Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    La política proactiva de Obama

    La política proactiva de Obama
    Tuesday, March 29, 2011 | Por Miriam Leiva

    LA HABANA, Cuba, marzo (www.cubanet.org) – El Presidente Barack Obama
    resaltó la aplicación, desde el inicio de su mandato, de "los cambios
    más significativos en varias décadas a la política de mi país hacia
    Cuba", para contribuir a "aumentar la independencia del pueblo cubano,
    que tiene derecho a la misma libertad que todos los demás en este
    hemisferio", durante su discurso en Santiago de Chile, el pasado 21 de
    marzo.

    Asimismo, precisó que "las autoridades cubanas deben tomar considerables
    medidas para respetar los derechos básicos del pueblo cubano, no porque
    Estados Unidos insiste en ello, sino porque el pueblo cubano lo merece".

    La política de Obama hacia Cuba corresponde a la visión de largo alcance
    para contribuir al progreso de los pueblos y las naciones, en una era de
    grandes retos, pero también de tremendas oportunidades.

    Indudablemente, América Latina ha logrado estabilidad política, avance
    democrático y auge económico capaz de sobrepasar la crisis económica
    mundial, que permiten continuar eliminando la pobreza y avanzar en la
    lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, fundamentalmente. Cuando
    se priorizan la educación, la innovación y el acceso a Internet, el
    ejercicio libre de los derechos humanos son consustanciales para el
    desarrollo.

    Mientras tanto, en Cuba sólo la involución marcha aceleradamente. Los 52
    años de destrucción totalitaria representan un tiempo exponencialmente
    mayor, porque se ha aniquilado la riqueza material, cívica y espiritual
    existente en 1959 a un nivel destacado para la época, en una de las
    etapas más fructíferas de la humanidad, la segunda mitad del siglo XX y
    primer decenio del XXI.

    Cuando el Presidente de Estados Unidos ha brindado la posibilidad de
    avanzar en el entendimiento o la coexistencia entre los gobiernos, las
    autoridades cubanas renovaron la retórica agresiva. Al tiempo que
    buscaban adecentar la imagen internacional con la lentísima
    excarcelación de los prisioneros de conciencia de los 75, mantuvieron en
    prisión sin cargos durante 14 meses al contratista Alan Gross, para
    finalmente condenarlo a 15 años, al parecer para no perder la práctica
    de mantener un rehén valioso, que muy probablemente liberen aduciendo
    razones humanitarias.

    La temperatura social es tan caliente debido a la pérdida de
    credibilidad gubernamental y su asfixia a los cubanos, que
    simultáneamente se retoma como chivos expiatorios a las personas que
    pacíficamente procuran ejercer sus derechos como sociedad civil. Pero
    las represiones escandalosas y los programas televisivos desgastados no
    logran denostarlos ni restaurar el miedo entre la población. Más bien
    son señales que pudieran evidenciar las contradicciones en la cúspide
    antes del VI Congreso del Partido Comunista, en la segunda quincena de
    abril.

    Aun el Presidente Obama puede aplicar al menos diez medidas más mediante
    su autoridad ejecutiva para propiciar mayores contactos entre los
    pueblos cubano y norteamericano, así como ampliar la independencia
    económica e informativa del pueblo isleño.

    Un enjundioso análisis al respecto realizó recientemente el abogado
    Stephen Prost a instancias del Cuba Study Group. Actualmente el aumento
    de vuelos y aeropuertos incrementa los ingresos por operación, los
    servicios y ventas en establecimientos de atención a los viajeros, y
    crea puestos de trabajo. Hasta mediados de marzo los permisos se habían
    ampliado a 10 aeropuertos de Estados Unidos, y compañías navieras,
    fundamentalmente de Florida, promocionaban la autorización de permisos
    similares para cruceros y otros viajes turísticos, que serían muy
    apreciados por los cubano-americanos por la comodidad y la reducción de
    costos.

    En Cuba se incrementa la popularidad del Presidente norteamericano, a
    pesar de las deformaciones noticiosas de los medios. Las autoridades
    cubanas deberían darse cuenta de que están desfasadas y aisladas de la
    realidad nacional e internacional. Avanzan en sentido contrario a las
    aspiraciones y los derechos de los cubanos. Son tiempos de entendimiento
    y colaboración respetuosa y mutuamente ventajosa con Estados Unidos, los
    demás países y sobre todo con los propios ciudadanos.

    http://www.cubanet.org/articulos/la-politica-proactiva-de-obama/