Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Decepcionante discurso de Raúl Castro ante la Asamblea Nacional

    Publicado el viernes, 12.23.11

    Decepcionante discurso de Raúl Castro ante la Asamblea Nacional
    Juan Carlos Chavez y Juan O. Tamayo
    jtamayo@elnuevoherald.com

    El gobernante cubano Raúl Castro anunció el viernes un indulto para
    alrededor de 2,900 presos, pero causó una profunda decepción a la
    multitud de cubanos que tenían la esperanza de recibir un enorme regalo
    de Navidad: la libertad para viajar al extranjero.

    Castro dijo que el indulto "humanitario" incluiría a 86 extranjeros de
    25 países. Pero un alto funcionario del gobierno cubano dijo luego que
    no incluiría a Alan Gross, subcontratista del gobierno estadounidenses
    encarcelado en La Habana.

    Gross ya ha cumplido dos años de una condena de 15 años por acusaciones
    de poner en peligro la seguridad nacional de la isla cuando entregó
    sofisticados equipos de telecomunicación a los judíos cubanos para que
    tuvieran un acceso más fácil a internet.

    Un bloguero de La Habana que casi siempre refleja la posición del
    gobierno, Yohandry Fontana, escribió un mensaje de Twitter diciendo que
    los comentarios de Castro ante la legislatura cubana eran un "mensaje"
    al gobierno de EEUU.

    Funcionarios cubanos han dicho repetidamente que Gross sería puesto en
    libertad más pronto, siempre y cuando Washington libere por su parte a
    varios espías cubanos arrestados en Miami en 1996. Cuatro de ellos están
    cumpliendo largas condenas en prisiones de EEUU, y uno de ellos terminó
    su condena este año, pero permanece bajo libertad condicional en Estados
    Unidos.

    La administración de Obama ha dejado en claro que, hasta que no se ponga
    en libertad a Gross, de 62 años, vecino de Potomac, Maryland, no puede
    haber mejoras en asuntos claves de la relación entre EEUU y Cuba, tales
    como el hecho de que la isla aparece incluida en la lista de EEUU de
    naciones que ayudan a grupos terroristas internacionales.

    En la parte más esperada de su discurso, Castro no cumplió las
    predicciones de algunos reportes noticiosos de que anunciaría el
    relajamiento de las restricciones a los viajes en su discurso del
    viernes ante una sesión de un día de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

    Cuba exige a sus ciudadanos que saquen permisos de salida costosos y
    difíciles de obtener antes de que puedan viajar al extranjero, confisca
    las propiedades de los que se mudan a otros países, y dificulta las
    visitas a la isla de los cubanos que viven en el extranjero.

    Castro, quien admitió por primera vez en agosto la necesidad de reformar
    la política migratoria, aseguró a los legisladores que muchos cubanos
    quieren cambios en la política migratoria, y que su gobierno sigue
    comprometido a introducir gradualmente los ajustes necesarios.

    Pero no anunció cambio alguno, diciendo que el asunto era "complejo" y
    que Cuba enfrentaba "circunstancias excepcionales", tales como "el cerco
    que entraña la política injerencista y subversiva del gobierno de
    Estados Unidos". A todo cubano que ponga pie en territorio
    estadounidense se le permite quedarse y se le concede la residencia.

    Los cubanos están de acuerdo en que cientos de miles de ellos, si no
    millones, quieren tener la libertad de viajar por el extranjero, algunos
    para irse de manera permanente, otros sólo para trabajar durante un
    tiempo en el extranjero y ahorrar algún dinero, y otros simplemente para
    visitar familiares o lugares turísticos.

    La popular bloguera de La Habana Yoani Sánchez, a quien se le ha negado
    varias veces el permiso de salida para recibir algunos de los muchos
    premios que ha ganado en el extranjero, ha comentado en Twitter que
    tenía las maletas hechas por si Castro anunciaba una reforma importante
    de la política de migración.

    "Si anuncian reforma migratoria me voy para el aeropuerto, tengo
    pasaporte y visa. ¿Me dejarán salir? ¡Hay que probar los límites!",
    escribió. Sánchez añadió que ella regresaría a Cuba: "Porque para mi la
    vida no está en otra parte sino en otra #Cuba".

    Después del discurso, la bloguera mandó un mensaje de Twitter diciendo:
    "Castro autoriza la salida de las cárceles pequeñas pero todavía no
    anuncia la salida de la cárcel grande".

    El conocido disidente Guillermo Fariñas dijo que la política migratoria
    "está reflejando el miedo que tiene la nomenclatura castrista al hecho
    de que los cubanos vean y comparen otras formas de gobernar en el mundo".

    "Sería oportuno que no sólo se diera la libertad de viajes sino una
    libertad total", agregó el opositor Oscar Elías Biscet, liberado este
    año después de haber cumplido más de siete años en la cárcel.

    En otras declaraciones ante los legisladores, Castro aseguró que la
    corrupción era la mayor amenaza al sistema comunista de Cuba, pero no
    dio detalles sobre la media docena de grandes escándalos de corrupción
    reportados este año por la prensa extranjera y obviados por la prensa
    cubana.

    Castro aseguró además que la economía cubana está mejorando debido a las
    reformas que ha puesto en vigor, que su gobierno está pagando sus deudas
    con el extranjero, y que la isla dará la bienvenida a la visita del papa
    Benedicto XVI, fijada para marzo.

    Hablando ante una sesión a puertas cerradas del Parlamento –después se
    transmitieron fragmentos de su discurso– Castro exigió también que los
    funcionarios tomen medidas enérgicas contra el robo y la matanza ilegal
    del ganado.

    En cuanto a los indultos, Castro explicó que el Consejo de Estado ha
    aprobado el "gesto humanitario y soberano" debido a solicitudes por
    parte de las familias de los presos y "diversas instituciones religiosas".

    Los que se pondrán en libertad fueron escogidos de acuerdo con una serie
    de criterios: los que mantuvieron buena conducta en la cárcel, las
    mujeres, los presos de 60 o más años, los que estén enfermos y aquellos
    jóvenes que "mejoraron su nivel cultural" en la cárcel.

    Con escasas excepciones, añadió, no se pondrá en libertad a los
    condenados por espionaje, terrorismo, asesinato, homicidio, tráfico de
    drogas, pederastia con violencia, robo con fuerza en viviendas ocupadas
    y corrupción de menores.

    No obstante, entre los que serán puestos en libertad habrá algunos
    convictos por delitos contra la Seguridad del Estado. Todos han cumplido
    buena parte de sus sentencias, y han mostrado buena conducta en la
    cárcel, agregó.

    Elizardo Sánchez Santa Cruz, director de la Comisión Cubana para los
    Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, dijo a El Nuevo Herald que
    no cree que el indulto beneficiará a los por lo menos 52 prisioneros
    encarcelados por delitos políticos.

    "Realmente se trata de una medida de poco calado, considerando que
    estimamos que en Cuba hay entre 70,000 y 80,000 personas encarceladas",
    agregó el activista.

    http://www.elnuevoherald.com/2011/12/23/v-fullstory/1089815/decepcionante-discurso-de-raul.html