Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    JIMMY CARTER Y LAS RELACIONES CON CUBA

    JIMMY CARTER Y LAS RELACIONES CON CUBA
    21-07-2011.
    Matthew Brady
    Director de programas de Freedom House

    (www.miscelaneasdecuba.net).- La invitación oficial por parte del
    gobierno cubano al ex presidente Jimmy Carter pudiera conducir a la
    liberación del contratista Alan Gross y posiblemente a un diálogo más
    amplio entre Estados Unidos y Cuba.


    La última visita del ex presidente Carter a la isla tuvo lugar en el
    2002; esta ocurre en tiempos indiscutiblemente extraordinarios. Hace
    menos de dos semanas que los tribunales cubanos sentenciaron a Alan
    Gross a 15 años de cárcel por "actos contra la independencia y la
    integridad territorial del Estado". La administración de Obama ha dicho
    claramente que la liberación de Alan Gross depende de una mejora de las
    relaciones.

    Si Alan Gross es liberado, la visita del presidente Carter pudiera
    relanzar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Carter es el único
    ex presidente que ha visitado la isla en estas cinco décadas. Además, ha
    utilizado su posición anteriormente para lograr la liberación del
    ciudadano norteamericano Aijalon Gomes, en Corea del Norte, en el 2010.
    Un pedido humanitario por un ex presidente norteamericano permitiría al
    gobierno cubano salvar las apariencias, después de haber mantenido a
    Gross encarcelado sin ninguna acusación durante 15 meses.

    Por consiguiente, las relaciones entre Cuba y EEUU podrían reanudarse en
    lo que queda del gobierno del presidente Obama. Si Raúl Castro quiere
    mejorar las relaciones con EEUU, probablemente pensará que Obama es una
    mejor opción ante candidatos republicanos de cara a las elecciones del
    2012, como Newt Gingrich, Mike Huckabee, Sarah Palin o incluso Michele
    Bachmann, del Tea Party.

    Obama no sólo ha declarado que está dispuesto a reconsiderar la política
    de EEUU hacia Cuba, sino que ya ha dado pasos en esa dirección. Desde
    que asumió el cargo, ha cumplido sus promesas de campaña suavizando las
    restricciones de los viajes y las remesas a Cuba, y fomentando viajes a
    Cuba con fines académicos, culturales, religiosos y científicos. Obama
    ha ido aún más lejos al no oponerse a la reincorporación de Cuba como
    miembro pleno de la Organización de Estados Americanos, al cooperar con
    Cuba después del desastre en Haití, al reanudar las conversaciones
    migratorias con Cuba y además al hablar sobre el servicio de correo
    directo. También ha quitado el anuncio de noticias "inflamatorias" en la
    fachada de la Sección de Intereses en La Habana, que se puso durante el
    gobierno de George W. Bush.

    Estos hechos han transcurrido en gran medida sin respuesta de Raúl. Pero
    podrían incidir en las relaciones entre EEUU y Cuba.

    Fidel Castro anunció la semana pasada que había renunciado a todos sus
    cargos políticos al enfermarse en el 2006, incluido el cargo de primer
    secretario del Partido Comunista, que oficialmente dirigía desde 1965.
    El anuncio fue una sorpresa tanto para el pueblo cubano como para el
    resto del mundo.

    El empresario chileno Max Marambio, quien tiene vínculos estrechos con
    Fidel, fue juzgado en ausencia por corrupción en torno a un caso
    vinculado con Cuba y con el ex ministro de la Industria Alimenticia
    Alejandro Roca. Ambos podrían ser condenados hasta a 20 años en los
    próximos días. La proximidad de Marambio con Fidel habría evitado, en
    otros momentos, tales acusaciones y condenas, pero Raúl ha declarado una
    guerra contra la corrupción y la ineficiencia que ha llevado al despido
    de varios ministros nombrados por Fidel.

    También la semana pasada, el gobierno cubano terminó de liberar a los
    restantes presos políticos de los 75 encarcelados en la primavera negra
    del 2003, según un acuerdo mediado por el Vaticano y el gobierno
    español. La liberación gradual de estos y otros presos políticos, sobre
    todo cuando se les fuerza a exiliarse, ha sido muy debatida por
    partidarios y críticos del gobierno cubano desde que se anunció el
    acuerdo en julio del 2010. No obstante, hay menos presos políticos tras
    las rejas.

    Estos y otros eventos sientan las bases para el próximo Congreso del
    Partido Comunista de Cuba en abril. El gobierno cubano anunció que los
    temas económicos dominarán la agenda, pero la jubilación de Fidel
    implica que Raúl será nombrado primer secretario del Partido, lo cual
    incitará a la selección de un vice secretario –un sucesor oficial de los
    hermanos Castro– para acompañar a los ministros de Raúl.

    Pero la invitación al presidente Carter sugiere una agenda mucho más
    amplia, que apunta a la voluntad de diálogo o posible acercamiento con
    EEUU, y un sucesor designado por Raúl, que diligentemente promoverá los
    intereses de Cuba a lo largo de este camino.

    Director de Programas de Freedom House.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=33026