Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    El Presidente del Parlamento cubano cuestiona la credibilidad de las filtraciones

    El Presidente del Parlamento cubano cuestiona la credibilidad de las
    filtraciones

    Alarcón también considera que el subcontratista de EEUU violó la
    soberanía de Cuba

    Redacción CE, Madrid | 11/12/2010

    El presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, cuestionó el
    viernes la credibilidad de los despachos diplomáticos estadunidenses
    filtrados a Wikileaks, al considerar que su publicación está
    administrada por cinco periódicos sin que se pueda comprobar el
    contenido real de los documentos.

    "A mí lo que me llama la atención es que realmente hay cinco grandes
    censores: El País, Der Spiegel, Le Monde, The New York Times y The
    Guardian. Ellos son los que deciden qué publican, qué ponen. A mí no me
    consta que lo que están poniendo sea exacto, sea verdad", afirmó Alarcón
    al ser preguntado por periodistas en La Habana.

    El también miembro del buró político del gobernante Partido Comunista de
    Cuba (PCC) dijo que "es un misterio" si hay "párrafos que omiten, que
    los quitan, porque además hay un entendimiento con el Gobierno
    norteamericano de administrar esa información". "Algún día habrá que ver
    las filtraciones de lo que está pasando ahora, que otro 'leakeador' nos
    revele lo que está pasando en este momento", añadió.

    Alarcón habló después de que un cable desvelado el viernes por El País
    asegurara que la situación económica en Cuba podría volverse "fatal
    dentro de dos a tres años", citando las preocupaciones expresadas por
    diplomáticos de otros países, entre ellos importantes socios comerciales
    de la Isla, como España, Italia, Brasil y China.

    El despacho diplomático fue redactado en febrero por la Oficina de
    Intereses de Estados Unidos en La Habana y lleva supuestamente la firma
    del jefe de la misión diplomática, Jonathan Farrar.

    En el texto aparece un resumen de un encuentro mantenido por Farrar con
    los encargados comerciales de varias embajadas. De ellos, el que se
    mostró más pesimista fue el representante italiano, quien consideró que
    Cuba "será insolvente en 2011".

    Según el informe, un diplomático chino mostró también una "visible
    exasperación" debido a la insistencia de Cuba de mantener el control
    mayoritario en las empresas conjuntas, así como los problemas
    encontrados en el reembolso de los créditos concedidos a los cubanos.

    Al ser preguntado por dicho cable, Alarcón bromeó al considerar que
    "parece que en ese momento estaba un poco deprimido" su autor. "A mí me
    gusta más el informe que mandaron explicando que en Cuba no había
    terroristas ni terrorismo y que vivía en condiciones ideales la embajada
    norteamericana", afirmó.

    El despacho difundido el viernes por El País fue redactado antes de que
    el Gobierno del presidente Raúl pusiera en marcha su actual
    paquete de medidas económicas, que incluye la eliminación de más de
    500.000 empleos en el abultado sector estatal y, en contraposición, el
    fomento de la iniciativa privada, permitiendo a los cubanos abrir
    pequeños negocios.

    La Isla acogerá además en abril del próximo año el sexto congreso del
    PCC, en el que se buscará seguir avanzando en la "actualización" del
    modelo socialista cubano.

    A su vez, Alarcón dijo que el subcontratista estadounidense detenido en
    Cuba violó las leyes cubanas y la soberanía del país.

    "Él violó leyes cubanas, la soberanía nacional, cometió delitos que en
    Estados Unidos son muy, muy castigados. Por suerte para él, no está
    preso en la cárcel (de la base naval estadounidense) de Guantánamo, sino
    en la parte libre de Cuba", expresó el legislador.

    Gross, quien fue detenido a comienzos de diciembre de 2009 en la capital
    cubana, trabajaba como contratista para la Agencia para el Desarrollo
    Internacional de Estados Unidos, que recibe millones de dólares del
    Gobierno de su país para programas relacionados con la Isla. Las
    autoridades cubanas dicen que la financiación de disidentes es una de
    esas iniciativas.

    Según la familia de Gross, éste viajó a la Isla para apoyar la labor de
    la comunidad judía local, pero representantes de ésta dijeron a The
    Associated Press que no sabían nada del hombre ni de lo que hacía en el
    país.

    Inicialmente las autoridades, incluido el presidente Raúl Castro,
    dijeron que el contratista trajo al país infraestructura de
    comunicaciones satelitales no autorizada, pero hasta ahora la justicia
    no le instruyó cargos concretos.

    "Su caso será tratado conforme a nuestras leyes, respetando todos los
    procedimientos", expresó Alarcón.

    A lo largo del año no hubo muchos comentarios oficiales sobre el caso.

    Castro visitó una sinagoga para una fiesta religiosa el fin de semana y
    en las pocas palabras transmitidas por la televisión estatal no se
    refirió al caso, que el Departamento de Estado consideró una fuente de
    tensión "importante" entre ambos países.

    Alarcón hizo sus declaraciones del viernes a periodistas durante un foro
    de organizaciones que defienden la causa de "Los Cinco", como se
    denomina a un grupo de agentes de inteligencia cubana presos en 1998 en
    Estados Unidos. Cuba los considera héroes pues su misión era recolectar
    información sobre los grupos anticastristas violentos, tras una campaña
    de bombazos en contra de centros turísticos de La Habana ocurridos un
    año antes.

    El parlamentario descartó por ahora un canje entre los agentes cubanos y
    Gross. "Son dos casos separados", dijo.

    En cambio, Alarcón exhortó al presidente Barack Obama a subsanar lo que
    consideró una injusticia y liberar a los cinco detenidos, Ramón
    Labañino, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, René González y Fernando
    González.

    Líderes evangélicos del Consejo de Iglesias de Cuba —del cual forma
    parte la comunidad judía—, que se entrevistaron a mediados de noviembre
    con funcionarios estadounidenses y reclamaron la liberación de "Los
    Cinco", recibieron entonces sugerencias de atender también el caso de Gross.

    http://www.cubaencuentro.com/cuba/noticias/el-presidente-del-parlamento-cubano-cuestiona-la-credibilidad-de-las-filtraciones-250898