Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    MÁS ALLÁ DE ALAN GROSS

    MÁS ALLÁ DE ALAN GROSS
    08-03-2011.
    Damián Sánchez Sáenz
    Buró de Información dela Comisión Martiana y JACU

    (www.miscelaneasdecuba.net).- Los lentes de las cámaras que tenía la
    prensa extranjera se mantenían fijas, no enfocaban otra imagen que la
    entrada y sus alrededores del tribunal. La tensión era notable entre
    todos los presentes a pesar de la incertidumbre que caracterizaba el
    juicio celebrado al contratista norteamericano Alan Gross.

    Algo mantenía inquietos a los efectivos de la policía política, no
    dejaban de caminar de un lado a otro. Por detrás de los reporteros
    estaban dos jóvenes integrantes de la Comisión Martiana de atención a
    presos políticos y de la plataforma juvenil JACU. Tanto Arnaldo Herrera
    como Manuel Guerra se mantenían allí parados, esperaban el desenlace del
    juicio, estaban tan concentrados que no detectaron las miradas
    amenazadoras de los oficiales. Una tormenta de golpes cayeron sobre sus
    cuerpos, eran más de 15 oficiales que apenas alcanzaron a ver sus
    rostros. Todo ocurrió tan rápido que cuando abrieron los ojos ya se
    encontraban en un calabozo de la unidad policial de Aguilera. Adoloridos
    permanecieron más de 30 horas, el mismo tiempo que sus familiares
    estuvieron sin conocer de sus paraderos.

    Al amanecer del siguiente día casi una decena de opositores decidieron
    exigir una respuesta y para ello se escogió la unidad del CAPRI. Muy
    tranquilo y persuasivo el teniente coronel de la seguridad del estado
    Saúl nos atendió y explicó que los detenidos estarían en sus casas en
    horas de la noche, él dio su palabra y nosotros dejamos clara nuestra
    postura. Fue inevitable el enfrentamiento de ideas, ambas posiciones
    estaban definidas, el fornido oficial declaraba su voluntad de defender
    la "Revolución" y nosotros de continuar la nuestra.

    Después de los respectivos abrazos a nuestros hermanos liberados,
    reflexionamos y llegamos a la conclusión de que el desespero del régimen
    es visible y peligroso, producto de la situación política y económica
    del país que no puede ser peor. Entendimos bien la lección y aprendimos
    que estar unidos es la mejor fórmula de combatir la tiranía. Esperamos
    que la comunidad internacional comprenda que en Cuba los problemas van
    más allá de Alan Gross.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=31513