Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    The New York Times: Cuba debe permitir que Alan Gross viaje a EEUU

    The New York Times: Cuba debe permitir que Alan Gross viaje a EEUU
    Publicado el Miércoles, 21 Marzo 2012 06:12
    Por Redacción CaféFuerte

    La más poderosa tribuna mediática de Estados Unidos, el diario The New
    York Times, pidió al gobierno cubano que permita al contratista Alan P.
    Gross visitar a su madre enferma en Estados Unidos, y dijo que
    Washington y La Habana deben llegar a un acuerdo para el regreso
    definitivo del espía cubano René González a la isla.

    En un editorial titulado "Liberen a Alan Gross", el periódico califica
    de "absurda e inhumana" la condena de Gross a 15 años de cárcel, aunque
    reconoce que el contratista estadounidense transgredió las leyes cubanas
    al no solicitar licencia para introducir equipos de telecomunicaciones
    el el país vecino.

    Propuesta de acuerdo bilateral

    Pero lo más significativo del artículo -publicado este miércoles- es la
    propuesta de que ambos gobiernos lleguen a un acuerdo que permita a
    Gross, de 62 años, y a González, de 55, reintegrarse a sus respectivos
    hogares, junto a las familias.

    Basándose en la reciente decisión de la jueza federal Joan Lenard de
    permitirle a González visitar a un hermano con cáncer terminal en La
    Habana, NYT reclama que en reciprocidad Cuba le permita a Gross venir a
    EEUU a ver a su madre anciana, Evelyn Gross, quien también padece de cáncer.

    "No hay comparación, pero algún tipo de compromiso debe ser posible",
    afirma el diario. "Una vez que ambos hombres estén en casa, debe hacerse
    un acuerdo para mantenerlos en sus hogares".

    La propuesta de TNYT se produce en medio de una ofensiva por parte de
    los familiares y representantes legales de Gross para lograr su
    excarcelación por razones humanitarias.

    Este martes, el Departamento de Estado insistió en la excarcelación de
    Gross, considerando que tanto su madre como una hija están seriamente
    enfermas de cáncer.

    Washington: No hay contactos

    "Esta es una oportunidad para renovar nuestro llamado a su liberación,
    incondicional e inmediatamente", dijo Victoria Nulan, portavoz del
    Departamento de Estado.

    La funcionaria negó, sin embargo, que existieran contactos oficiales o a
    través de otros canales de comunicación para propiciar esta opción.

    También el martes, Judy Gross, esposa del contratista, reiteró su pedido
    al gobernante Raúl Castro para que permita viajar a su esposo a
    encontrarse con su madre.

    "Me identifico con la necesidad de René González de visitar a un
    familiar agonizante y estoy complacida de que se le haya otorgado el
    permiso para un viaje temporal. Espero que ahora el presidente Castro
    concederá la petición de Alan para visitar a su madre enferma, Evelyn,
    quien padece de un cáncer inoperable de pulmón", dijo Judy Gross en una
    declaración enviada a CaféFuerte. "El deseo final de Evelyn es ver a su
    hijo por última vez".

    CaféFuerte reproduce a continuación el editorial de NYT en su versión en
    español:

    LIBEREN A ALAN GROSS

    Cuando fue arrestado en La Habana a finales de 2009, Alan Gross, un
    subcontratista de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo
    Internacional, estaba ayudando a la comunidad judía de Cuba a mejorar el
    acceso a la internet. El pasado año un tribunal cubano lo declaró
    culpable de participar en un "proyecto subversivo del gobierno de
    Estados Unidos que tenía como objetivo destruir la revolución mediante
    el uso de sistemas de comunicaciones fuera del control de las
    autoridades", y lo condenó a 15 años de prisión. Él ha languidecido en
    un hospital militar desde entonces. Su abogado dice que ha perdido más
    de 100 libras y sufre de una artritis severa. Como un acto de
    misericordia, el gobierno cubano debiera liberar al señor Gross.

    Esperamos que cuando el Papa Benedicto XVI visite la isla, la próxima
    semana, inste a su presidente, Raúl Castro, a hacerlo. El Papa debe
    presionar al líder cubano para poner fin al acoso a los disidentes y
    decirle que el mundo no ha olvidado el anhelo de libertad del pueblo cubano.

    Sólo en un país represivo como Cuba los esfuerzos del señor Gross pueden
    ser caracterizados como una amenaza para el Estado. El pleno acceso a la
    información y las comunicaciones es un derecho humano. El señor Gross
    por sí mismo tergiversó su misión cuando ingresó al país con visa de
    turista llevando equipos de comunicaciones sin una licencia. Sin
    embargo, una condena de 15 años para esas violaciones es absurda e inhumana.

    Cuba ha tratado de utilizar al señor Gross como moneda de cambio con
    Estados Unidos para conseguir la liberación de "Los Cinco" -cinco
    hombres declarados culpables en 2001 de espiar a exiliados
    anticastristas. No hay comparación, pero algún tipo de compromiso debe
    ser posible. Uno de los Cinco, René González, está en libertad
    condicional y una jueza federal en Miami ha decidido que puede regresar
    a Cuba por dos semanas para visitar a un hermano enfermo con cáncer. Las
    autoridades cubanas deben permitir inmediatamente al señor Gross
    regresar a Estados Unidos para visitar a su madre, que tiene cáncer. Una
    vez que ambos hombres estén en casa, debe hacerse un acuerdo para
    mantenerlos en sus hogares.

    Traducción: CaféFuerte

    http://cafefuerte.com/cuba/noticias-de-cuba/politica/1687-the-new-york-times-cuba-debe-permitir-que-alan-gross-viaje-a-eeuu