilaterales postergado por
    la suspensión de los vuelos en 2009 a raíz de la epidemia AH1N1, y la
    posposición del viaje de Calderón a La Habana. Al viajar a Cuba,
    Calderón, que es un hombre de partido, afirma la credibilidad del PAN
    frente a acusaciones de subordinación al Gobierno de EEUU. El viaje
    también es un respaldo a su candidata, Josefina Vázquez Mota. La visión
    panista de las relaciones con Cuba no es la política de Fox sino el
    consenso tripartidista a favor de la cooperación con La Habana.

    ¿Y si ganara Enrique Peña Nieto, candidato favorito según todas las
    encuestas? Calderón no tiene nada que temer. En el PRI, las posiciones
    de su ex presidenta Beatriz Paredes Rangel, activísima en promover una
    relación distendida con Cuba, son la norma. En ese caso, quedaría el
    merito panista de haber restablecido una relación viable con la Habana.

    http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/la-visita-de-felipe-calderon-cuatro-ejes-de-la-relacion-mexico-cuba-275733