Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Freedom House renuncia a subsidio

    Publicado el viernes, 06.10.11

    Freedom House renuncia a subsidio

    Los fondos iban destinados a promover la democracia en Cuba
    JUAN O. TAMAYO
    jtamayo@elnuevoherald.com

    Alegando que la Agencia de Desarrollo Internacional de Estados Unidos
    (USAID) está haciendo preguntas peligrosas sobre cómo se gastan sus
    fondos para favorecer la democracia de Cuba, el grupo Freedom House ha
    renunciado a un subsidio de $1.7 millones de esta organización.

    Información sobre la identidad y planes de viaje de las personas
    involucradas en sus programas para Cuba podría filtrarse a La Habana y
    hacer que ellos acaben en una cárcel cubana, afirmó Daniel Calingaert,
    subdirector de programas de Freedom House.

    "Nosotros tomamos muy en serio la necesidad de ser responsables en
    cuanto a estos programas", amplió Calingaert a El Nuevo Herald. Pero
    destacó que las peticiones de información de USAID "no son sólo
    onerosas, sino que realmente aumentan los riesgos para lo que hacemos,
    especialmente en la era de Wikileaks".

    Los programas de Estados Unidos están concebidos para apoyar actividades
    pacíficas a favor de una sociedad civil en la isla de régimen comunista,
    pero Cuba ha tildado estas actividades de subversivas y ha hecho ilegal
    tanto entregar como aceptar la asistencia estadounidense, obligando a lo
    que USAID describe como "discreción".

    El subcontratista de USAID Alan P. Gross está cumpliendo una condena de
    15 años de cárcel en La Habana, acusado de violar la soberanía del país
    por entregar al menos un teléfono de satélite para expandir el acceso a
    internet de la minúscula comunidad judía de Cuba.

    El control sobre los fondos se ha hecho más fuerte en los últimos dos
    años, luego de que el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores
    del Senado, John Kerry, demócrata por Massachusetts, intensificó sus
    quejas de que los programas para Cuba eran inoperantes y estaban
    concebidos prácticamente para provocar a la represión en Cuba.

    El mes pasado, Kerry pidió una lista detallada de beneficiarios de
    fondos de USAID y el Departamento de Estado para los programas de Cuba.
    No recibió la información, debido a preocupaciones de que pudiera ir a
    parar a manos de los servicios de inteligencia cubanos.

    Freedom House dijo que sigue trabajando con sus dos subsidios actuales
    de la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo (DRL) del
    Departamento de Estado, por un total de $1.3 millones, para llevar a
    cabo algunos sondeos en Cuba y trabajar en el campo de la cultura juvenil.

    Pero renunciaron a $1,699,394 que iban a recibir por el último año de un
    programa trianual de USAID por $5 millones, dijo el jueves Calingaert en
    entrevista telefónica desde la oficina central de Freedom House en
    Washington, D.C.

    El programa estaba concebido para trabajar principalmente en el campo de
    documentación de derechos humanos, mostrando a los activistas cómo ir
    más allá de simples alertas de abusos y pasar a reunir pruebas y
    organizar expedientes de casos, así como apoyar plataformas digitales
    tales como blogs o Twitter, señaló Freedom House.

    La descripción oficial del programa por parte de USAID en un documento
    publicado este año se refiere vagamente a dedicar los fondos a "aumentar
    el acceso a la información de los grupos a favor de la sociedad civil en
    Cuba a través de nuevas iniciativas de medios de prensa que incluían
    asistencia técnica y entrenamiento".

    El problema de la entrega de $1.7 millones, dijo Freedom House, es que
    USAID añadió un requisito de revisar y aprobar por adelantado a todo
    contratista y subcontratista involucrado en el programa de ayuda a Cuba.

    "Eso significa todas las personas que enviamos a Cuba" para entregar la
    asistencia de USAID, dijo Calingaert, "y eso nos impide llevar a cabo un
    programa efectivo".

    Freedom House dijo que ellos habían pasado cuatro meses negociando con
    USAID cómo cumplir con los nuevos requisitos sin poner en peligro sus
    operaciones en Cuba, pero al final decidieron que lo mejor era
    simplemente renunciar al dinero.

    "Yo los remito a Freedom House para que expliquen las razones por las
    que decidieron" renunciar al dinero, dijo Mark Lopes, viceadministrador
    de USAID para América Latina y el Caribe. "Nosotros aplicamos las mismas
    reglas a todos nuestros asociados, estas reglas no son nuevas, y estamos
    comprometidos a la transparencia y la rendición de cuentas en todos
    nuestros programas".

    Se cree que otro beneficiario de fondos para Cuba de USAID aceptó
    entregar por escrito la información requerida, mientras que otros dos
    solamente están brindando informes verbales, según personas involucradas
    en los programas. Ellos pidieron conservar el anonimato debido a lo
    delicado del tema.

    En una declaración publicada el viernes, la representante Ileana
    Ros-Lehtinen, republicana por la Florida, criticó a Kerry por su
    prolongado bloqueo a los esfuerzos de USAID y el Departamento de Estado
    de gastar otros $20 millones en los programas para Cuba, un dinero
    aprobado en pleno por el Congreso en el 2008.

    Kerry ha ofrecido levantar su "suspensión" de los fondos si se recorta
    la cantidad por $5 millones, incluyendo los $1.7 millones que hubiera
    recibido Freedom House. Ni el Departamento de Estado ni USAID han
    respondido a la oferta.

    Freedom House es uno de los más antiguos grupos de Estados Unidos a
    favor de la democracia. Fue creado en 1941 con el apoyo de la entonces
    primera dama Eleanor Roosevelt para detener la expansión del nazismo.
    Después de la Segunda Guerra Mundial, la entidad comenzó a trabajar para
    promover la democracia como la mejor manera de combatir el comunismo.

    Tras el fin de la Guerra Fría, la organización trabajó para expandir la
    libertad en países gobernados por dictaduras, según su página de
    internet, y en 1995 su oficina en Hungría empezó a enviar a Cuba
    "libros, medicinas y expertos en la transición democrática".

    Ahora tiene oficinas en Ucrania, Polonia, Hungría, Bosnia, Serbia,
    Jordania, México y varios países de Asia Central, y trabajó de cerca con
    grupos en Ucrania y Serbia "que fueron responsables por revoluciones
    democráticas pacificas", según la página de internet.

    http://www.elnuevoherald.com/2011/06/10/v-fullstory/958970/freedom-house-renuncia-a-subsidio.html