Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Perspectivas de la economía cubana en 2012 (II-Final)

    Economía

    Perspectivas de la economía cubana en 2012 (II-Final)

    La Primera Conferencia del Partido Comunista de Cuba se efectuará el 28
    de enero, en la cual según el proyecto de documento publicado se
    mantendrán los dogmas y el no reconocimiento de que ese partido es el
    responsable del desastre nacional impuesto a todos los cubanos

    Oscar Espinosa Chepe, La Habana | 09/01/2012

    A los serios problemas económicos de carácter interno que deberá
    afrontar Cuba en 2012, se une un entorno internacional complicado para
    el que la Isla no se ha preparado. La recesión en Europa es ya evidente.
    Sus efectos se perciben en todos los rincones del planeta, incluidas
    economías que pudieron afrontar los problemas derivados de la crisis
    económica internacional en 2008. Hasta en China se aprecia la
    preocupación de los dirigentes y algunos indicadores, como el incremento
    de los precios al consumidor y la ralentización del crecimiento
    industrial, muestran las dificultades. En América Latina y el Caribe el
    crecimiento disminuye, mientras podrían surgir inconvenientes
    adicionales, si las compras chinas de productos primarios se redujeran o
    sus precios disminuyeran sustancialmente. Eso podría ocurrir, si
    continuara la desaceleración de la actividad económica mundial. Aunque
    Estados Unidos ha dado señales de una relativa disminución de su alto
    nivel de desempleo y mostró un modesto crecimiento económico en 2011, en
    un panorama internacional tan complejo también posteriormente podría
    entrar en recesión.

    En Cuba sería un contexto aún más complicado para una economía ya en
    crisis desde hace mucho tiempo y extraordinariamente dependiente de
    factores externos. Se afectarían mucho el turismo y la recepción de
    remesas, así como el precio de sus exportaciones de bienes,
    fundamentalmente el níquel, único producto importante actualmente en las
    ventas de la Isla. Incluso la relación con Venezuela, absolutamente
    vital, sufriría si ocurriera una caída repentina en el precio del
    petróleo. Esto sin considerar otros factores como la enfermedad del
    Presidente Chávez o su eventual derrota en las elecciones de octubre, en
    las cuales presumiblemente la oposición se presentará con un solo candidato.

    El Gobierno cubano, además de no haberse preparado para esa compleja
    situación, no ha utilizado en beneficio de la nación el posible
    mejoramiento de las relaciones con Estados Unidos, aprovechando la
    disposición del presidente Obama, quien ha dado muestras de querer
    reducir los niveles de confrontación presentes durante tantos años. Por
    el contrario, las autoridades de la Isla han optado por crearle
    dificultades, brindando argumentos a los sectores que en el vecino país
    tratan de evitar un honorable acercamiento en beneficio de ambos
    pueblos. En ese sentido sobresale la absurda condena a 15 años de cárcel
    del contratista Alan Gross.

    Con esa actitud las autoridades no favorecen la unidad entre los cubanos
    residentes en la Isla y nuestra comunidad en el exterior,
    fundamentalmente en Estados Unidos, que según el Censo de 2010 sobrepasa
    los 1,8 millones de personas con una excelente ubicación e inserción en
    la sociedad de ese país, el más tecnológicamente avanzado y acaudalado
    del planeta, y a solo 90 millas de nuestras costas. Un proceder absurdo
    que constantemente brinda argumentos a los que cegados por sentimientos
    irracionales, en ese país se oponen a la normalización de las relaciones
    y el establecimiento de vínculos de cooperación en términos de igualdad
    y beneficio mutuo.

    En noviembre próximo se efectuarán elecciones en Estados Unidos, y si en
    ellas venciera el candidato republicano, se perdería la oportunidad de
    avanzar en el relajamiento de las tensiones y los beneficios que los
    intercambios aportarían en todas las esferas para nuestro pueblo. Los
    daños resultantes en gran parte se deberían a la ceguera del Gobierno
    cubano, obstinado en mantener políticas fracasadas, contrarias a los
    intereses nacionales.

    La Primera Conferencia del Partido Comunista de Cuba se efectuará el 28
    de enero, en la cual según el proyecto de documento publicado se
    mantendrán los dogmas y el no reconocimiento de que ese partido es el
    responsable del desastre nacional impuesto a todos los cubanos. Lejos de
    aceptar estas realidades, parece que se ratificará su papel de
    "vanguardia organizada" y "fuerza dirigente superior" de la sociedad y
    el estado, de acuerdo al Artículo 5 de la Constitución. Al parecer solo
    se harán ajustes cosméticos para proseguir el monopolio político de esa
    organización. Ojalá en ese evento hayan militantes con la voluntad y el
    coraje necesario para reconocer los errores cometidos y que todos los
    cubanos tenemos derecho a participar en igualdad de condiciones en la
    reconstrucción de nuestra patria. El verdadero sector de izquierda
    dentro del PC podría tener un futuro promisorio en Cuba, pero para ello
    tendrá que tener el valor de ventilar los enormes errores cometidos,
    abandonar las concepciones totalitarias y emprender el camino de la
    pluralidad y la tolerancia hacia una sociedad democrática donde al mismo
    tiempo coexistan las propiedades públicas y privadas, el mercado y
    adecuadas políticas de protección social con oportunidades de superación
    para todos los ciudadanos.

    Otro acontecimiento de singular importancia será la visita apostólica
    del Papa Benedicto XVI el 26 de marzo con motivo del Año Jubilar por el
    400 Aniversario del encuentro de la imagen de la Virgen de la Caridad
    del Cobre. Como su objetivo es pastoral, indudablemente contribuirá a
    que fructifiquen en el pueblo los valores espirituales y cívicos
    deteriorados por la interminable crisis multifacética, en un escenario
    similar a como influyó el Papa Juan Pablo II en enero de 1998.

    Hay que subrayar que a pesar de las condiciones adversas en 2012, se
    incrementa la conciencia nacional a favor del cambio, con constantes
    progresos en el corazón y la mente de los cubanos. Esto imposibilita
    cualquier intento de regreso al pasado reciente. Es un consenso dentro y
    fuera de Cuba favorable al cambio —presente hasta en los sectores
    gubernamentales—, a pesar de los esfuerzos de los elementos
    retardatarios por obstaculizar el avance de las transformaciones, lo
    cual hará que sigan avanzando no solo en el campo económico, sino
    también en los aspectos políticos y sociales. Hoy el dilema como nunca
    antes es: cambio o caos.

    http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/perspectivas-de-la-economia-cubana-en-2012-ii-final-272673