Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Contratista EEUU atrapado en conflicto Cuba-EEUU

    Contratista EEUU atrapado en conflicto Cuba-EEUU
    02 de marzo de 2011 • 10:35
    El estadounidense Alan Gross, preso ya desde hace 15 meses, enfrenta en
    Cuba a una posible condena de 20 años por delitos contra la seguridad
    del Estado en un juicio que comenzará el viernes en un tribunal de la isla.
    Gross está acusado de importar equipos ilegales de comuniAcación
    satelital para facilitar el acceso a internet a los cubanos, violando la
    ley local.
    Es el último episodio en la larga historia de amargas relaciones entre
    Cuba y Estados Unidos, cuyos gobiernos han sido enemigos ideológicos
    desde la revolución de 1959 que llevó al poder al ex presidente Fidel
    Castro. Castro fue reemplazado en la presidencia por su hermano Raúl en
    el 2008.
    Estos son algunos de los posibles escenarios del caso:
    GROSS ES HALLADO CULPABLE Y CONDENADO A PRISION
    La mayoría de los observadores creen que es el desenlace posible del
    juicio, porque Gross parece haber violado claramente la ley cubana y
    debido a la naturaleza políticamente cargada del caso. Los analistas
    creen que Cuba quiere enviar una fuerte señal a Estados Unidos para que
    interrumpa los programas que buscan socavar a su Gobierno.
    La fiscalía ha dicho que pedirá una sentencia de 20 años, que el
    tribunal de tres jueces puede imponer o reducir. La decisión de los
    jueces sería anunciada al final del proceso, que posiblemente dure un
    día o algo más. El acusado puede luego apelar ante el Tribunal Supremo.
    Si Gross es sentenciado a una larga condena en prisión, las relaciones
    de Estados Unidos y Cuba podrían deteriorarse, pero dependerá de cómo
    reaccione Washington. Tras un breve período de mejoramiento luego de la
    llegada al poder del presidente Barack Obama, Estados Unidos congeló sus
    iniciativas hacia Cuba hasta que Gross no fuera liberado.
    Obama ha suavizado restricciones a los viajes a Cuba, impuestas por un
    embargo comercial vigente desde 1962, permitió el libre flujo de remesas
    y reanudó conversaciones sobre asuntos migratorios y el posible
    reestablecimiento del correo directo.
    La Casa Blanca podría dar marcha atrás en algunos o todos esos pasos e
    imponer nuevas sanciones a Cuba. O podría emprender negociaciones detrás
    de bastidores con los líderes de la isla para discutir cómo obtener la
    liberación de Gross. También es posible que ese tipo de discusiones ya
    estén en marcha, quizás de manera directa o usando algún interlocutor.
    Cuba podría estar abierta a negociaciones si Estados Unidos estuviera
    preparado para, por ejemplo, quitar a la isla de la lista del
    Departamento de Estado de países que apoyan el terrorismo, eliminar
    programas como el que llevó a Gross a Cuba o liberar a todos o algunos
    de los cinco agentes cubanos presos en Estados Unidos desde 1998.
    Podrían también buscar una mayor flexibilización del embargo comercial,
    pero nadie parece hacerse ilusiones de que vaya a ser totalmente levantado.
    Es posible también que Cuba quiera convertir a Gross en un ejemplo y
    hacerlo cumplir toda su sentencia. Un largo tiempo en prisión mantendría
    las estancadas las relaciones entre Washington y La Habana, como ha
    ocurrido durante medio siglo. Muchos críticos de Castro dicen que eso,
    precisamente, es lo que Cuba quiere. Algunos grupos en Estados Unidos
    también prefieren que las cosas permanezcan como están antes que
    negociar con el Gobierno cubano.
    GROSS ES HALLADO CULPABLE Y LIBERADO
    La esposa de Gross, Judy, ha suplicado al Gobierno cubano que libere a
    su marido porque su hija de 26 años y su madre de 88 padecen de cáncer.
    Judy Gross dice que su esposo ha perdido 41 kilos de peso desde que está
    preso y su salud se deteriora. Cuba se enorgullece de ser un nación
    humanitaria, pero muchos ven el encarcelamiento de Gross como justo en
    respuesta al rechazo de Estados Unidos de liberar a sus agentes a los
    que el Gobierno cubano llama los Cinco Héroes.
    Algunos observadores creen que Cuba condenará a Gross y lo sentenciará a
    un largo tiempo en prisión, pero lo liberará inmediatamente o tras unos
    meses debido a los problemas de su familia. Esto podría requerir
    concesiones de Estados Unidos o podría llevar a la Casa Blanca a dar más
    pasos para acercarse a Cuba.
    Cuba también podría liberar a Gross porque después de presentar su caso
    sobre los programas estadounidenses llegue a la conclusión de que no
    tiene más que ganar con su detención.
    Si Obama hace concesiones para obtener la liberación de Gross, lo hará
    sabiendo que enfrentará la oposición de los grupos anticastristas y
    legisladores cubano estadounidenses que se han opuesto durante décadas a
    un acercamiento entre Cuba y Estados Unidos en Washington y en el estado
    políticamente importante de Florida. Por ahora Obama no parece dispuesto
    a gastar mucho de su capital político en Cuba, pero podría ser criticado
    si no hace lo suficiente por lograr la liberación de Gross.
    (Reporte de Jeff Franks, editado en español por Gabriela Donoso)
    http://noticias.terra.com.pe/internacional/latinoamerica/contratista-eeuu-atrapado-en-conflicto-cuba-eeuu,faab3f250377e210VgnVCM10000098f154d0RCRD.html