Alan Gross: Castro's prisoner
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives
Recent Comments

    Alan Gross cumple un año preso

    Política

    Alan cumple un año preso
    Agencias
    Washington 03-12-2010 – 12:35 pm.

    'Él es un idealista, y probablemente ingenuo al no saber exactamente en
    qué se estaba metiendo', dice su esposa.

    Judy Gross, esposa de . Washington, 1 de diciembre de 2010. (AP)

    En el año desde que su esposo fue detenido en Cuba y acusado de
    espionaje, Judy Gross se ha visto obligada a vender la casa familiar en
    Maryland y mudarse a un pequeño apartamento en Washington, reporta la AP.

    Su hija menor, muy perturbada y llorando en vísperas del cumpleaños de
    su padre, tuvo un accidente en el que su auto quedó destrozado. A su
    hija mayor le diagnosticaron cáncer de mama.

    A más de 1.700 kilómetros de distancia, Alan Gross pasa su tiempo en un
    hospital militar cubano, mirando partidos de béisbol por televisión o
    tocando un instrumento de cuerdas que le facilitaron sus carceleros.

    Judy Gross dice que cuando Alan salió para Cuba en diciembre pasado,
    planeaba una estancia de solamente 10 días para ayudar a obtener acceso
    a internet a miembros de la pequeña comunidad judía cubana, que se
    calcula en unos 1.500 miembros.

    Fue arrestado hace un año, acusado por el gobierno cubano de espionaje y
    de distribuir equipos de comunicación prohibidos a miembros de la
    disidencia interna. La comunidad judía de la Isla negó esta semana haber
    tenido contactos con el estadounidense.

    "Todas las mañanas me levanto y por unos segundos es como una mañana
    cualquiera, y entonces me acuerdo… que él se ha ido", dijo Judy Gross
    a la AP en una entrevista.

    Su arresto se ha vuelto otro punto espinoso en las relaciones entre
    Estados Unidos y Cuba. Funcionarios estadounidenses han negado
    acusaciones de que Gross sea un espía y dicen que no habrá progreso en
    las relaciones bilaterales hasta que éste sea dejado en .

    Su trabajo formaba parte de un programa de la Agencia Estadounidense
    pare el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), un
    organismo del gobierno que provee asistencia en todo el mundo, pero que
    La Habana ha criticado por tratar de promover cambios democráticos en la
    Isla.

    No están claros los detalles específicos de las actividades de Alan
    Gross que pudieron enfurecer al gobierno cubano.

    Judy Gross insistió categóricamente en que su esposo no es un espía.
    Después de todo, dice, por qué el gobierno estadounidense escogería a
    una persona que no habla español.

    "Él es un humanitario, un idealista, y probablemente ingenuo al no saber
    exactamente en qué se estaba metiendo… que podía ser arrestado", dijo.

    El gobierno cubano no respondió a solicitudes de comentarios, pero
    funcionarios han dicho previamente que el caso de Gross sigue bajo
    investigación y que no hay nada inusual en el largo tiempo que se ha
    pasado encarcelado sin ser acusado formalmente.

    Por ahora, Gross permanece en el Hospital Militar de La Habana, donde
    comparte una habitación de tres personas. Para mantenerse ocupado,
    escribe mucho, incluyendo cartas a familiares y amigos. Judy Gross, que
    es sicóloga, dice que a veces su esposo suena deprimido o furioso, y en
    otras cartas está más animado.

    Gloria Berbena, portavoz de la Sección de Intereses de Estados Unidos en
    La Habana, dijo no saber nada nuevo sobre el caso, aunque las
    autoridades de Washington siguen presionando por la excarcelación de Gross.

    EE UU urge de nuevo a liberar a Gross

    Este jueves, Estados Unidos renovó su llamamiento al gobierno de Cuba
    para que libere inmediatamente a Gross.

    "Hemos instado repetidamente al gobierno de Cuba a liberar
    inmediatamente y sin condiciones al señor Gross, que ha estado detenido
    todo este tiempo sin que se hayan presentado cargos" en su contra,
    señaló el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, en su
    rueda de prensa diaria.

    "Seguiremos haciendo uso de todos los canales disponibles para urgir al
    gobierno cubano a mostrar compasión humanitaria y poner fin al largo e
    injustificable suplicio del señor Gross", agregó.

    La secretaria de Estado, Hillary Clinton, se ha implicado personalmente
    en la búsqueda de su liberación y se ha reunido más de una vez con la
    familia de Gross.

    La última vez que la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana
    tuvo acceso consular al estadounidense fue el pasado 16 de noviembre,
    según Crowley.

    http://www.diariodecuba.com/cuba/1993-alan-gross-cumple-un-ano-preso