Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Bocas cosidas contra los Castro

    Bocas cosidas contra los Castro

    Dos disidentes cubanos en huelga de hambre sellan sus labios para pedir
    libertad en la isla. Exigen también la liberación del americano Alan Gross

    Madrid- Nada representa mejor la opresión que viven los cubanos desde
    hace más de medio siglo que una boca de la que nunca saldrá una réplica,
    un quejido ni crítica alguna. El sueño de los Castro, un pueblo sumiso y
    silencioso, jamás se cumplirá, pero dos activistas cubanos han decidido
    coserse la boca para escenificar ante el mundo entero el sufrimiento que
    provoca la ausencia total de libertad. Como penitentes, Vladimir Alejo
    Miranda, de 48 años, y Ángel Enrique Fernández Rivero, de 45, han optado
    por permanencer parcialmente mudos, con el hueco imprescindible en las
    comisuras de sus labios para ingerir algo de líquido, después de que la
    huelga de hambre que lanzaron hace un mes haya resultado indiferente a
    la mayoría de sus compatriotas.
    Ambos están dispuestos a morir para lograr sus objetivos, entre los que
    se incluye la liberación del empresario estadounidense Alan Gross,
    condenado a 15 años de cárcel por informatizar un centro judío de La
    Habana. «Hasta que no haya una respuesta a nuestras demandas, a favor de
    la disidencia y de la liberación de Alan Gross, no dejaremos la huelga
    de hambre», bisbisea a duras penas Vladimir Alejo entre las puntadas de
    hilo que atraviesan su boca, recostado en un catre en su casa de los
    suburbios habaneros.
    En una entrevista con la agencia Reuters, va incluso más allá: «Si
    tenemos que entregar nuestras vidas, lo haremos. Seremos un nuevo
    Orlando Zapata Tamayo», en referencia al opositor que falleció el pasado
    año a consecuencia de una huelga de hambre y cuyo heróico gesto para
    obtener la liberación de todos los presos políticos de la isla provocó
    la condena internacional contra los Castro.
    Fernández asegura que su lucha no se limita a los cubanos sino a todos
    las personas injustamente encarceladas en Cuba, vengan de donde vengan.
    «Por eso hicimos nuestra la causa de Gross, porque somos defensores de
    los derechos humanos. Su crimen fue traer teléfonos celulares y
    computadores para ayudar a los cubanos», resalta Fernández, cuyo
    tatuaje, en el que acusa a Fidel Castro de asesino, le costó la cárcel.
    De momento, ni la disidencia interna reconocida se pone de acuerdo para
    apoyar una lucha que llevarán hasta el extremo.

    http://www.larazon.es/noticia/1833-bocas-cosidas-contra-los-castro