Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Carter se reúne con el Cardenal Ortega

    Publicado el martes, 03.29.11

    Carter se reúne con el Cardenal Ortega
    Juan O. Tamayo
    jtamayo@elnuevoherald.com

    El ex presidente Jimmy Carter llegó el lunes a La Habana para hablar
    sobre las reformas económicas de Raúl Castro así como sobre la manera de
    mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, obstaculizadas por
    el encarcelamiento del subcontratista estadounidense Alan P. Gross.

    Gross, de 61 años, oriundo de Potomac, Maryland, fue arrestado a finales
    del 2009 tras haber llevado sofisticados equipos electrónicos a miembros
    de la comunidad judía cubana y otros grupos no gubernamentales para que
    pudieran comunicarse mejor entre sí y con el mundo exterior.

    Las autoridades cubanas han calificado la campaña de Washington para
    mejorar el acceso de los cubanos a internet como un intento mal
    disfrazado de subvertir el gobierno comunista. La intención
    estadounidense es fomentar el desarrollo de la sociedad civil en la isla.

    La administración del presidente Barack Obama ha dicho repetidas veces
    que será imposible una mejoría significativa en la política hacia Cuba
    hasta que Gross sea puesto en libertad como un "gesto humanitario".

    Disidentes en La Habana informaron que las autoridades arrestaron por lo
    menos a dos críticos del gobierno que organizaron una protesta el lunes
    cerca del Capitolio en La Habana para que coincidiera con la llegada de
    Carter. Los arrestados serían Eriberto Liranza Romero y Boris Rodríguez
    Jiménez, miembros del Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia.
    Las fuentes agregaron que otros disidentes habían sido detenidos el
    domingo por la noche para impedir su participación en la protesta.

    Vestido con una guayabera blanca, Carter fue recibido en el Aeropuerto
    Internacional José Mart í por el ministro de Relaciones Exteriores,
    Bruno Rodríguez, y los principales diplomáticos estadounidenses y
    cubanos en La Habana y Washington, Jonathan Farrar y Jorge Bolaños,
    respectivamente.

    Después de su encuentro con la comunidad judía, Carter se reunió con el
    cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de La Habana, cuyas
    conversaciones sin precedentes con Castro el año pasado condujeron a la
    puesta en libertad de más de 100 presos políticos. Alrededor de 90
    fueron liberados solamente luego de que aceptaran exilarse en España; 12
    permanecen en Cuba.

    El calendario de Carter que dio a conocer el gobierno cubano no decía si
    se encontraría con disidentes o con el ex gobernante Fidel Castro, quien
    generalmente se reúne con los visitantes importantes.

    No se espera que Carter haga comentario alguno hasta que celebre una
    conferencia de prensa el miércoles en el enorme Palacio de las
    Convenciones de La Habana poco antes de su regreso a Estados Unidos.

    Durante su visita de seis días a La Habana en el 2002, Carter se reunió
    con Fidel Castro así como con disidentes y dio un discurso televisado a
    nivel nacional en el que urgió al régimen a mejorar su historial de
    derechos.

    El Centro Carter, radicado en Atlanta, anunció la semana pasada que éste
    viajaría Cuba en una misión privada, respondiendo a una invitación de
    Raúl Castro.

    Lo acompañaron su esposa Rosalynn; Robert Pastor, el encargado de Cuba
    en la Casa Blanca durante la presidencia de Carter (1977-1981) y
    Jennifer McCoy, directora de programas para las Américas, y John
    Hardman, presidente del Centro Carter.

    Las relaciones de Estados Unidos con La Habana alcanzaron su punto más
    cálido desde 1959 bajo la administración de Carter, quien negoció el
    establecimiento de misiones diplomáticas en ambas capitales y permitió a
    turistas estadounidenses visitar la isla. Las relaciones volvieron a
    congelarse cuando Fidel Castro aumentó el envío de tropas a África y
    luego desencadenó el éxodo del Mariel en la primavera de 1980.

    El anuncio del Centro Carter indicó que el ex presidente quería conocer
    mejor acerca de las reformas económicas de mercado que Raúl Castro está
    promoviendo y sobre el Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC),
    fijado para la segunda mitad de abril, el primero desde 1997.

    La esposa de Gross, Judy, dijo el fin de semana que tenía la esperanza
    de que Carter intercediera a favor de su esposo. El año pasado Carter
    viajó a Corea del Norte y consiguió la liberación de un ciudadano
    estadounidense.

    "Si él consiguiera ayudar a Alan de alguna manera mientras esté allí, le
    estaremos extraordinariamente agradecidos", indicó Judy en un
    comunicado. "Nuestra familia está desesperada por el retorno de Alan al
    hogar, después de casi 16 meses de cárcel. Seguimos teniendo esperanzas
    y rezamos por que las autoridades cubanas lo pongan en libertad
    inmediatamente por razones humanitarias".

    http://www.elnuevoherald.com/2011/03/28/911929/span-classinfoboxboldspan.html