Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Presionan a Kerry por fondos para Cuba

    Publicado el jueves, 06.09.11

    Presionan a Kerry por fondos para Cuba
    Juan O. Tamayo
    jtamayo@elnuevoherald.com

    WASHINGTON -- El esfuerzo de la administración del presidente Barack
    Obama por asignar otros $20 millones a programas que promuevan la
    democracia en Cuba se ha visto bloqueado durante dos meses en medio de
    fuertes choques personales y políticos.

    Acusaciones como "traidor" y "títere de los comunistas" han sido
    lanzadas de un lado a otro, abundan las referencias a los espías cubanos
    y el tema está lleno de información filtrada de ambas partes sobre
    supuestas acciones impropias.

    El senador John Kerry, quien preside la Comisión de Relaciones
    Exteriores del Senado, está ofreciéndose a levantar la "suspensión" que
    impuso a los fondos el 1 de abril si se disminuye la cantidad a $15
    millones, de acuerdo con una nota enviada el viernes por el personal de
    su comisión al Departamento de Estado. El Nuevo Herald obtuvo una copia.

    El vocero de la comisión, Fred Jones, no quiso hacer comentarios sobre
    la nota, pero dijo: "Estamos siguiendo las discusiones con la
    administración en un esfuerzo por asegurar que estos programas sean
    efectivos y cumplan con objetivos reales".

    Los partidarios del programa no quisieron decir si la oferta resolvería
    la disputa, en la que han participado Kerry, el senador Bob Menéndez,
    demócrata por Nueva Jersey, los miembros del personal de ambos y la
    Agencia de Desarrollo Internacional (USAID).

    "Ha sido fuerte: el presidente demócrata de una comisión contra una
    administración demócrata y otro senador demócrata", dijo un asistente
    del Senado quien pidió conservar el anonimato.

    La disputa se centra en las opiniones drásticamente distintas sobre los
    programas hacia Cuba, que han costado $150 millones desde que fueran
    creados en la década de 1990 para ayudar a grupos no gubernamentales en
    la isla.

    La Habana los denuncia como esfuerzos mal disfrazados de "cambiar el
    régimen", y recientemente mostró varios lotes de equipos de comunicación
    confiscados que fueron pagados con fondos de EEUU, entre ellos discos de
    satélite disfrazados de tablas de surf.

    Kerry, en una nota al Departamento de Estado hecha poco después de que
    bloqueara los fondos, formuló 13 incisivas preguntas que esencialmente
    alegan que los programas no hacen otra cosa que provocar a La Habana, lo
    que ha hecho que recibir fondos de Estados Unidos sea ilegal.

    La nota alega que los fondos de EEUU se usaron para "movilizar
    protestas" en Cuba, y que los grupos disidentes están tan profundamente
    penetrados por espías de La Habana que la ayuda estadounidense está de
    hecho ayudando a financiar los servicios de inteligencia de la isla.

    Asimismo, condena el uso de comunicaciones en clave, códigos secretos y
    alias en algunos de los programas, y añade que algunos de los
    beneficiarios cubanos ni siquiera sabían que la ayuda que estaban
    recibiendo provenía de Washington.

    Kerry ha pedido también a investigadores federales que indaguen las
    alegaciones de fraude en los programas, añade la nota. Los críticos de
    estos programas se han quejado en privado del mal uso generalizado de
    los fondos en los últimos años.

    La respuesta del Departamento de Estado negó que se estuvieran usando
    los fondos de EEUU para movilizar protestas, señalando que "la posible
    penetración de la contrainteligencia es un riesgo conocido", y dijo que
    los programas eran efectivos, aunque admitió que existían dificultades.

    "¿Dónde está lo polémico aquí? Estos programas son comparables con lo
    que nosotros y otros donantes hacemos para apoyar la democracia y los
    derechos humanos en sociedades represivas de todo el mundo", dijo Mark
    Lopes, jefe de América Latina y el Caribe de USAID.

    La respuesta no se ocupó de todas las preguntas, sin embargo, incluyendo
    una que solicitaba una lista detallada de los contratistas y
    subcontratistas involucrados en los programas, alegando que les preocupa
    que puedan caer en manos cubanas.

    "Existe una preocupación legítima de que hacer pública la información
    sobre los individuos que están implementando estos proyectos pondría en
    peligro a los implicados", dijo un alto funcionario del Senado que está
    al tanto de la "suspensión" impuesta por Kerry y pidió conservar el
    anonimato debido a la delicadeza del tema.

    Lopes dijo que los programas sobre Cuba no son secretos, pero que se
    llevan a cabo "de un modo discreto para asegurar la mayor protección
    posible para todos los implicados".

    Kerry anunció su "suspensión" de los fondos para Cuba después de que el
    Departamento de Estado notificara al Congreso el 31 de marzo que la
    administración de Obama estaba lista para comenzar a gastar los $20
    millones, ya aprobados por los legisladores en el 2008.

    "No hay evidencia" de que esos programas ayuden al pueblo cubano,
    declaró Kerry, "ni de que hayan conseguido mucho más que provocar al
    gobierno cubano a arrestar a un contratista del gobierno de EEUU".

    El senador se refería a Allan P. Gross, especialista en desarrollo
    oriundo de Potomac, Maryland, arrestado en La Habana en el 2009 tras
    entregar teléfonos de satélite pagados por EEUU a grupos judíos de la
    isla. Gross fue sentenciado a 15 años de cárcel.

    La notificación del Departamento de Estado al Congreso incluyó 17 áreas
    de programas por un total de $15.7 millones para "programas para la
    sociedad civil y medios de comunicación", $2.7 millones para
    "iniciativas a favor de los derechos humanos" y $1.6 millones para
    administración.

    Los partidarios de los programas afirman que estos fueron bajados de
    tono después del arresto de Gross. En lugar de teléfonos de satélite,
    por ejemplo, el objetivo es ahora facilitar a los cubanos comunicarse
    con el extranjero por medio de mensajes de texto.

    La respuesta a Kerry alegó que los programas por la democracia "han sido
    esenciales en llamar la atención internacional hacia los activistas por
    una sociedad civil", y que enseñaron técnicas de negociación a jóvenes
    que luego consiguieron la aprobación oficial para un festival de música
    rap que atrajo a 14,000 personas. No dio más detalles.

    Se cancelaron programas que ofrecían becas en EEUU a estudiantes cubanos
    – La Habana no los deja salir –, estudiaban temas del derecho a la
    propiedad y promovían conferencias de solidaridad con los disidentes en
    todo el mundo.

    Las propuestas para los nuevos $20 millones incluyen programas para
    ayudar a los gays y a los discapacitados, según la respuesta, para
    gastar una mayor parte de los fondos dentro de Cuba e idear mejores
    maneras de medir el impacto de los programas.

    El Nuevo Herald obtuvo una copia de la respuesta luego de que fuera
    enviada por correo electrónico a un gran número de personas, lo cual
    prácticamente aseguraba, según críticos de los programas, que filtraría
    a los medios de prensa.

    La "suspensión" por parte de Kerry a los fondos para Cuba – cualquier
    senador puede por sí mismo bloquear fondos de este tipo durante un
    período de tiempo – repite los hechos de la primavera pasada, cuando
    bloqueó una asignación anterior de $20 millones para Cuba hasta que fue
    reducida a $15 millones y el Departamento de Estado acordó bajar el tono
    de los programas.

    Lo mismo que el año pasado, la "suspensión" fue atacada por Menéndez,
    quien se quejó de que culpar a los programas de EEUU por la
    encarcelación de Gross "es en esencia una ratificación de las tácticas
    de mano dura (de La Habana)". Lopes formó parte del personal de Menéndez
    el año pasado durante la "suspensión" de Kerry.

    Los partidarios de los programas afirman que el Departamento de Estado y
    USAID ofrecieron presentar informes a la comisión de Kerry sobre los
    programas de Cuba, pero que su oferta fue rechazada.

    El principal especialista sobre América Latina en el personal designado
    por los demócratas de la comisión es Fulton Armstrong, un importante
    analista retirado de la CIA que está a favor de mejorar las relaciones
    de EEUU con La Habana

    "Nuestro personal no cree que los supuestos informes se proponían darnos
    las respuestas abarcadoras que hemos estado buscando, en nuestro
    esfuerzo por asegurar que estos programas constituyan un gasto efectivo
    y eficiente del dinero de los contribuyentes", dijo Jones.

    Los informes se hicieron públicos en las oficinas del senador de Indiana
    Richard Lugar, el principal republicano de la comisión.

    http://www.elnuevoherald.com/2011/06/08/v-fullstory/957716/presionan-a-kerry-por-fondos-para.html